El arte de Europa del Este, toda una historia por descubrir

Artículo publicado el 3 de Junio de 2010
Artículo publicado el 3 de Junio de 2010
El Centro Pompidou de París abre sus puertas a Las Promesas del pasado: historia discontinua del arte de la antigua Europa del Este, una visita guiada que combina los trabajos de artistas de la Europa del Este de la época comunista, con aquellos de sus descendientes más contemporáneos

Inspirado en el último trabajo de Walter Benjamin, el título de esta exposición, que permanecerá hasta el 19 de julio en el Centro Pompidou de la capital francesa, evoca la importancia del presente y la capacidad de construirlo evitando la tentación de renegar del pasado. Pero tampoco de maquillarlo. 

Así será lo que encontraremos en la original escenografía de Monika Sosnowska, una artista polaca de 38 años, que nos introduce en un caos de paneles blancos en los que se revelan todo tipo de fotografías, diseños, bocetos y vídeos sin orden alguno, ni lógico, ni cronológico. Sosnowska apuesta por contrastar obras de jóvenes artistas con los trabajos de sus antepasados sobre un tema en común, pero también proponiendo dos cuestiones fundamentales: cómo saltarse el concepto de linealidad de la historia y qué pensar sobre la oposición Este-Oeste de la Europa actual. La una visita transversal que contesta a estas preguntas a través de las siete partes que dividen la exposición: Más allá de las utopías modernistas, Completamente fantasmas, Anti arte, Espacio público, espacio privado, Femenina-Feminista, Gestos micropolíticos y críticas a instituciones y Utopía ya visitada. Aunque todas desiguales, las siete reflejan igualmente el propósito de Monika Sosnowska de hacer un viaje a la antigua Europa del Este con la ayuda de su presente. 

Mientras que su recorrido en zigzag simboliza la discontinuidad de la historia, su escenografía recoge los cánones de la arquitectura modernista del comunismo, un régimen utópico del que podremos conocer todas sus promesas, pero también, todas sus caídas. Esta artista natural de Ryki, Polonia, se propone redescubrir a través de una forma “posminimal y conceptual” esos cánones que igual que hicieron, deshicieron las ciudades de la antigua Europa del Este.

Objetivos del pasado, ¿objetivos conseguidos?

Courtesía : Foksal Gallery Foundation, VarsovieNada más llegar a Más allá de las utopías modernistas, nos encontramos cara a cara con el cuerpo de Cezary Bodzianowski pintado con los colores del arcoíris y con la cabeza sumergida en una palangana de las toallas (Rainbow Bathroom, 1995). Más tarde nos topamos con Dammi i colori (2003), creación del cineasta albano Anri Sala. En esta película, el artista y alcalde de Tirana (Albania) Edi Rama comenta (sin indulgencia alguna hacia sí mismo) el proyecto que siempre había imaginado para su ciudad. Recorriendo una de las calles en las que los llamativos colores de sus casas contrastaban fuertemente con la acera destrozada y cubierta de basura, Rama hace referencia a su vocación de alcalde y de artista: “Lo más importante es conseguir hacer de esta ciudad un lugar habitable”. Después añade sin titubeos: “Pienso que el objetivo de hacer ésta una ciudad de primera es totalmente una utopía”. Es por ello que esta exposición nos invita, a la manera de Rama, a reflexionar sobre cómo se desgastan los objetivos del pasado.

A medida que nos adelantamos en nuestra visita, vamos comprendiendo que las partes se complementan unas con otras. En Completamente fantasmas, encontramos Kardynal, el vídeo de Pawet Althamer donde se cuestiona de forma burlesca el peso que la sociedad ejerce sobre cada individuo. Del mismo modo, también podemos llegar a los límites de la locura con el rumano Ion Grigorescu y su película Boxeo, rodada en clandestinidad en 1977, en la cual se muestra una superposición de negativos en los que aparece el artista desnudo, boxeándose a sí mismo y reflejando así la “esquizofrenia de la vida comunista en Rumanía”.Emocionante y perturbadora a cada paso, la exposición está llena de obras manifestantes. En Espacio público, espacio privado, la manifestación se produce en un contexto enteramente político. Por ejemplo, las "micro-intervenciones” realizadas por Jirí Kovanda en lugares públicos en 1970 demuestran el ambiente de censura y de represión que se vivía en la Praga de esa época.  Por otro lado, el cartel de la exposición es una fotografía de rodaje de la película NP 1977, obra de Neša Paripovic, donde se aprecia a la artista belgradense deambulando por las calles de su ciudad natal, como si estuviera siguiendo una línea imaginaria de la que ningún obstáculo es capaz de desviarla.

colección de la artista, cortesía de la artista

Público o Privado eran dos conceptos muy diferentes dependiendo de si vivías al Este o al Oeste del Telón de Acero, y éste precisamente es uno de los temas principales de la exposición, ¿en qué punto está hoy en día la oposición Este-Oeste veinte años después de la caída de los regímenes comunistas? ¿Acaso el paso de la historia ha conseguido solucionar sus diferencias? Pues bien, las obras presentadas por los jóvenes artistas en el Centro Pompidou no son nada optimistas. Del mismo modo, la israelita Yaël Batana recoge los códigos de la ideología sionista en su película Wall and Tower (2009), expresando así un ideal común y una fuente de esperanza para todos los judíos maltratados por la historia, un regreso imaginario a Varsovia que recuerda el miedo de esos actos políticos cuyos vídeos y películas ya nos sabemos de memoria.

Con todo esto, pasado y presente se funden en uno mismo gracias al diálogo entre artistas de la Europa comunista de los setenta y sus descendientes. En lugar de fomentar la nostalgia, esta exposición quiere demostrar que tirar del pasado no es ni posible, ni conveniente. Pero sobre todo, que vivir hoy en ciudades como Praga, Tirana o Budapest, te obliga a contemplar los restos de un pasado forjado de las promesas de un régimen que sólo se aferraba a la creación de grandes utopías.

Exposición Las promesas del pasado (Les promesses du passé), en el Centro Pompidou de París hasta el 19 de julio de 2010. Place Georges Pompidou, 75004 - París. Abierto al público todos los días, excepto los martes, de 11:00 h a 21:00 h.

Fotos: cartel de la exposición: ©Goranka Matic, Courtesía del artista y del Museo de Arte Contemporáneo de Belgrado; Rainbow, Bathroom, Lodz, 1995 ©Monika Chojnicka;  Self-identification: ©Ewa Partum