El eje Viena-Zagreb

Artículo publicado el 14 de Octubre de 2005
Artículo publicado el 14 de Octubre de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

¿Por qué apoya Austria la entrada de Croacia en la UE mientras quiere impedir la de Turquía?

"Si se analiza qué región es la más importante para Austria y los austriacos, se verá que son los Balcanes occidentales", afirmó Ursula Plassnik, ministra austríaca de Asuntos Exteriores, en una entrevista el pasado mes de abril en el diario Kurier acerca de las prioridades austriacas en política exterior. Se vanagloriaba de que gracias a su trabajo la UE no había suspendido las conversaciones con Croacia debido al asunto Gotovina (el criminal de guerra que Europa exige a Croacia que entregue al Tribunal de La Haya): "Veo esto como parte de nuestro trabajo de vecindad. Así se manifiesta una buena vecindad de forma concreta. Austria ha dedicado a esta cuestión una cantidad enorme de recursos para aumentar su credibilidad, y debemos continuar de este modo." Sin embargo, no es sólo credibilidad, confianza y sentimentalismo histórico lo que explica la luna de miel entre Viena y Agram (Zagreb en austriaco). La economía también juega un papel importante.

Inversor número uno

El Director del Banco Nacional austriaco confirmó en septiembre, durante la presentación del Informe Mundial de Inversiones del UNCTAD, el importante papel que juega el país alpino en Europa central y sudoriental: Austria es en Croacia, Eslovenia y Bulgaria el mayor inversor extranjero. 220 millones de euros salieron de Austria en 2004 hacia Croacia. En total, Austria ha invertido en Croacia 2.100 millones de euros en el período comprendido entre 1993 y 2003. Algo más del 30% de las inversiones extranjeras en el país balcánico. De hecho, en 2003 se ha superado la barrera de los 1.000 millones de euros. La defensa de las aspiraciones croatas de entrar en la UE tiene poderosas razones económicas para Austria. Un conveniente lavado de imagen a través de una campaña de comunicación gratuita en los medios de comunicación austriacos sólo puede ser positiva para Austria en las relaciones comerciales con los países del antiguo imperio austro-húngaro.

Incluso en turismo se ha convertido Croacia en un destino más importante que Turquía para Austria. Asia menor resultó ser, por así decirlo, un alojamiento alternativo para los veraneantes austriacos durante la guerra de los Balcanes. Una posición que Turquía ha perdido no sólo por el terrorismo. De acuerdo con los cálculos del Instituto de Investigación sobre Tiempo Libre de Viena, Croacia se sitúa actualmente en la tercera posición como destino vacacional tras Italia y Grecia, desplazando a Turquía a la cuarta plaza.

Un gran mercado, aunque no para Austria

Si bien existe hacia Turquía una activa exportación austriaca, a pesar de la actitud del Ministerio de Asuntos Exteriores -que resulta de todo menos afortunada-, es cierto que Turquía en su conjunto es mucho menos importante. Al contrario que Alemania, Austria no tiene una interdependencia económica manifiesta con Turquía. A pesar de ello, el volumen de exportaciones se ha elevado en los últimos años de los 620 millones de euros en 2003 a los 790 en 2004, figurando Turquía por orden de importancia al lado de Finlandia.

Aun cuando a la vista de los datos económicos se podría dar la bienvenida en la UE a ambos países, la ciudadanía se pronuncia de forma escéptica: según el Eurobarómetro, sólo el 10% de los austríacos aceptaría la entrada de Turquía. El país adriático tiene en Austria más defensores: cerca del 45% da la bienvenida a la entrada de Croacia.