El escándalo de la marca 'Rumanía': ¿Por qué no también la imagen 'Romaní'?

Artículo publicado el 5 de Agosto de 2010
Artículo publicado el 5 de Agosto de 2010
El logotipo institucional para fomentar el turismo en Rumanía, financiada con fondos de la UE, ha sido finalmente lanzada al mercado el pasado 29 de julio, en el pabellón de la EXPO Universal de Shangai, aunque la campaña 'Descubre el jardín de los Cárpatos' no esté teniendo mucho éxito (por ahora)

Desde el 29 de julio, turistas de todo el mundo deberían comenzar a reconocer a Rumanía en su nuevo logotipo verde con letras escritas a mano y la forma de una hoja que promueve su naturaleza y biodiversidad. Así, Rumanía se une a países comos las Maldivas, Nueva Zelanda o Noruega, que conceden más importancia a su 'belleza natural' que al arte y la cultura que pueden ofrecer, como en el caso de Italia y Francia.

El logotipo le ha costado, supuestamente, un millón de euros al ministerio rumano de Turismo y está siendo ampliamente criticado porque parece sacado de una base de imágenes prediseñadas. Los blogueros rumanos han indagado hasta encontrar uno similar en venta en internet, a 250 euros. El propio ministro de Turismo ha mencionado su semejanza con la imagen de una marca de transporte del Reino Unido. Por su parte, la UE lanzó un logotipo similar en febrero de 2010, una veta verde , la 'Eurohoja', para distinguir los alimentos orgánicos y diseñado por un estudiante alemán.

La nueva marca comercial de Rumanía procede de la misma empresa (con sede en España) que creó el exitoso logotipo de España, que celebra 26 años de existencia en 2010. Identificarse con Joan Miró y una imagen del sol ha funcionado para los españoles, pero la campaña rumana, por lo pronto, no ha captado la imaginación local. Alina Popescu, que posee su propia agencia de marketing y publicidad en Rumanía, ataca rotundamente la iniciativa en un comentario de su blog y advierte que esta campaña no traerá turistas al país, ya que todavía tienen dificultad para identificar los Cárpatos con Rumania. El periodista Sabin Orcan adopta la misma línea en el diario nacional Adevărul: “Intentamos en vano tentar a los extranjeros para que visiten los 'jardines de los Cárpatos'. Fracasamos, porque cuando llegan ven que la belleza de los paisajes y la hospitalidad de los rumanos están 'aderezados' con baches, basura y perros callejeros, así como muchas, muchas otras molestias que les acompañan desde el aeropuerto a sus habitaciones de hotel”.

En cualquier caso, los 73 millones de euros dedicados a la campaña probablemente no vean un esfuerzo de reposicionamiento por parte de una agencia de relaciones públicas de Gran Bretaña. El 3 de agosto, una investigación del The Guardian en el Reino Unido reveló que Londres es la capital del “lavado de reputación”, ya que ha renovado la marca turística de naciones tan diversas y algunas con los peores índices en cuanto a protección derechos humanos como Arabia Saudí o China. Imaginen si el gobierno decidiera sacarle punta de marketing a este filón y se inspirará en el eslogan del 2007 de Eslovenia, “I Feel S’LOVE’nia” ('Me siento ES’LOVE’nia'). Centrarse en la parte 'Roma' de 'Romania' (roma significa gitano en inglés y Romania, Rumania) tendría el éxito asegurado de revertir toda la diatriba política actual contra esta comunidad y, quizás, jugar la baza de un valor turístico diferente.

Fotografía principal tomada en Brasov, en el sur de los Cárpatos  ©Kinderash/ Agapie Camil/ Flickr