El gobierno húngaro se hace una Constitución a medida

Artículo publicado el 19 de Abril de 2011
Artículo publicado el 19 de Abril de 2011
Hungría ha aprobado una nueva Constitución gracias a la mayoría parlamentaria de la coalición de gobierno. El nuevo texto resta poder al Tribunal Constitucional, además de sentar sus bases sobre ideas cristianas. Mientras unos dicen que es lo que el país necesita, otros creen que es poco representativa y supone un retroceso para el Estado de Derecho.
Repaso a la visión de cuatro cabeceras europeas.

Sme, Eslovaquia: Paso atrás para la democracia húngara

La nueva Constitución húngara no se asienta en la voluntad de la mayoría según el periódico liberal Sme: "Con la aprobación de la Consitución llegaron a su fin de manera simbólica los desplazamientos sísmicos que duraron un año en el escenario político de Hungría. Con su mayoría de dos tercios, el partido Fidesz ha trastornado por completo los principios constitucionales del Estado. Según el ex presidente László Sólyom, que se cuenta entre los constitucionalistas más respetados, el país está dando un gran paso atrás con esta Constitución, pero sigue siendo una democracia Europea. [...] Justamente una mayoría cualificada precisa un consenso amplio en la democracia. Es cierto que Orbán invitó a la oposición e incluso a los ciudadanos a presentar propuestas, pero esto no fue más que una gran farsa. Resulta dudoso que este tipo de revolución refleje la voluntad de la mayoría húngara". Artículo del 19/04/2011

La Repubblica, Italia: Contra el Estado de derecho

Europa no se ocupa de la nueva Constitución húngara e ignora con ello la vulneración de los principios del Estado de derecho, critica el periódico liberal de izquierda La Repubblica: "Dios, patria y orgullo nacional húngaro. La esencia del Estado se define ahora por lo nacional y lo étnico, mas ya no como república. Menos poder para el Tribunal Constitucional, más poder para el Ejecutivo sobre la justicia y los medios. Parece una vuelta a los años 20 y 30 de la Europa autoritaria y, sin embargo, se trata de la nueva Constitución de un país que en este momento ostenta la presidencia de turno del Consejo Europeo y es miembro de la OTAN. Y la UE, que impuso sanciones a Austria cuando Jörg Haider ingresó al Parlamento en Viena sin haber llegado a cambiar ninguna ley, hoy calla. Con la nueva Constitución aprobada por el Parlamento húngaro por iniciativa del primer ministro Viktor Orbán, Europa se aleja de los principios del Estado de derecho". Artículo del 19/04/2011

Magyar Nemzet, Hungría: Costitución legítima, críticas populistas

La nueva Constitución húngara goza de un amplio respaldo entre la sociedad, afirma el periódico conservador próximo al Gobierno, Magyar Nemzet: "La crítica radical que se ha hecho a la nueva Constitución y a su proceso de aprobación apenas se justifica. En lugar de combatir con argumentos sensatos, los críticos de la nueva Constitución han repetido a voz en cuello las mismas charlatanerías radicales de siempre. [...] Es cierto que la Constitución fue aprobada únicamente por una alianza entre dos partidos (Fidesz y el cristianodemócrata KDNP). Pero esta alianza representa, con una mayoría parlamentaria de dos tercios, una amplia base de la sociedad sin parangón en la historia de Hungría. [...] Por primera vez se aprueba en Hungría una Constitución cuyo origen político democrático no se puede cuestionar". Artículo del 19/04/2011

Frankfurter Allgemeine Zeitung, Alemania: Texto útil y representativo

La Constitución redactada por el Gobierno conservador de Hungría será la base para una política eficiente, augura el periódico conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung: "Es posible que el preámbulo resulte anticuado para los observadores occidentales. Sin embargo, para la gran mayoría de los húngaros residentes en el país y para las minorías húngaras de los países vecinos 'la profesión de fe nacional' y 'la Santa Corona Húngara' son valores tan dignos de ser establecidos en la Constitución como la expresa invocación de Dios y el Cristianismo o como poner de relieve el matrimonio y la familia como los pilares de la sociedad y del Estado. No hay indicios de que las reformas "no estén en consonancia con los valores fundamentales europeos", como afirman los opositores de Orbán. Más bien, la Constitución contiene artículos que aclaran el antiguo derecho constitucional y crean con ello la base para un Gobierno eficaz. Esto podría resultar útil tanto para los países líderes en cuanto a reformas como para Hungría, uno de los más rezagados dentro de la UE, e incluso para los Gobiernos que vengan después de Orbán, sean del color que sean". Artículo del 19/04/2011

28 países, 300 medios, 1 revista de prensa. La revista de prensa euro|topics muestra qué temas mueven a Europa reflejando la variedad de opiniones, ideas y tesituras.

Foto: (cc) Matin Juen/flickr