El crepúsculo de los ídolos

Artículo publicado el 12 de Diciembre de 2005
Artículo publicado el 12 de Diciembre de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El jueves pasado, el general Croata Ante Gotovina fue arrestado en Tenerife, acusado de crímenes de guerra cometidos durante la guerra de yugoslavia. Se acelera la posibilidad de adhesión de Croacia a la UE.

Para Carla del Ponte, Fiscal de la ONU para crímenes de Guerra en el tribunal de La Haya, ha sido un gran éxito. También el gobierno de Croacia ha debido suspirar de alivio. Como muchos otros Estados de la Antigua Yugoslavia, Croacia tuvo que resolver un problema doble en los años noventa. Por un lado, tenía que ocuparse de los responsables del Régimen Comunista, mientras que por otro lado, debía encargarse de los representantes del régimen de guerra, no pocos de los cuales están siendo buscados por el TPIY. Así las cosas, no es de extrañar que el Gobierno croata sufra verdaderos quebraderos de cabeza, puesto que tiene claro que si quiere entrar en la UE, es primordial colaborar con La Haya. Por este motivo se han entregado 625 de los 626 sospechosos en este tribunal. Pero todavía faltaba uno: Ante Gotovina.

Ciento cincuenta serbios asesinados

Ante Gotovina nació en 1956 en la isla de Pasman, cerca de Sibenik, en la costa adriática. A los dieciséis años abandonó su casa para convertirse en grumete. Se alistó en la legión extranjera francesa, trabajó para los servicios de seguridad privados y entrenó unidades paramilitares en Argentina y Guatemala. En 1991 regresó a Croacia para iniciar carrera militar en el ejército. En un año se convirtió en general de brigada. Su mayor éxito fue la operación Oluja, “operación Tormenta”, llevada a cabo en 1995. Esta ofensiva significó el final del Estado separatista “República Serbia Krajina”: Croacia pudo reconquistar la tercera parte de su territorio ocupado por Serbia desde 1992.

En el año 2000, el presidente electo croata Music retiró a Gotovina. En tan sólo un año, en 2001, fue acusado por el TPIY de los crímenes perpetrados durante la “operación Tormenta” de 1995. Desde entonces es fugitivo y se encuentra en paradero desconocido. No sólo es el tribunal de la Haya el que se interesa por conocer dónde se esconde Gotovina, también un tribunal francés le ha sentenciado con cinco años de cárcel por robo. Una y otra vez los políticos croatas prometen ayudar en la búsqueda de Gotovina, sin obtener resultados.

EEUU: única esperanza

El 15 de marzo llegó la confrontación, cuando la UE anunció que se iba a retrasar el inicio de las negociaciones para la entrada de Croacia en la Unión. Sólo unos pocos días antes, la fiscal jefe de la corte, Carla del Ponte, había asegurado que Croacia no colaboraba completamente con el tribunal. El pasado 20 de septiembre, del Ponte acusó, en una entrevista con el rotativo inglés Daily Telegraph, a la Iglesia Católica de esconder a Gotovina en un monasterio franciscano en Croacia. Según la fiscal, el Vaticano no colaboraba suficientemente con el tribunal. Tanto el Vaticano como el presidente de la Conferencia Episcopal croata Antón Suljic negaron dichas acusaciones.

A principios de octubre, Carla del Ponte cambió de opinión repentinamente. Si bien el 1 de octubre reiteraba sus acusaciones contra el Gobierno croata, el 3 de octubre declaró que Croacia colabora enteramente con la corte internacional.

De esta forma se abría el camino para las negociaciones de adhesión de Croacia a la UE. Probablemente si no se hubieran comenzado las negociaciones con Croacia, Austria hubiera impedido las conversaciones para la entrada de Turquía, que se decidieron en el mismo momento. Obviamente, Carla del Ponte tuvo que ser informada en octubre sobre el paradero del militar.

Es probable que la adhesión de Croacia a la UE se acelere. Además, hay grandes presiones sobre Serbia para que colabore con el tribunal de La Hayaen la captura de los criminales de guerra Ratko Mladic y Radovan Karadciz. Ahora bien, es posible que el gobierno croata tenga problemas en su propio territorio, pues para muchos croatas, no sólo en Krajina, Ante Gotovina sigue siendo un héroe. El 4 y el 5 de agosto pasado, se celebró por todo lo alto el décimo aniversario de la "Operación Tormenta" en toda Croacia. ¿Logrará el proceso a Gotovina sacar a la luz, que el “libertador” de Krajina era un criminal de guerra?