El grupo Têtes de Bois: bicis, pedales y ¡música, maestro!

Artículo publicado el 17 de Noviembre de 2011
Artículo publicado el 17 de Noviembre de 2011
Pasión ciega por la bicicleta, músculos ejercitados y posaderas preparadas para soportar la forma triangular del sillín durante un buen momento. Con estos ingredientes, la energía del pedaleo alimenta las luces, los instrumentos y los amplificadores del grupo Têtes de Bois en su concierto GoodkBike. El “escenario a pedales” ya es una realidad y este grupo romano quiere exportarlo a toda Europa.

Allí estaba yo, entre los 128 “ciclistas” voluntarios que habían aportado bicicleta, piernas y entusiasmo para el primer "concierto cero impacto ambiental" del mundo, el 16 de septiembre de 2011 en Roma, en pleno corazón del barrio de San Lorenzo. Entre mis camaradas de pedales se encontraban los únicos rostros habituales de los colectivos Critical Mass y Ciclofficine Popolari ; entre el público, los fans del grupo y la gente del barrio atraída por aquel ejército de bicicletas en alineamiento marcial. Las condiciones del contrato estaban claras desde el principio: nuestro cansancio a cambio del concierto; así lo habíamos aceptado todos de mil amores, e incluso había voluntarios en lista de espera con la esperanza de reemplazar a alguien durante la velada.

Têtes de Bois no son unos novatos en este tipo de eventos. Para muestra, un botón: Andrea Satta, cantante y líder del grupo, además de un inveterado ciclista, es el cerebro del proyecto italiano I riciclisti, un libro consagrado a la pasión por las dos ruedas y acompañado de un CD con 4 fragmentos que ofrecen el acompañamiento musical ideal para la lectura. De tal figura no era difícil esperarse un hallazgo como el del escenario pedales. Obviamente, Andrea Satta sabe rodearse de gente lo suficientemente visionaria como para hacer realidad la utopía. Por ejemplo, Gino Sebastianelli, un ingeniero romano que lleva esa doble vida con alegre desquicio y que ha proyectado el escenario en cuestión. Por el día, es consultor en una multinacional y conoce todos los secretos de los sistemas de navegación de un gran barco, y por la noche, deja que Andrea Satta lo arrastre en mil y un proyectos que conjugan música y ecología. Mientras engancha mi bicicleta a un soporte, unido a su vez a una dinamo que abastecerá todos los aparatos eléctricos, Gino me explica que los generadores alimentados por la energía del pedaleo producirán los kilowatios necesarios para que todo funcione en el escenario.

Si se para de pedalear, se para el concierto

Con mi granito de arena, soy indispensable para el éxito del concierto. Esta realidad suscita en mí una agradable sensación de omnipotencia, a la que se añade la satisfacción de participar en un proyecto original y centrado en los temas de candente actualidad como la movilidad sostenible, la eficiencia energética y la tecnología al servicio de la protección medioambiental.

“En la base están las dinamos de excitación independiente, colocadas de cinco en cinco en hileras paralelas y conectadas a un regulador de tensión – nos comenta Gino – Como no disponíamos de mucho presupuesto, no podíamos inventar nada nuevo y nos quedamos con lo que el mercado ofrecía, o sea, reguladores de carga fotovoltaicos dispuestos sobre una batería y conectados a un convertidor.” ¿Y si la gente no pedalea? ¿Se para el concierto? Efectivamente, pero no de golpe. Gino ha pensado en todo: “Si todos los ciclistas paran de pedalear, hay baterías con una autonomía de unos quince minutos que almacenan la energía y la utilizan en caso de “apagón”, o al menos, eso espero”.

La elección del emplazamiento tampoco ha sido al azar. Después de haber actuado en escaleras mecánicas, pasillos del metro, en una vieja camioneta Fiat 615 NI de 1956 convertida en escenario ambulante, fábricas abandonadas, tranvías, estaciones de tren, teatros prestigiosos y centros sociales, Têtes de Bois ha elegido para la etapa romana de GoodBike la Piazza dei Sanniti en el barrio universitario de San Lorenzo, centro neurálgico de la movida capitalina.

Primavera 2012: dos ruedas y a girar

La velada en Roma ha venido a confirmar el éxito del escenario a pedales inaugurado en Bari la noche anterior. No podía ser de otro modo, dado que la Región de Apulia es el principal patrocinador del proyecto. Y el proyecto irá lejos, ni más ni menos que a Francia, Alemania y Holanda, donde Têtes de Bois están invitados para hacer su gira internacional, prevista para la primavera de 2012, aunque todavía por definir (con la lluvia, este tipo de escenario no es muy práctico que digamos). Una experiencia que también llevará a la producción de una película, Film a pedali, -un proyecto del realizador Agostino Ferrente, previamente galardonado por el documental L'Orchestra di Piazza Vittorio.

¿Será este el futuro de los conciertos de Têtes de Bois? Sí, mientras exista el escenario a pedales. “Todos se pelean para encontrar nuevos combustibles mientras que la energía está ahí, en nuestras piernas”, dice Andrea Satta. “No pretendemos que nuestra idea vaya a salvar el mundo –añade Gino-, pero lo que cuenta es la actitud: pedalear para oír un concierto en lugar de enchufar una antena, ir a trabajar en bicicleta y no en coche. Está claro que si no hay ganas de sacrificarse un poquito, una hélice eólica no podrá ayudar mucho".

Foto: Têtes de bois/pagina facebook