El blues del fútbol francés

Artículo publicado el 2 de Abril de 2008
Artículo publicado el 2 de Abril de 2008
La imagen tiene ya más de 15 años. En 1993 el Olympique de Marsella gana la Champions League. Y después, el desierto, ningún club francés ha conseguido elevarse de nuevo hasta lo más alto del fútbol europeo. Mientras que el Real Madrid ha conseguido la prestigiosa copa 9 veces, el Milan AC siete, el Liverpool 5 y 4 el Bayern de Munich, los resultados franceses son muy pobres.

Para Bernard Laporte, Secretario de Estado de Deporte, una de las causas de la mala situación del fútbol francés se debe a las dificultades de financiación: “estar abajo provoca problemas económicos” declara el antiguo entrenador del equipo de rugby de Francia a los periodistas de Téléfoot.

Un millonario para el Chelsea

Mientras que los inversores extranjeros se lanzan hacia clubes europeos como el millonario ruso Roman Abramovitch con el Chelsea, o incluso en ocasiones fondos de pensiones americanos como con el Manchester, muy pocos capitales extranjeros se dirigen hacia Francia. «No hay muchos clubes que rechacen las inversiones extranjeras. Lo que sucede es que hoy en día no resultamos atractivos» continúa Bernard Laporte. «Ello se debe a que cuando ven nuestros ingresos, las condiciones de nuestros partidos opinan « no sirve para nada venir a invertir aquí, es mejor ir a España o Inglaterra ». Es tan simple como eso”. Efectivamente los presupuestos franceses comparados a otros de nivel europeo llegan incluso a ser triplicados. Según un estudio del gabinete de autoditores Deloitte sobre la cifra de negocios, el Real Madrid (351 millones de €), Manchester United (315 millones de €) y el FC Barcelona (141 millones de €) alcanzan los tres primeros puestos, mientras que el Olympique de Lyon (141 millones de €), primer club francés, se sitúa en decimotercer lugar siendo decimonoveno el OM (99 millones de €). Una fiscalidad más dura en Francia o una menor cuenta de resultados por los derechos de televisión que incluyen una cláusula de solidaridad hacia los clubes pequeños, influyen seguramente en la falta de atractivo de los clubes franceses, también para los futbolistas. Robert Pires, futbolista francés que ha realizado gran parte de su carrera en Inglaterra, en el Arsenal, confirmaba a las cámaras de Téléfoot: «a nivel deportivo ya es difícil volver a Francia, pero a nivel financiero es imposible… » El ejemplo más evidente en la primera división, tantas veces repetido por los guiñoles en la tele, es el Paris Saint-Germain. El antiguo entrenador del equipo, Luis Fernandes, explica las razones de la debacle del club parisino al periódico Direct Plus (27 mars 2008) : «es necesario precisar que se trata de un club joven. Con los primeros títulos y con la llegada de Canal , ha comenzado a crecer nivel europeo. Pero ese momento no se ha utilizado para fortalecer su base” y añade lacónico: « año tras año, eso ha empeorado y no se han sabido construir herramientas de trabajo, especialmente en la formación. Se ha dedicado el tiempo a cambiar de entrenador y presidente, a vender y comprar jugadores».

El club versus la selección nacional

¿Cómo rivalizar con los salarios ingleses, más de tres veces superiores a la media francesa? a pesar de que ciertos clubes, como el Olympique de Lyon, tienden a diversificarse mediante la entrada en bolsa o un merchandising más desarrollado (desde la camiseta hasta peluquerías e incluso autoescuelas), estas iniciativas siguen siendo minoritarias. Eric Besson, nuevo Secretario de Estado encargado de la prospectiva y la evaluación de las políticas públicas, es además responsable de una misión de la mayor importancia: ¡dedicarse a la competitividad del fútbol francés!.

En cualquier caso, no todo es tan negativo. Francia cuenta con una buena red de centros de formación donde cada año se descubren las futuras estrellas del fútbol, no sólo francés sino también europeo, del futuro. Cannes, Auxerre, Lyon o incluso Mónaco, ¿no han aportado Zinedine Zidane, Thierry Henry, Franck Ribéri o Karim Benzema? Y además desde su adolescencia. Como prueba, y a nivel nacional, los franceses han sido finalistas en la última copa del mundo celebrada en Alemania, y se han clasificado para el Euro 2008 que tendrá lugar en Austria y Suiza, mientras que David Beckham y sus colegas británicos no accederán a esta fase final el próximo mes de junio.

-Johara BOUKABOUS

Traducción al ESPAÑOL: Isabel Aspe Montoya