El caos de la construcción en Tiflis

Artículo publicado el 12 de Septiembre de 2013
Artículo publicado el 12 de Septiembre de 2013

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Desde 2004, el gobierno de la ciudad de Tiflis ha tratado de controlar los muchos proyectos de construcción sin autorización que surgieron por toda la capital de Georgia tras la separación de la Unión Soviética. Sin embargo, sus intenciones han hecho que muchos de los habitantes estén preocupados por un paisaje histórico que se está viendo alterado de forma irreversible.

Cuando uno llega a Tiflis, la belleza evocadora de la arquitectura de la ciudad, apoyada en las colinas inclinadas sobre las que está construida, llama la atención de inmediato. Con el sofocante calor de agosto, los turistas pasean por las animadas calles de noche, disfrutando de las vistas de las iluminadas iglesias y empapándose de la energía vibrante de la capital de Georgia mientras intentan evitar el sol abrasador. Sin embargo, si se es lo suficientemente valiente para atreverse a salir a la calle durante el día, cuando el sol de las 4 de la tarde puede dejarles mareados y hacer que corran hacia la sombra de uno de los numerosos parques urbanos de la ciudad, el número excesivo de trabajadores sudorosos trabajando duro entre suciedad y polvo para reconstruir tanto casas como edificios comerciales, probablemente hará que se lo piense.

¿Qué se puede hacer para parar esto?

Según la opinión de muchos de los habitantes de Tiflis, los muchos proyectos de renovación están destinados a agradar a los turistas extranjeros y a ricos inversores, y están llevando al aburguesamiento del centro histórico de Tiflis y a la destrucción de su autenticidad. Varios casos se han mostrado como ejemplo de la despreocupación del gobierno por el patrimonio cultural de la ciudad y su arquitectura histórica. En 2011, los enfados se dirigieron hacia el Fondo de Desarrollo de la Ciudad Antigua, la entidad responsable de mantener el patrimonio cultural de la ciudad, cuando destruyó una bodega del siglo XVII durante un proyecto de reconstrucción. Según Inge Snipe, periodista autónomo basado en Tiflis, “el Fondo demolió varias bodegas antiguas y poco comunes de la zona de Betlemi que tienen un valor importante para el patrimonio cultural, sin tan solo contar con un permiso para iniciar obras de reconstrucción”.

El incidente de 2011 se podría haber perdonado por ser un error sin intención, de no ser porque algo similar ocurrió tan solo un año después. El verano de 2012 un movimiento de protesta base surgió de forma espontánea cuando los habitantes descubrieron que un edificio histórico en la Plaza Gudiashvili también iba a ser “renovado” de una forma bastante lejos de ser ideal. El edificio, una estructura de principios del siglo XIX, conocido como “la Casa Azul”, se vendió a una empresa privada que empezó a levantar partes del tejado inmediatamente. A medida que se llevaban partes del edificio, los habitantes se fueron poniendo nerviosos. Con ayuda de una ONG local, Tiflis Hamquari, se celebró una manifestación pública de gran éxito. La manifestación recibió una atención generalizada por parte de los medios y del público general, pero “la Casa Azul”, que había alojado a la Unión de Escritores Georgianos, fue derribada. Si se pasea por la Plaza Gudiashvili en la actualidad, el esplendor majestuoso de los edificios históricos corta la respiración. Sin embargo, necesitan una reparación desesperadamente, ya que el estado de los más encantadores es casi decadente.

A principios de 2013 hubo una pequeña victoria tras la aprobación de una ley de protección en la que se indica que el Ministerio de Cultura debe vetar todas las alteraciones o demoliciones de edificios considerados patrimonio cultural. A pesar de la nueva ley y del interés público, el ayuntamiento ya  ha otorgado una orden de demolición para la casa centenaria situada en el número 13 de Melikishvili en el distrito de Vera. El Ministerio de Cultura ha desafiado la decisión del ayuntamiento, pero es probable que la demolición de la casa, diseñada por el reconocido arquitecto georgiano Simon Kldiashvili, siga adelante.

¿Es demasiado tarde para tiflis?

Muchos de los habitantes locales de Tiflis creen que gran parte de la arquitectura histórica de su ciudad y ha sido destruida y substituida con imitaciones baratas, y que los edificios modernos están fuera de lugar en el centro histórico. El Fondo de Desarrollo de la Ciudad Antigua concede permisos a empresas privadas para que derriben edificios históricos bajo la condición de que las nuevas construcciones tengan parecido con las originales, pero para muchos, estos duplicados están lejos de ser equivalentes a los originales. Mientras tanto, las frías estructuras modernas se ven entremezcladas con las fachadas más antiguas y deterioradas pero aun así, majestuosas

La arquitectura de Tiflis es representativa de la rica historia de la ciudad y comprende el estilo georgiano, el bizantino, el europeo y el estilo del  Oriente Medio. Las partes más antiguas de la ciudad, incluyendo los distritos de Abanot-Ubani, Avlabari y Sololaki, incluyen un estilo arquitectónico tradicional georgiano con influencias de Oriente Medio. Los inicios del siglo XX fueron testigo de un renacimiento arquitectónico que incluía el estilo art nouveau  y que finalmente fue declarado burgués y abandonado bajo el comunismo. El gobierno actual espera construir tres complejos de rascacielos los, las Torres Axis , Redix Chavchavadze 64 y el nuevo complejo hotelero y de negocios Ajara , que será el más alto del Cáucaso