El 'libro blanco alternativo' sobre el futuro de la UE

Artículo publicado el 6 de Marzo de 2017
Artículo publicado el 6 de Marzo de 2017

El Brexit y la progresión del populismo hacen tambalearse a la UE. La Comisión Europea ha publicado un libro blanco en el que presenta cinco posibles escenarios del futuro de Europa. Explicamos cómo es cada uno y proponemos algunas alternativas para que tenga en cuenta Jean-Claude Juncker.

Escenario 1: todo sigue igual

En qué consiste: La primera estrategia de Jean-Claude Juncker contra el 'Brexit' consiste, básicamente, en seguir como si nada, en la línea de las directrices establecidas por la Comisión en 2014 y por la Declaración de Bratislava de 2016. "Preferimos escuchar que hablar", dice Juncker; poco más puede hacer la burocracia europea. 

Escenario alternativo: La La LandEl cielo es azul, los pajaritos cantan, tu vestido es de un amarillo deslumbrante y el populismo ya no volverá. La opinión pública te trae sin cuidado. Es posible que tu ingenuidad te lleve a perder el Óscar y que Europa esté derrumbándose ante ti, pero siempre puedes taparte las orejas y cantar "La, la, la..."

Escenario 2: Mercado único y nada más

En qué consiste: La Unión irá centrando su atención en favorecer el comercio, hasta que no quede nada más: ni fronteras abiertas, ni protección medioambiental, ni política exterior común. En pocas palabras, la Unión Europea (UE) será un bloque comercial como otro cualquiera.

Escenario alternativo: Todo menos el mercado único. Honestamente, ya estamos hartos del protagonismo del mercado único. Parece que cualquier aspecto positivo de la UE, como la apertura de fronteras o el programa Erasmus, tiene que justificarse con las necesidades del omnipotente mercado único. Quizá pueda hacerse algo por los europeos que no esté directamente relacionado con vender cosas. Una política poética común sería un buen comienzo.

Escenario 3: los que quieren hacer más, hacen más

En qué consiste: Este escenario propone la llamada 'Europa a dos velocidades', o lo que es lo mismo, que los Estados miembros tengan diferente grado de implicación en los distintos ámbitos, desde la política de defensa a la fiscalidad.

Escenario alternativo: el que quiere hacer menos, que haga menos. Puedes conducir un Ferrari o un tractor. Si te llevas bien con tu vecino y ambos os beneficiáis de una decisión, puedes adoptarla; o no. Puedes hacer lo que quieras, en tanto no causes problemas. Si algo no te gusta, no lo hagas; pero, por favor, no abandones la UE. Seremos felices y comeremos perdices. 

Escenario 4: Menos actividad, más eficiencia

En qué consiste: En este escenario, "más eficiencia" significa, fundamentalmente, dos cosas. La primera, dirigirse al mundo con una sola voz, con una política exterior unificada, una guarda costera y fronteriza y una Unión de Defensa Europea. En segundo lugar, "digitalizar" y "descarbonizar" la economía (en pocas palabras: menos papeleo).

Escenario alternativo: Hacer más, pero con menor eficiencia. Es conocida la afición de la Comisión por los trámites burocráticos. Nosotros les animamos a seguir así. En adelante, los libros blancos, por ejemplo, deberían escribirse en pergamino, por triplicado y con sangre de una gallina sacrificada personalmente por Juncker a la luz de la luna llena. "Digitalizar" y "descarbonizar" no bastan. La verdadera eficiencia exige una reconsideración de todo el sistema burocrático, no un simple ahorro de papel.

Escenario 5: Hacer juntos mucho más

En qué consiste: Imagina que te has quejado de un proyecto de parque eólico que fastidiaba tu entorno y que crees que estás solo. En 2025, un alemán o un español que se quejó del mismo problema te ayudará a que tu queja tenga un impacto en Europa.

Escenario alternativo: Basta de eslóganes optimistas. Gritos de guerra como el eslogan antibrexit #BetterTogether o el Stronger Together de Hillary Clinton acabaron en lágrimas. Lo que el mundo necesita ahora es complejidad, ambivalencia, misterio y suspense. ¿Quieres que el público se interese por Europa? Confúndelo. El mejor ejemplo es esta perla salida de la boca de Jean-Pierre Raffarin en 2005: "La victoria del sí necesita la victoria del no contra el no".