El lado gélido de la fuerza

Artículo publicado el 18 de Febrero de 2016
Artículo publicado el 18 de Febrero de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Es imposible que te hayas podido perder la nueva entrega de la saga Star War, a menos que seas un hombre prehistórico congelado durante la Edad de Hielo que acabe de despertarse. La película que está batiendo todo tipo de récords ha suscitado un gran ineterés entre los fans de la saga y su universo ha cautivado a nuevos seguidores. Además, también ha despertado la fuerza en algunos artistas.

Al llegar a la estación de tren de Lieja se ve de inmediato la finance Tower, pero también se puede ver hasta el 31 de una gran carpa desde la que los personajes de Star Wars te estarán observando cómo bajas por las escaleras de la estación hacia ellos.

Se trata de la exposición Ice Star Wars. Innovadora dentro de este tipo de exposiciones, constituye una nueva forma de disfrutar y descubrir personajes como Yoda, Poe Dameron, los soldados imperiales o naves como el Halcón Milenario.

Un arranque complicado

Seis semanas fueron las que se tardó en levantar la carpa y en esculpir las estatuas. Treinta artistas de todo el mundo trabajaron durante cuatro semanas a menos diez grados dentro de la carpa con bloques de hielo de una fábrica del este de Flandes (la mejor del mundo, según uno de los artistas canadienses). Estos habían acordado con el organizador qué personajes esculpir, aunque podían hacer uso de su imaginación a la hora de la presentación de los mismos.

Todo estaba listo para la apertura del 14 de noviembre. Sin embargo, tras los ataques de París,  eventos como este se vieron afectados en cuanto al número de visitantes, también en ciudades y capitales como Lieja. A pesar de este arranque tan complicado, el alegre mercado de Navidad de la ciudad, junto con el Kids Village que había al lado de la exposición, y también, claro está, el estreno de la película permitió reavivar el ambiente del evento, lo que atrajo a más visitantes.

O te mueves o te congelas

Debido a las suaves temperaturas de este invierno fuera de la carpa, la temperatura de seis grados bajo cero fue todo un reto. Nada más entrar, se puede ver a Kylo Ren, BB-8 y Yoda antes de llegar al hall en el que se puede descubrir el universo de Star Wars en hielo.

Un caza TIE que vuela desde una esquina, un transporte imperial sobrevolando el hielo, un AT-AT cerca de la pared y el Halcón Milenario cerca del tobogán son algunas de las naves presentes en la exposición.

Tanto en el lado humano como en el lado menos humano, verás rápidamente enfrente de ti a Darth Vader, una escena de acción del episodio I o el busto de la princesa Leia. Todo iluminado de diferentes colores. De esta forma, pasea hasta llegar al túnel que hay detrás del tobogán y tírate.

Durante el fin de semana también puedes tomar chocolate caliente o ponerte más «espiritual» en el bar de hielo que hay en el recibidor. Sin embargo, tienes que salir de la exposición para ir a algún lugar más calentito una vez que hayas visto la exposición. Al salir verás a los ewoks despidiéndote.

La escultura de hielo es genial

Después de ver la exposición puede que veas un cortometraje a cámara rápida de todo el proceso de creación de la exposición. Según lo que me contó Valerie, del equipo de organización, los artistas, que venían de países como por ejemplo Canadá, República Checa, Finlandia, Países Bajos, Hungría o Rusia, se divirtieron mucho trabajando y mostraron una gran compenetración. Échale un vistazo a Jabba y a los personajes que lo rodean o a Chewbacca y compañía alrededor de un caza ala-X.

 

Para esculpir todas las estatuas se tuvieron que utilizar bloques de dos tamaños. Sin embargo, incluso los más pequeños pesan más de 125 kg no miden más de un metro (50x25x100 cm). Por lo que sería muy difícil realizar estas obras de arte sin máquinas y motosierras para esculpir (a ver cuándo se inventan los sables láser). La diferencia en cuanto a color en el hielo (transparente y blanco) se debe a si todavía hay aire o no en los bloques.

De este modo, quizá el mero hecho de ver las estatuas despierte la fuerza artística interior de algunas personas. Asimismo, los organizadores realizan una exposición de esculturas de arena en verano en Ostende, una oportunidad extraordinaria para disfrutar del arte en la playa.

Esta exposición termina el 31 de enero, al igual que las rebajas de invierno en Bélgica. Quizá sea una buena oportunidad para utilizar la fuerza y disfrutar un fin de semana en Lieja.