El Fiat 500: una historia de éxito barato en tiempo de crisis económica

Artículo publicado el 24 de Febrero de 2009
Artículo publicado el 24 de Febrero de 2009
La industria automovilística no vive sus mejores momentos y la Fiat, con una operación de márquetin muy lograda, ha comercializado un producto que le ha permitido afrontar mejor la crisis. “El sueño italiano” por menos de 12 mil euros

Marco espera para dar una vuelta en el nuevo Fiat 500, coge las llaves y mientras va a ponerse al volante acaricia con la mano el parabrisas. “El sueño italiano” comenta y sonríe antes de abandonar el concesionario Galdieri Auto y desaparecer por las calles de la zona industrial de Salerno. El rugido de los motores de los Mercedes y BMWs de los cercanos concesionarios se escucha con fuerza mientras vamos al centro, pero desde hace unos meses han dejado de ser competencia. Hoy, con la crisis en el sector, son los pequeños coches los que triunfan mientras los grandes, llenos de accesorios, permanecen en los concesionarios o en las propias fábricas donde se producen.

“Es chula, ligera y barata”

Una chica frena y baja de un nuevo 500 blanco con grandes flores rosas, amarillas y verdes pintadas en las ventanillas. “¡Es bien cómodo!”, declara ajustándose la falda, “es chulo, ligero y barato”. Podría ser el reclamo publicitario dado que, en un marco de incertidumbre económica, son estas las características que han favorecido la venta de este modelo: pequeña cilindrada, compacto, no muy caro, poco contaminante y bello estéticamente. En el concesionario nos explican las características de este automóvil, le damos una vuelta y después, una vez sentados dentro, “el nuevo 500 es un 3 puertas de las dimensiones que observa. Conjuga el actual sentido familiar de los últimos modelos Fiat con los elementos distintivos del primer Fiat 500”.

(nvr77/flickr)Pasa después a profundizar en los motivos ecológicos: “Todos los propulsores del Fiat 500 cumplen la normativa Euro 4 y están listos para cumplir las más severas restricciones de las futuras normas europeas (Euro 5), respetando ya los límites de emisiones que, presumiblemente, entrarán en vigor en 2009. Además, el modelo 1.3. Multijet ofrece de serie el sistema FAP (filtro anti partículas contaminantes)”. Y además, el pago es fácil y está bien promocionado: “con la promoción 500cents el cliente puede personalizar el coche con más de 500 mil variaciones sin coste suplementario: solo 5 euros al día para conseguir cualquier versión, cilindrada o accesorios. Con 50to500 el cliente retira el coche pagando de entrada solo el 50%, mientras que el otro 50% se paga en dos años sin intereses”. El precio del modelo base parte de los 10.500 € (en Italia no se ha comercializado el 500 Naked que se caracteriza por un equipamiento reducido al mínimo y vendido en otros países por menos de 10 mil euros).

“¿Un éxito? Bueno…”

“El año pasado el objetivo fue puesto inicialmente en las 120 mil unidades para después incrementarse a las 150 mil y terminar pasados 12 meses en 191 mil unidades”, precisa el mánager Lorenzo Sistino: “Claramente por encima del objetivo”. Desde la sede del grupo Fiat hablan de “caso positivo” a pesar de la crisis, pero añaden: “seguramente el 500 (producido en Tichy, Polonia) ha sido un gran éxito desde el punto de vista comercial pero no se puede decir que este, como tampoco ningún otro modelo, esté teniendo logros positivos por la crisis que está afectando duramente a la economía real. Las matriculaciones de vehículos nuevos han sufrido fuertes contracciones en los últimos meses, tanto en Italia como en otros países europeos”. 

El Fiat 500 surgió de un proyecto participativo en el que los potenciales compradores enviaban sus sugerencias para el nuevo modelo

Este, que ha sido bautizado como el coche italiano de la crisis, realmente frente a la crisis tiene poco que hacer: nació de un proyecto participativo en el cual tomaron parte potenciales compradores que enviaron a una web sus deseos de cómo querrían el nuevo 500. El coche, por tanto, tiene éxito por que se amolda a lo deseado y ha tenido una buena estrategia de márquetin, y no por el ahorro (ya sea económico o energético). Se acomoda al gusto estético y el estilo propio de las nuevas generaciones. Paradójicamente, la Fiat, que estuvo al borde de la quiebra varias veces en los últimos años, gracias al “tratamiento Marchionne”, el administrador delegado de la corporación turinesa desde 2004, considerado el artífice del saneamiento del grupo Fiat, se ha repuesto de una debacle interna y se ha afianzado, con este modelo en particular, frente al golpe que ha afectado al sector entero.

El nuevo 500 es otro modo (tal vez positivo) de mirar a la crisis pero, seguramente no es una posibilidad para superarla. Lo demuestran los muchos obreros italianos en el paro que no solo no compran sino que no producen el nuevo modelo 500.