El caso de los cuarenta y tres estudiantes mexicanos desaparecidos llega al Parlamento Europeo

Artículo publicado el 6 de Noviembre de 2014
Artículo publicado el 6 de Noviembre de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Cuarenta y tres estudiantes llevan desaparecidos en México desde el 26 de septiembre. Una protesta tuvo lugar en Bruselas y más de 600 personas firmaron una carta que mandaron a la Unión Europea pidiéndole que culparan a las autoridades mexicanas.

Eran estudiantes en la centro rural de formación de docentes de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero. El 26 de septiembre, la policía tendió una emboscada a una caravana de estudiantes universitarios; 6 de ellos fueron acribillados y 43 fueron trasladados en coches de policía.

El viernes 31 de octubre, docenas de personas, la mayoría mexicanos, convocaron una protesta en el rotonda de Schuman de Bruselas.

Una carta con varias demandas

Mandaron una carta con unas 600 firmas a Frans Timmermans, el Comisario de las Relaciones Institucionales y Administración, Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía; Federica Mogherini, Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Seguridad Común y Teresa Jímenez-Becerril Barrio, Directora de la Delegación de la Comisión Conjunta entre la UE y México.

En la carta, mencionaban que se votó una decisión del caso en un pleno en Estrasburgo el 23 de octubre, pero que el documento solamente condenaba los hechos y no al gobierno de México.

También comentaban que los mexicanos de Bélgica y los europeos en solidaridad piden la condena de lo que ocurrió a los estudiantes de Ayotzinapa. Además, los autores pedían que la búsqueda de quien fuera el culpable se identificase y también unirse a la petición de los 17 diputados y 4 miembros alemanes del parlamento (enviado el 10 de octubre a Baroness Ashton, la señora Mogherini y el señor Enrique Peña Nieto, el presidente de México).

Quieren que las autoridades de la UE reconsideren la renovación del acuerdo global entre México y la UE hasta que se revelen los hechos y se recupere la confianza de la gente de México en las autoridades .

Además, animan a la UE a actuar como un verdadero socio estratégico con los mexicanos garantizando la paz, seguridad, lealdad y respeto de los derechos humanos.

El gobernador del Estado de Guerrero ya ha dimitido. La presión está aumentando en México así como en otras instituciones internacionales. Habrá que ver si el debate continúa en el Parlamento Europeo y si tendrá consecuencias en la relación entre México y la UE.