El diablo se esconde en una sala de profesores

Artículo publicado el 11 de Marzo de 2014
Artículo publicado el 11 de Marzo de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Un pro­fe­sor de in­glés en Ma­drid lucha por con­tro­lar a su de­mo­nio in­te­rior. ¿Cuán­to tar­da­rá en caer la más­ca­ra y quedar expuesta su ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za? 

Como dijo aquel: el mejor truco del Dia­blo fue con­ven­cer al mundo de que no exis­tía. Ahí sen­ta­do, mien­tras me ofre­cían un pues­to que me con­fia­ba la edu­ca­ción de adul­tos y niños, me al­can­zó de pron­to la cer­te­za de que Lu­ci­fer no actúa solo a la hora de per­pe­trar sus tre­tas en­ga­ño­sas. Pues el mejor truco de Dun­can fue con­ven­cer al mundo de su pro­pia exis­ten­cia. Sí, lo hizo; pero para ello tomó la forma de un ser res­pe­ta­ble, de­cen­te y ama­ble. El be­ne­vo­len­te reino de la en­se­ñan­za es­ta­ba a punto de dar la bien­ve­ni­da a su más re­cien­te re­clu­ta.

Un mi­nu­cio­so exa­men

Todo co­men­zó con una en­tre­vis­ta que iba a requerir de mí son­ri­sas sin­ce­ras y no­bles de­cla­ra­cio­nes. Pero, con­for­me me pre­gun­ta­ban qué po­dría ofre­cer­le yo a la es­cue­la, me volví Ma­quia­vé­li­co. Mi mente no echó mano de esas res­pues­tas que había estado ensayando, sino de una lista de atri­bu­tos com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes.

- Un pro­fun­do y de­ci­di­do deseo de hacer lo mí­ni­mo para con­se­guir el má­xi­mo re­sul­ta­do.

- Una pre­dis­po­si­ción a mur­mu­rar las más irrelevantes ocu­rren­cias. Y que nadie pu­die­se oírlas, y no di­ga­mos ya en­ten­der.

- Una ac­ti­tud tí­mi­da e im­pa­cien­te que se­gu­ra­men­te iba a dejar a los otros pro­fe­so­res pre­gun­tán­do­se por qué un es­tu­dian­te en prác­ti­cas se es­ta­ba de­di­can­do a pre­pa­rar lec­cio­nes. Lle­van­do un dis­tin­tivo iden­ti­fi­cán­do­le como pro­fe­sor.

Per­ver­so. En el mismo ins­tan­te en el que debía pre­sen­tar­me a mí mismo como un ejem­plo de com­pe­ten­cia, mire en mi in­te­rior y vi una ver­sión de mí to­tal­men­te dis­tin­ta. Aque­llo olía a caso fla­gran­te de au­to­sa­bo­ta­je. Fi­nal­men­te, dije algo sobre fia­bi­li­dad y, con la só­li­da po­si­bi­li­dad pen­dien­do sobre mí de que la en­tre­vis­ta­dora no hu­bie­se en­ten­di­do una pa­la­bra, con­ti­nua­mos.

-¿Qué clase de es­tu­dian­tes pre­fie­res?

Una pre­gun­ta bas­tan­te sim­ple, y aún así era un cebo ten­ta­dor. Hice una pausa de­li­be­ra­da, y con un deje nos­tál­gi­co y pen­sa­ti­vo miré hacia un lado.

-Hmm...

Mi en­tre­vis­ta­dora lo ig­no­ra­ba, pero en con­tra de mis más te­na­ces de­seos, me es­ta­ba aden­tran­do en un banco de me­mo­ria colmado de ins­tin­tos pri­ma­rios y narcisismo. Me mordí el labio, per­di­do entre los re­cuer­dos de las chi­cas es­pa­ño­las e  ita­lia­nas  que ha­bían asis­ti­do a mis cla­ses du­ran­te mi pre­pa­ra­ción. Por suer­te, la en­tre­vis­ta­do­ra acla­ró la pre­gun­ta rá­pi­da­men­te.

-¿Se­cun­da­ria o pri­ma­ria?

Volví a res­pi­rar un poco mejor.

-Se­cun­da­ria. Me in­tere­sa poder pro­vo­car de­ba­tes y pro­mo­ver el diá­lo­go.

Oh, buena res­pues­ta, podía oir decir a mi álter ego y musa, si el diá­lo­go tu­vie­se que ver con dónde po­drían ir un vier­nes por la noche, o si el de­ba­te ana­li­za­se las ven­ta­jas de com­prar dro­gas en las ca­lles de Lon­dres.

Con esta con­flic­ti­va dua­li­dad con­ti­nué la en­tre­vis­ta. Y con ella me so­bre­vino una cre­cien­te sen­sa­ción de frau­de. Me sen­tía como en un es­ce­na­rio, ac­tuan­do para mí mismo. Un im­pos­tor in­glés lan­gui­de­cien­do bajo los focos del sol ma­dri­le­ño. Es­tu­dié a mi en­tre­vis­ta­do­ra. ¿Había con­se­gui­do en­ga­ñar­la con esta fa­rsa? Aque­lla era poco firme: yo era un lobo pro­fe­sio­nal cuyo dis­fraz de cor­de­ro era ape­nas unas gafas de pega y un bi­go­te falso. Ella pa­re­cía afa­ble, in­tere­sa­da. Puede que hu­bie­ra fun­cio­na­do. Puede que yo no fuera el único ju­gan­do a este juego del en­ga­ño. Acabé la en­tre­vis­ta con mi otro yo forzando una sonria en mi cara. Me es­ta­ba di­cien­do que mis ar­ti­ma­ñas ha­bían sur­ti­do efec­to, y no cabía duda de ello.

Con­se­guí el tra­ba­jo. Pero si pen­sa­ba que aquel iba a ser el final de los in­ten­tos de mi lado dia­bó­li­co por sa­bo­tear mi deseo de ser una per­so­na res­pe­ta­ble, es­ta­ba, por su­pues­to, muy equi­vo­ca­do.

Un fren­te in­cÓ­mo­do

Vengo a la es­cue­la cada día lu­cien­do una son­ri­sa inocen­te, pero bajo la su­per­ifi­cie fluc­túa una brú­ju­la moral que es como un pén­du­lo en éx­ta­sis. Pensé en tomar pres­ta­do un libro de texto de la es­cue­la para me­jo­rar mi es­pa­ñol. Le pre­gun­té a una com­pa­ñe­ra, y me mos­tró ser­vi­cial uno que po­dría ser ade­cua­do para mí, in­for­mán­do­me de que solo me cos­ta­ría 20 euros. Mi de­mo­nio asu­mió el con­trol, re­cor­dán­do­me las no­ches que pa­sa­ba solo en la es­cue­la, y en los mu­chos li­bros que des­can­sa­ban en las es­tan­te­rías. Mi demonio me su­gi­rió que pro­ba­ble­men­te allí ha­bría un "des­cuen­to" de  20 euros.

Igual deam­bu­lo por la ofi­ci­na entre cla­ses y me en­cuen­tro una bolsa de ca­ra­me­los abier­ta en el es­cri­to­rio. Y estoy ham­brien­to. Estoy ham­brien­to, ¿vale? Así es em­pie­zan los pro­ble­mas...

-¿Qué di­fe­ren­cia su­pon­drán un par de ca­ra­me­los menos en la bolsa? ¡Nunca se darán cuen­ta! -oigo su­su­rrar en mi con­cien­cia.

-No, no los ne­ce­si­tas, abs­ten­te. Tie­nes 23 años. Es hora de aca­bar con este com­por­ta­mien­to -re­ci­bo como al­ter­na­ti­va.

Mien­tras entro en la clase, di­rec­to a por mi bo­te­lla de agua para ayu­dar a bajar los ca­ra­me­los, mi re­mor­di­mien­to es evi­den­te. Ni si­quie­ra te gus­tan de esa marca, pien­so yo, tris­te­men­te, para mí mismo.

Las fe­cho­rías me per­si­guen por Ba­bi­lo­nia como som­bras in­elu­di­bles. Un com­pa­ñe­ro, tam­bién pro­fe­sor, con fre­cuen­cia se de­di­ca a in­ves­ti­gar por In­ter­net acer­ca de los úl­ti­mos mé­to­dos y es­ti­los de en­se­ñan­za. A mí, por otro lado, se me puede en­con­trar a me­nu­do echan­do un vis­ta­zo a la sec­ción de de­por­tes de la BBC, des-in­for­mán­do­me y le­yen­do no­ti­cias que no ten­drán nin­gún im­pac­to en mi vida. En la sala de pro­fe­so­res hay su­mi­nis­tros para pre­pa­rar café y té. Un le­tre­ro en la pared ad­vierte de los pe­li­gros de no lavar tu taza des­pués de ha­ber­la usado. Y justo de­ba­jo del le­tre­ro re­po­sa mi taza. Sucia. Des­can­sa ahí or­gu­llo­sa y llena de des­ca­ro; un sím­bo­lo de por­ce­la­na man­cha­da que re­pre­sen­ta la co­rrup­ción de un en­torno en ar­mo­nía. ¿Cuán­to más tar­da­rán mis com­pa­ñe­ros en darse cuen­ta de que este menda no está muy lim­pio tam­po­co? Y ese jabón y esa es­pon­ja no ser­vi­rán para lim­piar­me. No del todo, en cual­quier caso.

Un pro­fe­sor, des­pués de todo, es el em­ble­ma de la mo­ra­li­dad. Pero, sen­ta­do en casa, ho­jean­do mi nuevo libro de texto de es­pa­ñol , mien­tras tomo apun­tes en un papel que pre­via­men­te había es­ta­do en la im­pre­so­ra de la es­cue­la, me doy cuen­ta de que no puedo aca­llar a mi de­mo­nio in­te­rior, y que­da­ré ex­pues­to pron­to. Mien­tras tanto, una lucha moral se está li­bran­do en mi alma: el Bien con­tra el Mal. Sí; es una lucha, ¿vale? Y no una par­ti­cu­lar­men­te igua­la­da.