El efecto Benjamin Button: Klaus libera el camino a Lisboa

Artículo publicado el 4 de Noviembre de 2009
Artículo publicado el 4 de Noviembre de 2009
Después del bloqueo ejercido durante meses, el presidente checo, Václav Klaus, ha sido el último jefe de Estado europeo en firmar el Tratado de Lisboa. Lo suscribió ayer después de que el Tribunal Constitucional de Brno rechazara la demanda de unos senadores conservadores del país contra el texto.
Hay grandes expectativas unidas a la reforma de la UE que ahora podrá entrar en vigor con dicho Tratado

Berlingske Tidende - Dinamarca: La UE por fin podrá trabajar mejor

El diario Berlingske Tidende celebra el hecho de que la UE por fin pueda trabajar mejor en conjunto y plantar cara a los desafíos del futuro con la suscripción checa del Tratado de Lisboa: "Después de que el último país comunitario, la República Checa, firmara ayer el Tratado de Lisboa, Europa puede respirar aliviada. Tras un proceso increíblemente fatigoso y burocrático, los 27 Estados miembro de la UE han logrado aceptar un tratado que une seriamente entre sí a los países en muchos ámbitos y que crea la posibilidad de que éstos trabajen en conjunto de manera más flexible [...] en un gran número de retos internacionales. Con la aceptación del Tratado de Lisboa se facilitarán considerablemente las soluciones comunes de los problemas climáticos así como en materia de globalización y cooperación internacional".

Dziennik Gazeta Prawna - Polonia: Solo el primer paso para una voz unánime

Tras la firma del Tratado de Lisboa por el presidente checo, Václav Klaus, el periódico Dziennik Gazeta Prawna reclama que la UE cree instituciones sólidas: "El Tratado de Lisboa ha sido aceptado. Sin él, la UE no solo se quedaría por el camino, sino que empezaría a involucionar hasta descender de la primera liga de las grandes potencias. Pero el Tratado constituye por supuesto solo un primer paso. Y ahora se debe rellenar con contenidos y aprovisionar a la UE de sólidas instituciones. No es ninguna coincidencia que EE UU ya no considere a Europa como su socio más importante. Eso sucede sobre todo porque el Viejo Continente no posee ninguna capacidad de decisión y los políticos nacionales se obstaculizan unos a otros. Washington simplemente carece de un interlocutor en la otra orilla del Atlántico que hable con una sola voz".

Andrzej Talaga

Il Sole 24 Ore - Italia: Un tratado viejo de nacimiento

Basándose en el personaje Benjamin Button del escritor estadounidense F. Scott Fitzgerald, el periódico financiero Il Sole 24 Ore explica que el Tratado de Lisboa ya sería de avanzada edad: "No como Constitución soñada, ni mucho menos como indispensable manual de Gobierno de los 27, el nuevo texto nace después de ocho años de parto [...] . No descorchéis el champán. [Nosotros,] como el padre de Benjamin Button, el personaje de Scott Fitzgerald obligado a vivir la vida del final al principio, descubrimos en la cuna a un viejecillo lleno de arrugas y no al vivaz neonato de 27 almas. [...] Pero la ávida división de las nuevas butacas no evoca [...] innovación. [...] Europa debería reencontrarse rápidamente para evitar la decadencia. No tenemos por delante, a diferencia de Benjamin Button, la vida entera para rejuvenecer".

Enrico Brivio

Právo - La República Checa: Una soberanía estatal reversible

"A Europa se le ha quitado un peso de encima", remarca el diario de izquierda Právo después de que el Tribunal Constitucional de la República Checa haya declarado la compatibilidad del tratado de reforma con la Constitución y el presidente Václav Klaus lo haya suscrito: "Con todo, ha mantenido su posición de rechazo y ha criticado con dureza a los jueces constitucionales. Insiste en que la República Checa pierde [con él] su soberanía. [...] Sin embargo, no existe una soberanía estatal ilimitada. La soberanía del Estado no se pierde como la virginidad; se puede volver a recuperar mediante una decisión estatal. [...] Los detractores no tienen razón al sostener que la evolución de Europa sería un proceso incontrolable, independiente de la voluntad de la República Checa. El Estado debe renunciar ahora a otras partes de su soberanía si el legislador lo aprueba y el Gobierno le da el visto bueno".

Petr Uhl

The Irish Times - Irlanda: Los escollos continuarán en Reino Unido

La lucha con Europa de los tories, el partido conservador británico, continuará a pesar de la ratificación del tratado de reforma de la UE, opina el diario The Irish Times: "Se dice que el líder del partido [conservador británico] David Cameron está dispuesto a reconocer, con la ratificación consumada, que el asunto [de un referéndum] ya es irrelevante. [...] Su reconciliación tardía con el Tratado, sin embargo, no significa que, de llegar a gobernar, deje en paz el asunto de la relación entre Gran Bretaña y la UE. Los tories siguen comprometidos con repatriar poderes sustanciales de Bruselas [a nivel estatal]. [...] Tristemente, al parecer, [...] la promesa de que su promulgación debería poner fin a la discusión constitucional e institucional en la UE durante una generación se reduce a un mero deseo. No es una perspectiva halagüeña".