El extraño caso de los oriundos italianos, entre el fútbol y la ciudadanía

Artículo publicado el 2 de Julio de 2014
Artículo publicado el 2 de Julio de 2014

EI caso de los ju­ga­do­res oriun­dos de la Se­lec­ción Ita­lia­na tiene casi un siglo y ha ge­ne­ra­do po­lé­mi­ca en el pa­sa­do. Sin em­bar­go exis­ten tam­bién oriun­dos de "clase B", los hijos de los in­mi­gran­tes ita­lia­nos na­ci­dos en el ex­te­rior que com­par­ten la cul­tu­ra y la iden­ti­dad del país pero que han per­di­do para siem­pre el de­re­cho a la ciu­da­da­nía ita­lia­na. 

La Copa del Mundo de Bra­sil va a ser re­cor­da­da como el tor­neo de la doble na­cio­na­li­dad.​ En una competición donde al menos 274 ju­ga­do­res tie­nen dos pa­sa­por­tes, el mer­ca­do del fút­bol de­pen­de vir­tualmente de la trans­fe­ren­cia de los ju­ga­do­res de un equi­po a otro den­tro de los ac­tual­men­te di­fu­sos con­fi­nes entre ius soli  y el ius san­gui­nis. En Eu­ro­pa son fre­cuen­tes los casos de ju­ga­do­res hijos de se­gun­da o ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de in­mi­gran­tes, basta ver la se­lec­cio­nes de Suiza, de Fran­cia "ne­gro-blan­co-del norte de Áfri­ca", de Ale­ma­nia, de Holan­da o de Bél­gica, pero el caso de la se­lec­ción de Ita­lia es dis­tin­to. En este caso apa­re­cen los oriun­dos. El tér­mino co­no­ci­do en el de­por­te y di­fun­di­do en la so­cie­dad, de­ri­va del la­tín oriri, "es­se­re nato" y se re­fie­re a aque­llos ju­ga­do­res que ha­bien­do na­ci­do en el ex­tran­je­ro han "re­cu­pe­ra­do" la na­cio­na­li­dad de sus an­ces­tros me­dian­te un trá­mi­te. Hoy Pran­del­li afir­ma que los oriun­di "son los nue­vos ita­lia­nos" y men­cio­na a dos, Ga­briel Pa­let­ta y Thia­go Motta. Aun­que a lo largo de su his­to­ria la se­lec­ción ha in­clui­do en su plan­tel a al menos 42, de los cua­les la mitad fue­ron ar­gen­ti­nos: desde el cuar­te­to de los años trein­ta, At­ti­lio De­ma­ria, En­ri­que Guai­ta, Luis Monti Rai­mun­do Orsi a Mauro Ger­man Ca­mo­ra­ne­si, parte del equi­po que ganó la copa mun­dial en 2006, pa­san­do por Juan Al­ber­to Schiaf­fi­no, Omar Si­vo­ri  y José Al­ta­fi­ni, por citar a al­gu­nos fa­mo­sos. 

Como can­ta­ Paolo Conte en Su­da­mé­ri­ca: "El hom­bre que vino de lejos tiene la ge­nia­li­dad de Schiaf­fi­no pero re­li­gio­sa­men­te toca el pan y mira sus es­tre­llas uru­gua­yas. Ah, Su­da­mé­ri­ca...". ¿Pero qué su­ce­de si el hom­bre no tiene la ge­nia­li­dad para el fút­bol de Schiaf­fi­no? La pre­gun­ta surge de ma­ne­ra es­pon­tá­nea por­que exis­ten casos dia­me­tral­men­te opues­tos a los de los cam­peo­nes uru­gua­yos, donde las nor­mas no per­mi­ten "re­cu­pe­rar" la na­cionalidad de ori­gen para ase­gu­rar­se los ser­vi­cios del ju­ga­dor, sino que nie­gan de­fi­ni­ti­va­men­te la so­li­ci­tud de ciu­da­da­nía. Un eslo­gan na­cio­na­li­sta afir­ma que la ciu­da­da­nía si no se he­re­da se ob­tie­ne con mé­ri­tos pero no se re­ga­la. ¿Jugar bien al fút­bol es me­ri­to­rio? ¿Por qué otros po­ten­cia­les ita­lia­nos no han te­ni­do la suer­te de las es­tre­llas del balón? Hoy es más fácil para un ju­ga­dor ob­te­ner la na­cio­na­li­dad ita­lia­na con un bi­sa­bue­lo ita­liano que para los hijos de los miles de ita­lia­nos que emi­gra­ron a par­tir de los años 50.

una ven­ta­na de 5 años para "re­cu­pe­rar" la na­cio­na­li­dad

Des­púes de 1945, cuan­do las leyes in­mi­gra­to­rias se tor­na­ron más se­ve­ras, mu­chos in­mi­gran­tes fue­ron obli­ga­dos a na­tu­ralizarse en el país adop­ti­vo. ­Pero todo cam­bió en 1992. Antes, de hecho, la doble ciu­da­da­nía no era re­co­no­ci­da y por lo tanto todo aquel que hu­bie­ra op­ta­do por la na­tu­ra­li­za­ción per­día au­to­má­ti­ca­men­te la ciu­da­da­nía ita­lia­na.​ Cuan­do la le­gis­la­ción cam­bió se abrió un pe­río­do "ven­ta­na" de 5 años para re­cu­pe­rar la ciu­da­da­nía per­di­da, pero el go­bierno ita­lia­no no se dis­tin­guió por su em­pe­ño en in­for­mar al res­pec­to a sus "ove­jas per­di­das". No hubos lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, ni car­tas, ni si­quie­ra un te­le­gra­ma. Y, de hecho, como su­ce­dió en la era "preh­i­stó­ri­ca" cuan­do no exis­tía in­ter­net, sig­ni­fi­có que mu­chas per­so­nas per­die­ron la ciu­da­da­nía. En lugar de, por de­cre­to, per­mi­tir re­tro­ac­ti­va­men­te que todo aquel que quie­ra re­cu­pe­rar la ciu­da­da­nía pase por la em­ba­ja­da a rea­li­zar el trá­mi­te co­rres­pon­dien­te sin li­mi­ta­ción tem­po­ral, lo que hu­bie­ra cam­bia­do la his­to­ria y evi­ta­do mu­chos pro­ble­mas y de­silu­sio­nes, el go­bierno con­si­de­ró que el plazo men­cio­na­do fue tiem­po su­fi­cien­te para tomar co­no­ci­mien­to de la mo­di­fi­ca­ción en la le­gis­la­ción y obrar en con­se­cuen­cia.

De más está decir que una po­lí­ti­ca como esta cla­ra­men­te ha sido un  fra­ca­so y ha de­ja­do a hijos de ita­lia­nos, que ha­blan co­rrec­ta­men­te el idio­ma y com­par­ten la cul­tu­ra de sus an­ces­tros, sin nin­gún reco­no­ci­mien­to de su evi­den­te ita­lia­ni­dad. Este es el caso de Laura D’A­me­lio. La ítalo-ca­na­die­nse ha com­par­ti­do pú­bli­ca­men­te la  ex­pe­rien­cia de que su so­li­ci­tud de ciu­da­da­nía ita­lia­na fuera re­cha­za­da pese a los fuer­tes lazos fa­mi­lia­res, cul­tu­ra­les y lingüís­ti­cos que la unen al país.  

no ne­ce­si­to pa­pe­les para ser ita­lia­na

"Du­ran­te gran parte de mi vida me he sen­ti­do ita­lia­na. Todos mis abue­los, pa­ter­nos y ma­ter­nos, na­cie­ron allí, así como tam­bién mis pa­dres y gran parte del resto de mis fa­mi­lia­res, salvo yo. Cuan­do, hace unos años, fui a so­li­ci­tar la ciu­da­da­nía ita­lia­na, me fue de­ne­ga­da", es­cri­be en su blog. "Apa­ren­te­men­te", pro­sigue, "había un pe­rio­do ven­ta­na de 5 años, en el cual los íta­lo-ca­na­dienses po­día­mos so­li­ci­tar la doble ciu­da­da­nía que per­di­mos cuan­do éra­mos jó­ve­nes. Es­tu­ve y estoy mo­les­ta". Las úni­cas po­si­bi­li­da­des que le que­dan para ob­te­ner la ciu­da­da­nía son re­si­dir 10 años en Ita­lia, lo que de hecho sig­ni­fi­ca­ría una pe­sa­di­lla bu­ro­crá­ti­ca, ca­sar­se con un ciu­da­dano ita­liano o tra­ba­jar para el go­bierno de Roma durante 5 años, por ejem­plo en las fuer­zas ar­ma­das. Pero Laura ha de­cidido que no ne­ce­si­ta los pa­pe­les para de­mos­trar que es ita­lia­na. "Que te digan que no eres ita­lia­na pese a que siem­pre has pen­sa­do que lo eres es una ex­pe­rien­cia ex­tra­ña que pro­du­ce con­fusión­. Me llevó a pen­sar '¿quién tiene el de­re­cho de de­ci­dir sobre la iden­ti­dad cul­tu­ral y la vida de una per­so­na?' '¿Las per­so­nas que otor­gan los pa­sa­por­tes o aque­llos que sim­ple­men­te viven su pro­pia vida?", con­ti­núa es­cri­bien­do ama­rga­men­te Laura. "Qui­zás no pueda vivir li­b­re­men­te en Ita­lia, pero me sien­to ita­lia­na y estoy aquí para lle­gar a co­no­cer mi vida ita­lia­na, cómo vi­vir­la y sobre todo para co­no­cer quién soy".

Las dudas e in­quie­tu­des de per­so­nas como Laura D’A­me­lio per­sis­ten. Si ma­ña­na quie­re evi­tar que a su hijo le su­ce­da un drama si­mi­lar, le acon­se­ja­mos que lo ins­cri­ba en una buena es­cue­la de fút­bol y es­pe­re que se con­vier­ta en cam­peón. Solo así ten­drá un pa­sa­por­te con las pa­la­bras Re­púb­li­ca Ita­lia­na im­pre­sas en él.