El factor X

Artículo publicado el 1 de Agosto de 2007
Artículo publicado el 1 de Agosto de 2007

El señor y la señora X emprendieron un viaje. Escogieron Ámsterdam, ciudad cuyo escudo está compuesto por tres X. El día X, el Señor X, como un perfecto caballero, llevó la maleta XXL. Nada más llegar decidieron hacer cualquier cosa, X-Beliebigem, como se dice en Alemania. Si a través de los lenguajes europeos, X generalmente hace referencia a un misterio indescifrable o a elementos intercambiables, puede también hacer las veces de incógnita o de carácter de sustitución.

En la lengua escrita, lo encontramos bajo tres formas: como letra, imagen y cifra. La letra X ha sido tomada del alfabeto griego, y con razón: es particularmente fácil y rápida a escribir. A través de una simple X inscrita sobre el dorso de la mano, un barman puede prohibir a los menores pedir alcohol. Para los analfabetos, el signo XXX puede tener valor de firma sobre los documentos oficiales.

Pero X es también un símbolo. Puede utilizarse en lugar del nombre de Cristo en la versión británica abreviada de la Navidad Xmas, para decir Christmas. Sin embargo, este símbolo, no se limita sólo a lo religioso: es también susceptible de representar elementos diversos y variados, sea un cruce de calles o un código genético. Su polimorfismo hace que pueda encarnar el número romano 10 o caracterizar la industria porno en el mundo moderno.

En Alemania, ein X für ein U bekommen (recibir una X por una U") sería como decir recibir gato por liebre. La pronunciación de la X le permite ser utilizada en ocasiones como una sola sílaba: los Ingleses del mundo de la moda recurren a menudo al x-treme para decir extreme pero se regocijan mucho menos oyendo hablar de su x-boyfriend (ex-novio)

Volviendo al Señor y la Señora X, tras su estancia en Ámsterdam, escribieron postales firmadas XXX, para enviar “muchos besos” a sus destinatarios. También acabaron dejando una propina en su habitación de hotel acompañada por una pequeña palabra a modo de saludo: “¡THX!” (Abreviación del tradicional thanks inglés).

¿Que de dónde viene la X de las ecuaciones? De los judíos sefardíes españoles que, en la edad media, designaban la incógnita con la letra Xai, X. Y de ahí, debido a la diáspora que vivieron por culpa de la expulsión que sufrieron con los Reyes Católicos, se extendió al mundo.