El día de Cataluña: Crónica de la celebración nacional catalana

Artículo publicado el 13 de Septiembre de 2011
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 13 de Septiembre de 2011

Qué mejor manera de empezar que con la presentación de nuestra fiesta nacional, la Diada de Cataluña.El buen tiempo y unas temperaturas más propias del mes de agosto acompañaron la jornada del domingo 11 de setiembre. La Diada volvió a unir lo mejor de nuestra tierra para hacer muestra y disfrute de la identidad catalana.

Dos de los principales escenarios de la celebración se situaron en el Parc de la Ciutadella y el paseo Lluís Companys (Arco de triunfo). Del Arco del Triunfo colgaba una enorme “estelada” (bandera independentista catalana) que presidia majestuosamente el paseo ya inundado de carpas blancas. Otra vez, Òmnium Cultural ha vuelto a organizar con gran éxito un programa cargado de actividades.

Los chavales disfrutan como nadie de la Diada, hay talleres de todos los colores y para todos los gustos: actividades deportivas, manualidades, pintarse la cara y hasta conciertos destinados únicamente para los más pequeños.

En esta feria se exponen todos los símbolos de la cultura catalana. A lo largo de la jornada los castellers, diables y balls de bastons nos regalan pequeñas exhibiciones en el centro del paseo. I como no podía ser de otra manera, también hay representaciones de todos los colectivos: jóvenes, niños, familias, abuelos... Y hasta se presentaron una agrupación de motoristas que desfilaron por el Paseo Lluís Companys haciendo sonar el claxon al ritmo del cántico “In – inde – independencia!”

La Diada no es solamente una jornada festiva, sino que también es la reivindicación de una cultura, una lengua y un pueblo. Por este motivo, en el mar de carpas blancas, se organizaron charlas y debates acerca de temas concernientes a la nación catalana.

El paseo Lluís Companys desemboca en el Parc de la Ciutadella, donde está instalada la feria del libro en catalán, que se mantendrá allí toda esta semana. Dando un paseo por entre los pequeños puestos de madera podíamos encontrar un amplio abanico de libros de la literatura catalana de hoy y de ayer. Debido al sol y el polvo del parque se crearon pequeños refugios en la sombra, oasis donde podíamos escuchar la lectura de fragmentos de poesía y narrativa catalana.

El día fue cayendo y los últimos actos de la Diada empezaron. La manifestación con el lema “Somos una nación, queremos estado propio” recorrió el centro de Barcelona, junto con un batallón de banderas y pancartas que avanzaban en dirección al Arco del Triunfo. Les acompañaban la música de los “grallers” y las proclamas de los manifestantes. Todo el mundo acabó reunido en el paseo Lluís Companys, donde minutos después se dieron los conciertos de los grupos Quart Primera, La Troba Kung-fú y Obrint Pas que concluyeron la jornada a ritmo de pop-rock y rumba catalana. Un gran Toni Albà amenizó las pausas entre los grupos, haciendo rugir al público con sus imitaciones cómicas del ex-presidente Aznar, el Rey d'Espanya o el Papa de Roma.

Un año más la Diada nacional de Cataluña es una forma festiva y distendida de reivindicar y proclamar la independencia del pueblo catalán.