El fin de la libertad en Alemania

Artículo publicado el 10 de Octubre de 2005
Artículo publicado el 10 de Octubre de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Los estudiantes alemanes gozan de una libertad sin igual en Europa para la elaboración de su currículo universitario y la elección de las asignaturas. Una situación que va a cambiar con la reforma de la ley LMD.

En las universidades germanas las combinaciones de asignaturas “exóticas” como orientalismo o ciencias sociales son moneda corriente. Mientras en otros países europeos los estudiantes se centran en una disciplina elegida a principio de los estudios universitarios con una duración previamente configurada, el estudiante alemán configura por sí mismo su itinerario, y ya se sabe que elegir es lo más difícil. “Sucede a menudo que estudiamos una o dos materias ‘para nada’, pues nunca las usaremos en nuestro futuro profesional”, comenta Bianca Gabrielli, alumna de literatura, sociología y ciencias políticas. “Sin embargo, después de los estudios, cualquier combinación inédita puede engendrarnos oportunidades interesantes”, subraya.

Más allá de Humboldt

Los estudiantes alemanes –conforme a los principios de “unidad de investigación y enseñanza” del filósofo Humboldt, que también era alemán- deben adoptar cuanto antes una actitud de investigador capaz de especializarse sin problemas. Perro quien observe de cerca el panorama universitario alemán se dará cuenta en seguida que la realidad dista mucho de este ideal. A menudo los estudios se prolongan demasiado, los jóvenes titulados no se encuentran preparados para desembarcar en el mercado laboral, las facultades públicas carecen de suficiente personal y de medios: por todos lados hace falta más dinero.

Los distintos proyectos de reforma van dirigidos al fomento de universidades “de elite” con el objetivo de multiplicar los centros orientados profesionalmente pero abiertos a otras disciplinas, pasando por la especialización de las facultades en detrimento de la diversidad de las materias propuestas. Muchas universidades ya han comenzado sus reformas para acortar la duración de los estudios. De aquí a 2010, dentro del marco de armonización de las formaciones europeas, todos los itinerarios universitarios en Alemania deben adoptar el modelo de la ley alemana LMD. El objetivo es lograr itinerarios más estrictos, estructurados y de homologación internacional.

¿Qué quedará de todo?

Este proceso de reconversión entraña un cuestionamiento sobre lo que hay que conservar de lo ya existente. Wolfgang Behringer, profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de Sarre, saca provecho de su experiencia personal y no duda en establecer una comparación con el modelo británico. “El hecho de que los estudiantes tengan amplia libertad de elección en su itinerario representaba innegablemente una de las grandes ventajas de nuestro sistema universitario. Sólo bajo determinadas condiciones saldremos ganando al adaptarnos al modelo Bachelor más Master, inspirado del Reino Unido. Con estudios cortos, es posible que respetemos los plazos preconizados por las instrucciones oficiales, pero no permitirá que estemos mejor preparados para aspirar a una actividad profesional”.

Rainer Gutmann, otro profesor de la Universidad de Sarre, también cree que la libertad existente en Alemania es una marca de calidad. “El sistema alemán forma a estudiantes autónomos maduros para responder a las exigencias más diversas que les depara su futura vida laboral.” Un objetivo que, según él, no se logra en otros países europeos. “Tras tres años de estudios y una diplomatura en el bolsillo, raro es el estudiante francés que encuentra un trabajo fijo, por lo tanto se ve obligado a proseguir sus estudios para obtener mejor titulación.”

Libertad de elección restringida en Europa

En las universidades y Grandes Escuelas francesas, el itinerario es muy estricto y el sistema muy escolar. No hay apenas elección de materias opcionales. En Holanda, la reorganización según los principios LMD del proceso de Bolonia, (Bachelor-Master-Doctorado) ya se ha completado. Algunos centros como la Universidad de Maastricht, conceden una cierta libertad de elección de la problemática en cada materia dominante, pero en el marco de una enseñanza muy distinta y basada en el método de aprendizaje por problemas (APP). En gran Bretaña, ciertas universidades han decidido ahora flexibilizar algo sus itinerarios posibles. Los estudiantes tienen la posibilidad de elegir materias optativas además de las obligatorias. Pueden, además, elegir una sola asignatura o combinar varias.