El día después

Artículo publicado el 22 de Noviembre de 2015
Artículo publicado el 22 de Noviembre de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

[OPINIÓN]. Viernes 13 de noviembre de 2015. Un día como tantos otros hasta las 21:20 h. Primeros mensajes de alerta en nuestros móviles. Poco a poco se va caldeando el ambiente en el bar del Barrio Latino en el que nos encontramos, al escuchar los gritos de un hombre que pasa delante de nosotros, diciendo que ha habido un tiroteo a quinientos metros. Falsa alarma, pero decidimos volvernos.

Lo que voy a contar aquí no sucedió la noche de los atentados, sino al día siguiente. Un día raro para muchos de nosotros, supongo. Intentábamos "hacer como si", viendo O Brother, de los hermanos Cohen, pero nada. Todo nos llevaba a acordarnos de lo que pasó la noche anterior. Fotos de desaparecidos subidas a Facebook, frases que quedarán grabadas en nuestras mentes durante mucho tiempo: "esto es el inicio de la tempestad", "Francia está en guerra". Poco a poco vamos dándonos cuenta de lo grave de la situación. En fin, es lo que pensamos, porque no será hasta pasados unos días, cuando nos hacemos una idea real de la magnitud del asunto. ¿Qué va a pasar con nosotros y en nuestro día a día? ¿Cómo estaré la próxima vez que tome un RER en hora punta? "Tengo miedo de tener miedo", una frase aparecida en los periódicos. Miedo a tener miedo lo tenemos todos, y para intentar evitarlo, ponemos la música a tope, a un volúmen más alto de lo habitual, y nos obligamos a bailar. Quedo con amigos para salir por la noche y escucho música cubana que sale de una ventana, de otra sale rock... Todo igual un poco forzado, pero hay que seguir, y no podemos renunciar a esta libertad de vivir de la que nos quieren privar.

El viernes por la noche han atentado contra nuestra forma de vivir el día a día, en la calle en la que vivo, en el bar en el que tomo copas, en la sala donde escucho a mis grupos favoritos. Nos han castigado por vivir libremente, felices y en paz, y desde hace dos días, nos aferramos a esa libertad. Ahora bien, ¿cómo se puede vivir con esa espada de Damocles sobre nuestras cabezas? "Vamos a tener que cambiar nuestra forma de vivir y eso me da muchísima rabia". Joann Sfar, esta mañana en France Inter lo tiene claro, y afirma con un tono de rabia: a los kalashnikov se les vence con ideas, algo que puede parecer una batalla perdida desde el inicio. Sin embargo "la porquería surge de la nada y demasiadas cosas hemos dejado en barbecho en el corazón de nuestros niños". 

"No hay un solo crío que prefiera el islamismo a la cultura. Caen en las redes del islamismo cuando no hay ninguna biblioteca abierta en su barrio. La literatura es más rica que el pensamiento religioso y no hay que tener miedo de decirlo", (Joann Sfar).

Marine Le Pen, ¿dices que hay que llorar por Francia? ¡Qué hipocresía! Trágate esas lágrimas, que si hoy estamos así, es precisamente por tus ideas de exclusión, de la estigmatización que vienes haciendo desde hace mucho tiempo de la religión, de tus "valores franceses" que no son los míos y de todas esas idioteces que suelta tu partido. Vives en la Francia del siglo pasado, sin matices, sin colores, sin diferencias. El historiador, Pierre-Jean Luizard, especialista en Oriente Medio, entrevistado por Médiapart afirmaba:

« En las zonas afectadas, vemos a jóvenes con cigarro y copa en la mano al lado de otros que van a la mezquita del barrio y eso precisamente lo que el EI quiere evitar, empujando a la sociedad francesa a que se repliegue en su propia identidad,  […] que cada uno considere al otro, no en función de lo que piense o de lo que sea, sino en función de su pertenencia a una comunidad. »

Si nuestro país hoy se divide, será culpa tuya. El programa Boomerang, de France Inter, ha invitado a Joann Sfar y son sus palabras las que hay que escuchar, y no las tuyas. Gracias infinitas a él por haber dicho que "es tiempo de sentirnos orgullosos de nuestro modo de vida".

La historia se escribe sobre el hilo de nuestras vidas.