EL CINE arzebaiyano, UNA HISTORIA DE GRAN ANTIGÜEDAD

Artículo publicado el 20 de Mayo de 2014
Artículo publicado el 20 de Mayo de 2014

Los cortometrajes que compiten durante esta nueva temporada del Festival de Cannes se muestran particularmente más audaz que nunca, y por primera vez, Arzebaiyán será representada. El filme titulado Sonuncu, indaga acerca de la soledad, el espacio y el tiempo. Aunque el país del Cáucaso es mejor conocido por sus hidrocarburos, su cine obtiene una gran victoria al ser expuesto en el extranjero. 

De los 3,450 cor­to­me­tra­jes so­me­ti­dos al co­mi­té de se­lec­ción del Fes­ti­val de Can­nes, nueve han sido es­co­gi­dos para la palma de oro de esta edi­ción nú­me­ro 67. El cor­to­me­tra­je ar­ze­bai­yano So­nun­cu (El Úl­ti­mo So­bre­vi­vien­te), di­ri­gi­do por Ser­gey Pi­ka­lov, forma parte de los pri­vi­le­gia­dos. La re­cien­te vi­si­ta ofi­cial de François Ho­llan­de a Ar­ze­bai­yán (co­no­ci­da como Tie­rra del fuego) y la re­la­ción eco­nó­mi­ca entre Ar­ze­bai­yán y Fran­cia, ¿guar­dan estas al­gu­na re­la­ción con las elec­cio­nes fíl­mi­cas? Esto re­sul­ta di­fí­cil de afir­mar. Se po­dría de todos modos ima­gi­nar que estos ele­men­tos le han dado un em­pu­jón a una obra que de cual­quier ma­ne­ra ame­ri­ta am­plia­men­te su lugar en esta se­lec­ción. Pasar este filme por alto sería la­men­ta­ble ya que este pro­me­te ser am­bi­cio­so. Un ve­te­rano de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el úl­ti­mo so­bre­vi­vien­te, se ex­tra­vía en el es­pa­cio y en el tiem­po. Él deam­bu­la en un mundo fa­bri­ca­do por su ima­gi­na­ción, man­te­nien­do con­ver­sa­cio­nes con su ne­ve­ra, en donde con­ser­va se­cre­ta­men­te su pa­sa­do. 

SHA­KES­PEA­RE, LOS HER­MA­NOS LUMIÈRES Y MUCHO PE­tRó­LEO

Para Nasib Pi­ri­yev, el pro­duc­tor del filme, « era un asun­to de honor el lle­var a cabo mi pri­mer cor­to­me­tra­je en mi país natal y de de­cir­le al pú­bli­co, de una ma­ne­ra fran­ca y sin­ce­ra, aque­llo que para no­so­tros es im­por­tan­te: las lec­cio­nes del pa­sa­do, la lazos ge­ne­ra­cio­na­les, la so­le­dad de las per­so­nas an­cia­nas, y la im­por­tan­cia de vivir y de res­pi­rar in­de­pen­dien­te­men­te de todo ». 

Cor­tos del filme So­nun­cu de Ser­gey Pi­ka­lov

Los as­pec­tos fi­lo­só­fi­cos que toma el filme hacen eco de la larga his­to­ria de un cine ar­ze­bai­yano que des­afor­tu­na­da­men­te con­ti­nua sien­do ig­no­ra­do. Igual de sor­pren­den­te es el hecho de que de­trás de la his­to­ria del cine ar­ze­bai­yano se halla el pe­tró­leo. A par­tir del 1898, Ale­xan­der Mi­chon, un in­dus­trial fran­cés amigo de los her­ma­nos Lumières, se­du­ci­do por la ex­plo­ta­ción pe­tro­le­ra en Ar­ze­bai­yán y la magia de su pai­sa­je, de­ci­de cap­tu­rar las imá­ge­nes de su al­re­de­dor. La Po­ten­cia de los Pozos de Pe­tró­leo de Bibi Hey­bat es el pri­mer do­cu­men­tal di­fun­di­do en el país y sin per­ca­tar­se, Ale­xan­der Mi­chon asen­ta­ría las bases de un cine flo­re­cien­te y a su vez, ator­men­ta­do. 

En 1920, la má­qui­na del cine co­mien­za a des­pe­gar. Al­re­de­dor de 20 fil­mes son pro­du­ci­dos en el trans­cur­so de la dé­ca­da y estos per­te­ne­cen a di­rec­to­res tan bri­llan­tes como com­pro­me­ti­dos que se dan a co­no­cer en la es­ce­na cul­tu­ral ar­ze­bai­ya­na. Abbas Mirza Sha­rif­za­deh es un ejem­plo edi­fi­can­te. Fa­mo­so por su in­ter­pre­ta­ción de per­so­na­jes sha­kes­pea­ria­nos, el actor y di­rec­tor se ha de­di­ca­do con gran es­me­ro a me­jo­rar la vida de los tra­ba­ja­do­res y ex­po­ner la obras li­te­ra­rias de todas par­tes del mundo a la po­bla­ción. Sus do­cu­men­ta­les Bis­mi­llah y Haji Gara han sido una he­rra­mien­ta de lucha con­tra las an­ti­guas tra­di­cio­nes an­ces­tra­les y el gran fa­na­tis­mo re­li­gio­so. Pio­ne­ro por ex­ce­len­cia, él ha apo­ya­do la li­be­ra­ción de las mu­je­res ar­ze­bai­ya­nas, fo­men­tan­do así su en­tra­da en el mundo del arte que hasta ese mo­men­to es­ta­ba re­ser­va­do ex­clu­si­va­men­te para los hom­bres.

UN PODER Y UN CON­TRa­PO­DER

Aquel ci­neas­ta vi­sio­na­rio, qui­zás de­ma­sia­do mo­derno, acu­sa­do de es­pio­na­je por el ré­gi­men so­vié­ti­co, fue con­de­na­do a muer­te. Esto sig­ni­fi­có un vi­ra­je de­ci­si­vo para el cine ar­ze­bai­yano, víc­ti­ma de va­rios años de os­cu­ri­dad. Las pro­duc­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas, na­cio­na­li­za­das a par­tir de ese mo­men­to, fue­ron con­tro­la­das por un ré­gi­men ca­rac­te­ri­za­do por la ideo­lo­gía y la pro­pa­gan­da. Sin em­bar­go, al­gu­nos de estos pu­die­ron es­ca­par a la cen­su­ra y ser­vir de apoyo a las pro­tes­tas so­cia­les. Esto, a tra­vés de le­yen­das y tra­di­cio­nes lo­ca­les. La pri­me­ra opera mu­sul­ma­na Ars­hin mal alan, lle­va­da a la pan­ta­lla gran­de, es por tal mo­ti­vo, un ejem­plo elo­cuen­te. La in­tri­ga  allí pre­sen­te pone en es­ce­na un joven mer­can­te, apues­to, rico, reivin­di­can­do el de­re­cho de es­co­ger su es­po­sa en una época donde la re­li­gión aún emi­nen­te no pro­po­ne más que ma­tri­mo­nios arre­gla­dos. Por otro lado, es el humor pun­zan­te como me­ca­nis­mo de burla a los va­lo­res ar­cai­cos lo que ha ase­gu­ra­do el éxito del filme. 

Du­ran­te los años 70, el cine, tes­ti­go de re­fle­xio­nes co­lec­ti­vas, to­ma­rá un nuevo ím­pe­tu. Si la ma­yo­ría de los temas re­la­tan los even­tos his­tó­ri­cos pa­sa­dos, cier­tos fil­mes como La úl­ti­ma noche de in­fan­cia, de Arif Ba­ba­yev, El pre­cio de la fe­li­ci­dad, de Hasan Se­yid­bey­li o aun La in­te­rro­ga­ción de Rasim Od­ja­gov su­po­nen una in­ves­ti­ga­ción de la iden­ti­dad ar­ze­bai­ya­na en el mo­men­to en que el blo­que so­vié­ti­co co­mien­za a des­mo­ro­nar­se. 

Du­ran­te los años 90 la pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ar­ze­bai­ya­na se en­con­tró fuer­te­men­te es­tan­ca­da por la falta de per­so­nal cua­li­fi­ca­do y la au­sen­cia de medio fi­nan­cie­ros. No obs­tan­te, esta es una his­to­ria ya pa­sa­da dado a que hoy día no­so­tros hemos asis­ti­do en su re­na­ci­mien­to. El filme La For­ta­le­za de Sha­mil Na­caf­za­da, pro­du­ci­da en el 2006, re­cuen­ta la his­to­ria de un equi­po de ro­da­je que parte con el fin de fil­mar la gue­rra y ter­mi­na par­ti­ci­pan­do de esta. Si bien el filme no ca­re­ce de ver­ti­ca­li­dad, éste toma as­pec­tos po­lí­ti­cos y, col­ma­do de pre­gun­tas, for­ma­ría parte del pro­gra­ma del fes­ti­val de filme ar­ze­bai­yano en Van­cou­ver en oc­tu­bre de 2013

Cor­tos del filme El hom­bre de las es­ta­pas de Sha­mil Ali­yev.

El filme El hom­bre de las es­te­pas (2012) de Sha­mil Ali­yev es, según su di­rec­tor, re­pre­sen­ta­ti­vo del nuevo mo­vi­mien­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co vi­gen­te en el país. La his­to­ria de las pe­re­gri­na­cio­nes de un joven pas­tor en las es­te­pas del te­rri­to­rio a cau­ti­va­do la aten­ción de Ho­lly­wood. Este filme re­pre­sen­tó ofi­cial­men­te a Ar­ze­bai­yán en los pre­mios Oscar de 2014 en la ca­te­go­ría « Mejor filme ex­tran­je­ro ». Por­tan­do múl­ti­ples fa­ce­tas a tra­vés del tiem­po, el cine ar­ze­bai­yano ame­ri­ta así una aten­ción par­ti­cu­lar. Con gran atre­vi­mien­to, el cine ar­ze­bai­yano es un dis­po­si­ti­vo de re­fle­xión y a su vez, el so­por­te de cier­ta reivin­di­ca­ción que no de­ja­rá de asom­brar al pú­bli­co, in­clu­yen­do al de Can­nes.

El Fes­ti­val de Can­nes se lle­va­rá a cabo del 14 al 25 de mayo de 2014.