El huevo está en el centro del mundo

Artículo publicado el 25 de Marzo de 2008
Artículo publicado el 25 de Marzo de 2008
Escaparates irresistibles, ofertas, ferias gastronómicas, accesorios, huevos decorados que los polacos llaman pisanka. Así son las fiestas de Semana Santa en el Este.

En Polonia, existen múltiples técnicas de decoración de huevos de pascua; se usan huevos de gallina, pato, oca e incluso avestruz. Se pasan por agua primero, aunque también se pueden vaciar haciendo un agujero en cada extremidad con un alfiler obteniendo una cáscara vacía.

Los más populares son los que se pintan con cera caliente con ayuda de bastoncillos de madera o alfileres. Luego, se vierte el huevo en líquido colorante –los dibujos con cera no se impregnan de colorante y, al retirarla más tarde, aparece la silueta del dibujo blanco sobre fondo de color-. "Es una técinca que anima a la gente a hacerlos, por lo fácil", afirma un empleado del departamento de formación del Museo Etnográfico de Varsovia.

Los huevos de pascua se fabrican de manera distinta: primero se tiñen los huevos en un caldo de color oscuro obtenido a base de raspaduras de cebolla cocida, y luego se realizan los dibujos. Es una técnica compleja que requiere habilidad manual y don creativo. "Hacen falta dos horas para elaborar un huevo de pascua", comenta un artista de la ciudad de Opola. Los amateurs tardan mucho más.

(Foto: ©BZedan/flickr)

Los huevos, un asunto de mujeres

Hace mucho tiempo, eran las mujeres quienes hacían estos huevos decorados, mientras los maridos tenían prohibido entrar en las salas en las que se preparaban. Hoy hay paridad en los talleres, que gozan de una popularidad creciente. Cada familia aprende, bajo la atenta mirada de los expertos, técnicas de trabajo que exigen mucha aplicación. "Es una actividad agradable y una buena manera de compartir nuestro tiempo con los críos", nos dice una joven pareja atareada en uno de los talleres de Varsovia. "Observamos sus capacidades en materia de habilidades manuales y los niños mantienen una tradición polaca atávica".

En muchos hogares polacos la tradición de los huevos pintados de Pascua se transmite de generación en generación: "Cuando era pequeño los hacía con mi hermano y mi hermana. Ahora con mi mujer y mis hijos", comenta Marcin, economista de 30 años.

Folclore 2.0

Los artistas de hoy no se ponen manos a la obra sólo en Pascua, sino que desarrollan páginas de Internet para la venta de huevos online todo el año.

"Vendí huevos por Internet e la web de Allegro, hasta que me decidí a lanzar una web y un foro propios, y ahora la gente descubre que es una afición relajante y un modo de vida", asegura Anna Gobniak, artista. "Mis huevos pintados no son muy coloridos, pero también tienen éxito. Tengo 15 clientes regulares que me encargan huevos todos los años por su caracter único y porque son un perfecto regalo para esta época. Aunque la web la visitan también extranjeros: norteamericanos, australianos, austriacos, franceses, holandeses, canadienses...".

El huevo: símbolo del bien pascual en diversas culturas

Durante la Antigüedad ya figuraba como símbolo de felicidad, fertilidad, prosperidad y salud. También simboliza el renacer de la primavera. Según la creencia polaca popular, el que descubriera dos yemas en un mismo huevo es que iba a tener hijos pronto, los ingleses fabricaban talismanes con los huevos de viejas gallinas y los alemanes tenían por costumbre prestar juramento con un huevo por testigo.

El huevo decorado más antiguo que se conoce, hecho en cerámica, data del 3.000 antes de Cristo y fue descubierto por un equipo de arqueólogos en territorio de antiguos sumerios en Mesopotamia. La costumbre de los huevos pintados y decorados nació en Persia para la fiesta del año nuevo, llamada entonces "Fiesta del huevo rojo". Aún hoy, en Hungría, se representan crisálidas que simbolizan huevos rojos. En Bulgaria, el primer huevo que se pinta en el año debe ser rojo y no se puede deshechar hasta la siguiente fiesta de Pascua. Su conservación procura salud y felicidad a la familia. Al visitar a familia o amigos, los búlgaros intercambian estos huevos. Lo mismo en Chequia. En Grecia, el día en que se pintan los huevos de Pascua se llama el "jueves rojo" y corresponde a nuestro jueves santo.

(Fotos en orden: ©Zormasa/flickr; ©BZedan/flickr; página de inicio: ©jmurawski/flickr; Box - ©madelinetosh/flickr)