El Hip Hop sacude Bruselas y el arte establecido

Artículo publicado el 1 de Abril de 2011
Artículo publicado el 1 de Abril de 2011
El pasado viernes 21 de febrero, con ocasión de la apertura del Festival Lezarts Danses urbaines 2011, el Bozar (Museo de Bellas Artes de Bruselas) estuvo más relajado y abierto que de costumbre. Visto todavía como un "deporte de gamberros", aquella noche el Hip Hop bruselense sacó pecho y se coronó rey entre los mármoles del museo.

Un movimiento artístico completo

Lejos del jaleo montado a la entrada, Mohamed Belarbi, alias Momo, el coreógrafo de los chavales que se returecen por los suelos de la sala con una facilidad increíble, me pone al día. Fundador del colectivo Vagabonds Crew, hace 10 años que pone su técnica y su tiempo al servicio de los más jóvenes. Con ocasión del décimo festival Lezarts Danses Urbaines, edición especial Europa, Momo está al cargo de una residencia coreográfica con un grupo belga seleccionado. La clave es montar un laboratorio europeo de baile Hip Hop, con apoyo de varias asociaciones y financiación de la Comisión Europea. Momo no aparta la vista de sus b-boys. Formado en una vieja generación de Hip Hop (la de los años ochenta), me explica que en aquella época el mundillo se movía sobre todo por las noches. 

Sobre la relación entre el deporte como tal y las proezas físicas, Momo insiste: "Para un breaker es imposible moverse sin música." La identidad del Hip Hop está sin ninguna duda ligada al ritmo y al baile, y por tanto se asimila como un arte completo. Pero habladle de Hip Hop a cualquier cincuentón y es muy probable que os suelte todo tipo de clichés: gamberros, chavales de la periferia, porreros... Por eso resulta paradójico celebrar los diez años del festival en el interior del museo de Bellas Artes de Bruselas (templo sagrado del arte en el sentido más rígido del término), y aún encima rindiéndole honores. En este sentido, la evolución del Hip Hop (y su travesía del desierto representada por la calle Ravenstein) parece acercarse a la victoria.

Una identidad: Colectivo y transformación

¿Qué caracteriza al Hip Hop? El espíritu colectivo, la familia, "un universo en agitación, sin diferencias de nacionalidad, color u origen." Blancos, negros, algunas mujeres... La única regla "es el baile". Pero cuidado, precisa Momo, hay que seguir siendo auténtico, respetarse a uno mismo y a los otros; porque, si no hay problema con el breaker, basta con verle bailar para darse cuenta de que quiere mantener las formas.

"No bailamos por dinero; ganamos dinero por bailar"

Johnny, de 22 años, y otros dos chicos del Team Schmetta, me advierten de que son profesionales de las bromas pesadas. Me hacen reír, pero sobre todo me impacta su energía, su buen humor y su madurez, que ilustran perfectamente su crew spirit. Johnny recuerda que el Hip Hop nació en los barrios con la voluntad de representarlos, de protegerlos. "Ya para hacer eso necesitas un grupo." La diferencia de número entre chicos y chicas del Hip Hop es bastante palpable, y estos  chicos hiper-relajados ejemplifican el hartazgo que provocan los estereotipos: las referencias habitales al gangsta rap norteamericano, las cadenas de oro de Rihanna y sus amigos... Así que los breakers van a lo suyo, y me explican que están muy organizados y que componen sus propias coreografías, mezclan su música, financian sus entrenamientos y sus competiciones en el extranjero, y, en definitiva: reinvierten todo en alimentar su pasión.

 

El festival es también un laboratorio europeo del baile del Hip Hop. Sophie, activista de Banlieue d'Europe (periferia de Europa) y coordinadora de Labo, explica que "la entrada del Hip Hop en el Bozar muestra que las cosas cambian en el lado de las instituciones. El público siempre ha estado ahí. Pero las instituciones deben continuar abriéndose. Queremos ver más freestyles en los museos." El Hip Hop europeo se mantiene fuerte en Francia, España o los Países Bajos, pero el público está más limitado en Reino Unido y sobre todo en Alemania.

Mientras tanto el público sigue con los ojos bien abiertos. La precisión técnica de los coreógrafos es de nivel profesional, al igual que la coordinación de los bailarines, sea con ritmos de percusión o con un DJ; es evidente el enorme esfuerzo de composición artística que ha supuesto todo el espectáculo. Esta brisa rapera se siente con especial fuerza en la atmósfera marbórea del Bozar.

Confidencias de un b-boy bruselense: El Hip Hop también es "un medio de abandonar la calle."

Chady, con 12 años de Hip Hop a sus espaldas, se entrena con Momo. Este es un breaker revelación que baila "un poco todos los días en Bruselas", en las galerías Ravenstein. Hoy vive de ello. Una excepción para una disciplina de poco reconocimiento. ¿El Hip Hop? Una verdadera cultura que agrupa al mismo tiempo el "b-boying" y el breakdance, el graffiti, los DJ y el rap. "Esto funciona espontáneamente . Entrenas con quienes han empezado al mismo tiempo, y luego formas tu propia crew." La suya se hizo oficial en 2002. "También es una forma de abandonar la calle." Quizás, reconocer el movimiento signifique dar un poco de atención a las políticas locales y sus resultados.

 Fotos: En la portada y en el texto: ©Natacha Cingotti