El futuro de Irán : ¿Tiranía o Democracia?

Artículo publicado el 9 de Febrero de 2005
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 9 de Febrero de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Prohibido un gran acto previsto para este 10 de febrero en París en protesta contra las flagrantes violaciones de los derechos humanos en Irán.

Los organizadores estimaban que más de 40.000 personas participarían en la manifestación que iba a celebrarse por el 26º aniversario de la revolución iraní, pero a pesar de contar con el respaldo de más de 60 organizaciones pro derechos humanos y el apoyo de más de 250 políticos tanto franceses como del resto de Europa, las autoridades francesas no han autorizado el acto.

El pan nuestro de cada día: torturas y ejecuciones

Es tan sólo otro ejemplo de la ambigüedad de las relaciones entre la UE y la teocracia iraní. Recientemente, tanto la asamblea general de las Naciones Unidas como el Parlamento Europeo, han aprobado resoluciones (en diciembre de 2004 y enero de 2005 respectivamente) condenando la vergonzosa violación de los derechos humanos en Irán. Según el informe para 2005 de la organización Human Rigth Wacth y otro emitido el pasado mes de noviembre por el ministerio británico de Asuntos Exteriores la situación en Irán está empeorando. Durante los últimos 45 días la página de noticias iraní Iran Focus ha informado de 50 condenas a muerte y ejecuciones, incluyendo la de algunos presos políticos. Las lapidaciones, amputaciones y extirpaciones de ojos siguen siendo penas habituales en Irán, se arresta a los manifestantes en masa y las mujeres y niños tampoco se salvan. La prensa iraní informó de cuatro ejecuciones públicas de mujeres el año pasado y hay programadas al menos 14 lapidaciones o ahorcamientos más para los próximos meses. Según declaró Fahimeh Hajmohammad Ali, abogado laboralista en un tribunal iraní a la agencia estatal iraní de noticias (ILNA), son al menos 30 los menores de 18 años sentenciados a muerte que cumplen condena en el reformatorio de Teherán y en Rajai Shahr. A pesar de todo esto, la UE sigue siendo el principal socio comercial de Irán.

Apoyar la democracia

Pero no es sólo el trato que reciben los ciudadanos iraníes lo que debería llamar la atención del mundo. En un artículo publicado por el Washington Times, Struan Stevenson, eurodiputado y co-portavoz de Free Iran Intergroup en el Parlamento Europeo, señaló que “la creciente intromisión de Irán en Iraq así como su insistencia en desarrollar un programa nuclear propio suponen la mayor amenaza para la paz y la seguridad en Iraq y en Oriente Medio en 2005“. Se necesita encontrar una solución para pararle los pies a la amenaza que esto supone tanto para sus nacionales como para la comunidad internacional, pero ni apaciguar Irán ni una invasión al estilo de Iraq es la salida. La salida más factible y eficaz pasa por incentivar el cambio democrático en Irán, confiando en el pueblo iraní y ayudándoles en su lucha para cambiar el régimen. Los miles de estudiantes que corearon consignas antigubernamentales durante el discurso dado por le presidente iraní Jatamí el mes pasado en la universidad de Teherán ya están hartos de los mulás; ahora toca que Europa les eche una mano, lo cual convierte en injustificable la prohibición de la manifestación que iba a tener lugar en París.