El auge del cine groelandés en Dinamarca

Artículo publicado el 26 de Marzo de 2012
Artículo publicado el 26 de Marzo de 2012
“Sólo encontrarás proyectos culturales de Groenlandia en las bibliotecas públicas de Dinamarca”, profetiza un danés que conozco. Sin embargo, la conciencia sobre el trabajo de la minoría está en aumento, como descubro en el festival de cine bianual del Atlántico Norte que organiza el North Atlantic Centre de Copenhague. Por primera vez, se centra exclusivamente en el cine groenlandés.

A principios de 2012 el éxito de la serie de la televisión danesa Borgen llevó la cuestionable relación de Dinamarca con su vecina Groenlandia a los televisores europeos. Los daneses no saben nada sobre Groenlandia, eso es lo que mostraba. A pesar de subrayar el continuo colonialismo, la simple presencia del tema sugería que Groenlandia está empezando a tener un impacto en la cultura danesa. Un vistazo a la floreciente industria del cine groenlandés sugiere lo contrario. Durante cuatro días en Copenhague me asomo a una fascinante cultura en la que prácticamente nadie fuera de Groenlandia tiene verdadero interés.

La primera ministra, Birgitte Nyborg, visita Groenlandia oficialmente por primera vez

Estereotipos coloniales

Desde el animado centro de Copenhague al cada vez más desierto callejón que lleva al North Atlantic Centre en el este de la ciudad: cuanto más me acerco al Festival de cine groenlandés, más deprimente me parece el barrio de Christianshavn . Tres amables hombres sin hogar, algo ebrios, se refugian del persistente viento. En un inglés chapurreado, uno de ellos, un hombre de unos treinta años, me ayuda a contar el cambio que tengo para la revista callejera que vende, antes de despedirme alegremente cuando sigo mi camino. Los tres comparten el mismo color oscuro y rasgos delicados.

Leer también “La CIA en Groenlandia: historia policiaca polar” en cafebabel.com

Estos son los groenlandeses visibles en Dinamarca, me dice Ivalu más tarde. La diseñadora gráfica es una de los 18. 000 groenlandeses de primera a tercera generación que viven en Copenhague, según un estudio de 2007 del parlamento groenlandés. No es insólito que tenga madre groenlandesa y padre danés y que cuente con estudios superiores: brindamos por su nombramiento como directora general la tarde que nos reunimos. Ivalu hablaba groenlandés hasta que fue a la guardería pero después solo hablaba danés, teniendo que volver a aprender groenlandés con gran esfuerzo siendo adulta. Esto es muy típico de su generación. Los groenlandeses lo aprenden todo sobre Dinamarca en el colegio. Tienen una identidad híbrida, se sienten daneses y groenlandeses. En cuanto al idioma, es un poco más complicado ya que los diferentes climas políticos han favorecido diferentes políticas educativas. El hecho de que los compatriotas de Ivalu que buscan refugio en el metro, un grupo social que se cree que representa un 10% de los groenlandeses de Dinamarca, siga siendo el prototipo de groenlandés para la mayoría de daneses es testimonio del prolongado colonialismo del país en una isla Ártica a casi 4. 000 kilómetros de sus tierras.

El cine groenlandés desde 2009

Danish versionTras tres siglos bajo gobierno danés, Groenlandia ganó la autonomía en 1979. El país ha sido autónomo en asuntos judiciales, policiales y recursos naturales desde 2009, un paso que podría llevar a la independencia en algún momento del futuro. Acompañar a esta “revolución” política, como la antigua actriz Vivi Nielsen la llama, es lo que ha hecho el hermano discreto: el paso hacia la auto-identificación cultural. Los relatos sobre Groenlandia han sido escasos y poco frecuentes, siendo el más notable La señorita Smila y su especial percepción de la nieve, la novela hecha película del autor danés Peter Hoeg. A pesar de la contundente crítica de Hoeg a la explotación por parte de Dinamarca y al desconocimiento sobre la nación norteña, su novela de 1992 cae inevitablemente en la trampa en hacer que la forma de vida más “auténtica” de Groenlandia se vea exótica – y aún así uno de los pocos personajes groenlandeses del libro es un alcohólico-. “Ser un actor groenlandés en Dinamarca es difícil”, admite Vivi cuando nos sentamos en la Casa de Groenlandia de Copenhague, escondida en una calle lateral del centro de la ciudad. “Siempre te ofrecen los mismos papeles”.

Hay una luz al otro lado del puente; dentro del apartamento iluminado por las velas, un público de cine de autor bastante típico se agrupa expectante para asistir la proyección reservada al completo de la última película creada en Groenlandia, Shadow In The Mountains (Skygger I feldet o Qaqqat Alanngui, 2011). Las palomitas se han sustituido por vasos de vino. Los estudiantes se mezclan con mujeres de mediana edad y al menos la mitad de las personas que se apresuran a ocupar sus asientos son esquimales. El silencio general se rompe con risas y carcajadas.

Groenlandia está empezando a contar su propia historia, con un creciente panorama cinematográfico que surge de la isla de 55. 000 habitantes. Los primeros pasos indecisos se dieron en los 90 con colaboraciones groelandés-danesas como Heart Of Light (Qaamarngup uummataa, 1998), pero no fue hasta 2009 cuando el cine groenlandés empezó a cuajar atrayendo en su camino la atención internacional. La película que marcó un hito fue A Man from Nuuk (Nuumioq) del director groenlandés Otto Rosing y el director y guionista danés Torben Bech, que se promocionó con entusiasmo como el primer largometraje producido en su totalidad en Groenlandia. Rosing esperaba presentar a Dinamarca una representación más sincera de Groenlandia, a camino entre el alcohólico sin hogar y el esquimal que vive en un iglú. El equipo danés trabajó con actores aficionados y jóvenes groenlandeses para llevar a Groenlandia las habilidades y conocimientos necesarios para construir una industria cinematográfica. Casualmente la película de esta noche, en la que un grupo de adolescentes pasa un fin de semana en una isla en Groenlandia, presume de contar con un equipo y un reparto exclusivamente groenlandeses.

La audiencia danesa se ausenta

Las reacciones danesas y groenlandesas son igual de poco entusiastas cuando pregunto sobre la película. “Es simplemente la típica película cursi de Hollywood situada en Groenlandia”,  comenta el medio groenlandés Pauli despectivamente. Parece que el hombre del saco de las historias de su infancia está vivo, goza de buena salud y sigue cortando gargantas. Shadow In The Mountains se promociona con orgullo como “la película groenlandesa más popular de todos los tiempos”; la Casa del Atlántico Norte ha ofrecido tres proyecciones extra para hacer frente a la demanda. Mientras el público, charlando, se dispersa satisfecho, es casi posible ignorar la sombría predicción de un amigo danés de que sólo encontraré proyectos culturales de Groenlandia en las bibliotecas públicas de Dinamarca. Por otra parte, esto no es un cine si no un apartamento remodelado, con un proyector.

Esto no debería sorprender dado que la misma Nuumioq, a pesar contar con un equipo y director daneses, nunca se estrenó en Dinamarca. “Las películas groenlandesas son demasiado locales para llegar aquí”,  dice el director Torben. Los daneses que vienen a eventos groenlandeses representan, por lo general, una minoría con algún tipo de conexión con la isla, admite Vivi Nielsen. “Para serte sincera, la verdad es que no me importa lo que pase allí”,  me dice un estudiante danés en un bar varias horas más tarde, después de contestar indeciso a mi pregunta sobre cuál es la capital de Groenlandia. Los primeros brotes de la industria del cine groenlandés pueden darse una palmadita en la espalda por haber ocasionado indirectamente que la primera escuela de arte dramático de Groenlandia abra en 2012. Los talentos groenlandeses que están surgiendo para contar su propia historia aún está esperando a sus espectadores daneses.

Muchas gracias a Ulrik Borch y a todo el equipo de cafebabel Copenhague

Este artículo forma parte de Multikulti on the Ground 2011-2012, una serie de reportajes sobre el multiculturalismo realizados por cafebabel.com en toda Europa

Fotos: portada,  S.O.S. Isbjerg © Greenlandic film festival; Borgen © captura de pantalla Borgen/ vídeos: tráiler de Qaqqat Alanngui'  (cc) TumitProduction; tráiler  de 'Nuumioq'(cc) qosikim/ youtube