El 'Brexit' pone en peligro nuestro futuro 

Artículo publicado el 26 de Junio de 2016
Artículo publicado el 26 de Junio de 2016

[OPINIÓN] Muchas personas a lo largo y ancho de Europa no se esperaban este resultado: Reino Unido ha votado abandonar la UE. La campaña por permanecer en la Unión ha perdido por un estrecho margen: 48% a favor de quedarse contra 52% partidario de irse.  

Se ha escrito mucho sobre cómo las campañas por la pertenencia (Remain) y por la salida (Brexit) han dividido el país. Es, sin embargo, la diferencia generacional la que define el debate sobre el referéndum. Una vez más, las generaciones más mayores han votado en contra de los intereses de los más jóvenes. Son estos últimos, los que vivirán con la decisión durante el resto de sus vidas. Según una encuesta del YouGov, el 75% de los jóvenes entre 18 y 24 años, votaron a favor de seguir siendo comunitarios; el 56% de los que tienen entre 25 y 49 años votaron también por el Remain y sólo el 39% de los de más de 65 años votó en favor de seguir en la UE. Evidentemente, hay una clara relación entre edad y preferencia por el 'Brexit'. 

Los jóvenes británicos no son los únicos que saldrán perjudicados por el resultado del referéndum -es verdad que también son quienes están más tristes, en su gran mayoría. Para ellos, es normal realizar intercambios, desplazar con facilidad por Europa, estudiar y trabajar en el extranjero, sin control de fronteras. Pero, eso no lo es todo: las universidades británicas reciben cuantiosas subvenciones europeas que ascienden a miles de euros. La ciencia cuenta con la UE, y las finanzas, igual que la cooperación internacional, se ven directamente afectadas por la salida de Reino Unido. Muchos empleos en el campo de las matemáticas, de la informática, de las ciencias naturales y de la teconología se ven, a partir de ahora, en peligro- empleos que son esenciales para el futuro de los jóvenes. La tasa de desempleo ya va por el 13,7%.

Estaba claro, antes del referéndum, que el voto de los jóvenes sería decisivo. Pero este dato no se ha tomado en serio. Hasta el propio David Cameron se unió a Tinder  [Una red social para conocer gente], con la intención de ganar el voto de los jóvenes electores -como éste si fuera un medio infalible para hacer votar a aquellos que no se interesan por la política. Asismismo, la campaña electoral ha estado liderada exclusivamente por hombres de una cierta edad ya. Ambas posturas se han basado en el miedo -el miedo de lo que pasaría si los electores adoptaran la mala decisión. El próximo ex-primer ministro Cameron podría haber hecho hincapié en los aspectos positivos que tiene Europa para seducir a la juventud. Pero no lo ha hecho. 

Sea como sea, el voto del 'Brexit' parece haber acabado con las esperanzas y los sueños de los jóvenes británicos y europeos. Se les ha mostrado que la separación y el nacionalismo han ganado. Que el miedo ha ganado al optimismo. Que los jóvenes son el futuro, pero que el suyo no se tiene demasiado en cuenta.