El CAIRO EN JULIO, JÓVENES MANIFESTANTES TOMAN LAS CALLES

Artículo publicado el 5 de Agosto de 2013
Artículo publicado el 5 de Agosto de 2013

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Today was intense. From roaring gunshots in the Embaba neighbourhood of northern Cairo right across the Nile from me, and sheer panic on the streets, to a stream of ear-splitting fireworks in Tahrir, my ears and insides have been on the edge for hours. We are living through a very decisive and testing moment, where celebratory fireworks and deadly gunfire emerge within ten minutes of one another.

¿pOR QUÉ SE MANIFIESTAN LOS EGIPCIOS?

En enero de 2011, activistas y ciudadanos protagonizaron manifestaciones y sentadas en la céntrica plaza Tahrir durante 18 días que paulatinamente se extendieron por todo el país. Finalmente forzaron la dimisión del presidente Hosni Mubarak que estaba a punto de iniciar su trigésimo año como presidente de Egipto. La entrega del poder al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA) sumergió al país en un período tumultuoso de 16 meses empañados por la vulneración de los derechos humanos (incluidas las pruebas de virginidades a las manifestantes), los juicios militares a civiles o los enfrentamientos sangrientos en la capital, entre otros. Por lo tanto, los ciudadanos ansiaban una rápida transición a la democracia.

En las primeras elecciones post-revolucionarias, entre noviembre y diciembre de 2011, los partidos islamistas se hicieron con la mayoría en el parlamento. En 2012, las elecciones presidenciales resultaron en la elección del candidato de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Morsi. La frustación por el gobierno de Morsi ha ido aumentando desde que llegó al poder en junio de 2012. Una economía renqueante, una constitución redactada por una asamblea constituyente islamista y cortes del suministro eléctrico. El gobierno de Morsi ha decepcionado a todos aquellos que esperanzados vieron en la revolución una posibilidad de un cambio democrático y real. En los últimos meses, un movimiento denominado “Tamarod” (Rebelde, en árabe) ha recogido firmas y ha movilizado el público para una gran manifestación el 30 de junio. El objetivo de la protesta era retirarle la confianza al presidente electo. El 30 de junio, millones de manifestantes salieron a las calles en todo Egipto cantando al unísono: “Márchate”.

Barbies Y Power Rangers

Sin embargo, el sonido que más me ha afectado hoy, 2 de julio, ha sido el de dos niñas pequeñas. La primera tenía 8 años y el pelo rebelde. Mientras esperaba a su madre en la peluquería, una señora amable se le acercó para preguntarle si iría a la Costa Norte el fin de semana para disfrutar de la playa. Ella contestó: “No, voy a Tahrir”. La segunda era una niña de más o menos la misma edad que volvía de la plaza Tahrir por el puente Qasr al-Nil (que se extiende por el río Nilo) ondeando una bandera egipcia en la brisa nocturna de verano. Al pasar por su lado, la oí decir a sus padres “Mañana volvemos a la plaza Tahrir”.

¿Te acuerdas de lo que hacías cuando tenías ocho años? ¿Jugabas a Barbies y veías los Power Rangers? ¿Te acuerdas de lo que hacías cuando tenías 18 años? ¿Te hacías pasar por una Barbie y querías ser un Power Ranger? Mira a nuestros niños. Mira a nuestros nuevos “nosotros”.  Nadie sabe qué pasará en el futuro.  Nuestros niños cambiarán este país. Aguza los oídos, abren bien los ojos, el cambio ya ha llegado. Ciudadanos jóvenes en Turquía, Brasil, Libia, Siria y Líbano, sólo por nombrar algunos, también están desafiando a sus gobiernos.  Démosle el poder al pueblo. Al mundo.