El as en la manga de los Europeos

Artículo publicado el 28 de Junio de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 28 de Junio de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Europa no debe dejarse tomar la delantera por los Estados Unidos y su proyecto de «Gran Oriente Medio», por cuanto que europeo es el existente proyecto de Cooperación Euromediterránea.

La UE lleva mucho tiempo manteniendo estrechas relaciones con el Mundo árabe y el mediterráneo, y en especial a través de la cooperación Euro-Mediterránea. Pero con ocasión de la guerra en Irak, los EEUU han manifestado su intención de ocuparse de Oriente Medio, presentando medidas para redibujar lo que ellos llaman el «Gran Oriente Medio». ¿Tiene la UE capacidad para formular una respuesta alternativa a la iniciativa norteamericana?. Quizás esta respuesta se plasme en una cooperación estratégica a medio camino entre las políticas europeas en el Mediterráneo y en Oriente Medio.

«Greater Middle East Project» vs Cooperación Euromediterránea

Bush ha presentado en la fortaleza oceánica de Sea Island su proyecto de Gran Oriente Medio, cuyo objetivo será el de dislocar la dinámica económica y geopolítica de la región. Los más poderosos del planeta han adoptado, pues, durante la cumbre del G8 una estrategia global, para impulsar un círculo virtuoso de democratización y librecambio en una región que comprende países desde Marruecos hasta Afganistán. Reconociendo la necesidad de enfrentarse al subdesarrollo, a la pobreza y al retraso económico para poner fin al terrorismo, George W. Bush ha optado por una solución de consenso que deberá resolver los problemas yendo a su raíz. No obstante, numerosos comentaristas se han mostrado escépticos en cuanto al verdadero objetivo perseguido por los norteamericanos, y por ello reclaman un compromiso estratégico por parte de la Unión Europea. Y es que muchas de las medidas propuestas por la administración norteamericana resultan similares a ciertas cláusulas del acuerdo deCooperación Euromediterránea (PEM), firmado en 1995 por la Unión Europea y 12 países de la cuenca mediterránea (1). Este acuerdo recoge como finalidad la de convertir la zona en un espacio de diálogo, de intercambios y de cooperación con vistas a garantizar la paz, la estabilidad y la prosperidad. La Declaración de Barcelona, se divide en tres apartados destinados a poner en pie los elementos principales para una cooperación política y de seguridad, otra cooperación en el ámbito político y financiero y una tercera cooperación en el ámbito social, cultural y humano. De todos modos, el objetivo más importante contenido en la agenda euromediterránea es la creación de una zona de librecambio de entonces a 2010.

Una de las ventajas del proceso de Barcelona es la constitución de uno de los primeros foros en que Palestinos e Israelíes se han sentado juntos. La viabilidad del proyecto del «Greater Middle East» pasa asimismo por la resolución del conflicto israelo-palestino, y los europeos deben recordarle al mundo que han consagrado a este fin desde 1995 miles de millones de euros. Además, para el período 2000-2006, el programa europeo MEDA -instrumento financiero de este acuerdo de cooperación- cuenta con un presupuesto de 5350 millones de euros, a lo que hay que añadir préstamos del Banco Europeo de Inversiones por valor de 17000 millones de euros para el periodo 2003-2006. En cambio, según el diario Le Monde, por ahora los EEUU han previsto una inversión que no supera los 150 millones de dólares (2).

Del Mediterráneo a Irak

La cuestión consiste en saber cuál puede ser la aportación de los europeos en todo esto: ¿cómo podemos exportar la democracia a Irak? Europa tiene la obligación de jugar un papel importante en Oriente Medio y la Cooperación Euromediterránea se ha convertido en un instrumento aún más pertinente con los nuevos retos que se plantean. Hay que reforzar y desarrollar, pues, la cooperación, debiendo demostrar los líderes europeos voluntad política, evitando la asimetría en sus relaciones con los vecinos del sur mediterráneo.

La Cooperación Euromediterránea posee en efecto virtudes que se traducen en una red sólida y significativa de programas que estructuran un espacio de cooperación en materia económica, medioambiental, de infraestructuras energéticas o incluso de telecomunicaciones. Habiendo producido la guerra de Irak una desestabilización general en Oriente Medio, según Jean-François Daguzan ahora es vital «no dejar a los países del Golfo Pérsico en un bis a bis con los EEUU, cuando la conquista de Irak sigue siendo a ojos de la opinión pública regional una agresión y una ocupación» (3). De inmediato surge la incógnita sobre la capacidad de los 25 de establecer una política común para Irak, un país cada día más hundido en el caos.

Cooperación y partenariado Mediterráneo/Oriente Medio

Joschka Fisher propone poner en práctica una «iniciativa transatlántica para Oriente Medio» en el marco de un proceso mediterráneo que aglutine a la OTAN y a la UE. Se trataría de optimizar la complementariedad de ambas iniciativas americana y europea, y de reflexionar sobre cuestiones de seguridad, de no proliferación, de cooperación económica y, cómo no, de democratización de la región acompañada del respeto a los Derechos Humanos. La Comisión europea presentó en marzo de 2004 un informe intermediario sobre cooperación estratégica con el Mediterráneo y Oriente Medio, aprobado en el Consejo europeo de los días 17 y 18 de junio. En estos momentos, la UE realiza una ronda de consultas entre los países de la región (cosa que los norteamericanos no han hecho), y elevarán al próximo Consejo europeo de junio de 2004 las principales claves de esta estrategia.

Es la primera etapa de una estrategia nueva para la UE. Se trata de innovar, de instaurar un clima de confianza y de evitar que Oriente Medio se convierta en un protectorado estadounidense. Pero también se trata de no imponer un modelo extraño a estos países, así como de tener en cuenta sus diferentes identidades nacionales evitando estigmatizar el Islam. Resulta, pues, crucial que los europeos definan con rapidez su estrategia y eviten de este modo que los norteamericanos jueguen solos sobre el tablero mundial.

_____________________

(1) Túnez, Marruecos, Argelia, Chipre, Egipto, Israel, Jordania, Líbano, Malta, Palestina, Siria, Turquía.

(2) Le Monde, «Démocratie, développement économique : ce que dit le plan américain», 27 de febrero de 2004.

(3) Jean-François Daguzan, Profesor asociado en la Universdidad París II, Panthéon-Assas, redactor jefe de la revista Maghreb-Machrek, en « La Méditerranée au prisme du nouveau panorama stratégique », revista Défense Nationale, mayo de 2004.