El islam necesita evolucionar

Artículo publicado el 21 de Julio de 2005
Artículo publicado el 21 de Julio de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Los atentados de Londres han conmocionado al mundo y una vez más han hecho que nos preguntemos "¿por qué?". Los que se apresuran a señalar a los fundamentalistas y a la pobreza están obviando el quid de la cuestión: el islam en sí mismo.

Ahora se habla mucho sobre las causas primarias del terrorismo islamista y sobre cómo afrontarlas. ¿Cuáles son estas causas primarias entonces? ¿La política exterior de EE UU y del Reino Unido? ¿La codicia occidental por el petróleo? ¿El analfabetismo y la pobreza en el mundo musulmán? ¿El secuestro del Islam por unos pocos extremistas?

Éstas, entre otras, son las razones que la mayoría de los intelectuales de izquierdas y los que se autodenominan pensadores liberales musulmanes esgrime para explicar el ataque a Londres así como el terrorismo islámico en general, desde el periodista británico Robert Fisk hasta el escritor paquistaní Tariq Alíí.

Musulmanes contra musulmanes

Seamos francos, no podemos negar el doble rasero de la política exterior norteamericana ni la lucha de EE UU por conseguir la hegemonía mundial, pero ¿desde cuándo han dejado de mostrar los Estados musulmanes los mismos dobles estándares respecto a los asuntos internacionales? ¿No han intentado dominar las naciones musulmanas a sus propios vecinos, aun incluso cuando esos vecinos eran parte de su misma comunidad musulmana? El intento de hegemonía de Paquistán sobre Afganistán, el asedio de Siria sobre el Líbano o los ataques iraquíes sobre Irán y Kuwait son sólo unos pocos ejemplos, y los famosos pensadores musulmanes progresistas apenas mencionan el barbarismo de los musulmanes en Iraq, Irán y Turquía sobre los musulmanes kurdos.

Echémosle un vistazo a la verdadera causa primaria del terrorismo islamista: el Islam hoy. Para mantener la armonía religiosa, los líderes del mundo claman que el Islam es una religión de paz, pero de hecho hay demasiados defectos fundamentales en la enseñanza del Islam: la desigualdad de género, la intolerancia hacia los no musulmanes y la limitación de las libertades personales (incluyendo la libertad de expresión y la libertad artística). Es cierto que el terrorismo islamista sólo lo lleva a cabo un pequeño porcentaje de los extremistas musulmanes, pero también es cierto que ese terrorismo no es condenado con firmeza por los demás musulmanes.

La necesidad de un cambio

Los intelectuales progresistas del Islam dicen que éste ha sido "secuestrado" y que los musulmanes corrientes no apoyan el terrorismo. Si esta afirmación es cierta, entonces ¿por qué Osama Bin Laden es un héroe en la mayoría de países islámicos? Dense un paseo por las calles de Paquistán, Sudán, Bangladesh, Indonesia, Somalia o por otros muchos países musulmanes y comprobarán el respeto y cariño que procesan por Bin Laden y otras figuras como él. Una admiración no fruto del analfabetismo y la pobreza, sino de la forma en la que el Islam es enseñado. Es por esto por lo que miles de doctores musulmanes o profesores u otros profesionales altamente cualificados no condenan el terrorismo islámico.

Los líderes mundiales y los medios de comunicación deben centrarse en los musulmanes realmente liberales que tienen el coraje de demandar un cambio real para remediar las imperfecciones básicas del Islam. Esos autoproclamados musulmanes progresistas que intentan justificar el Islam como una religión de paz y tolerancia tan sólo están haciendo que la situación sea más confusa. Existen muchos estudiantes musulmanes liberales que han estado proponiendo cambios en el Islam desde hace años, pero sus voces son sistemática y deliberadamente ignoradas por los medios de comunicación. Si estas voces comenzasen a ser escuchadas quizás cambiarían el tradicional criterio musulmán a mejor.