El cochecito leré

Artículo publicado el 18 de Octubre de 2006
Artículo publicado el 18 de Octubre de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Los comentarios freudianos acerca de los coches y sus conductores son hoy muy comunes. Sin embargo, el aumento de la popularidad de los 4X4 me deja algo perplejo. ¿Por qué se compra la gente esas bestias de dimensiones desmesuradas que engullen gasolina para conducir por las capitales europeas llenas de atascos? Nuevas investigaciones demuestran que los expertos en marketing de las compañías de automoción padecen este mismo complejo. En España, el nombre del Mitsubishi 4X4 “Pajero” tuvo que cambiarse a “Montero” debido a que “Pajero” evocaba demasiados calentones mentales. Lo mismo ocurría con el Ford “Pinto” (“genitales pequeños” en Brasil), cuyas ventas cayeron en picado en aquel país. En Alemania, Volkswagen también decidió llamar a uno de sus modelos “Phaeton” por el héroe griego que perdió el control del carro de su padre y lo destrozó. Un aviso para los jóvenes apasionados: conducid viejos minis de hojalata, es más seguro.