El lugar de las mujeres en el cambio climático, el Parlamento europeo se posiciona

Artículo publicado el 11 de Junio de 2012
Artículo publicado el 11 de Junio de 2012
Para Lucie Dupin, Traduccíon Olalla Pastor Del Valle PNR - Passengers Name Record - . He aquí un acrónimo en boca de todos durante la última sesión plenaria del Parlamento europeo. Con este texto se pretende organizar la transmisión de datos de pasajeros aéreos de la Unión Europea hacia los Estados Unidos. Controvertido, el texto ha sido aprobado por la gran mayoría de los Eurodiputados.
Sin embargo, durante esta misma sesión, un informe ha dado mucho menos que hablar, « Las mujeres y el cambio climático », o ¿cómo replantear el lugar de las mujeres en la « sociedad verde »?

La Cumbre de la Tierra, Rio+20, comienza en unas semanas. Ocasión para el Grupo de los Verdes en el Parlamento europeo de señalar con el dedo el lugar y la suerte reservada a las mujeres en el cambio climático y la toma de conciencia del desarrollo sostenible. Nicole Kiil Nielsen, eurodiputada francesa de los Verdes, es la autora del informe Las mujeres y el cambio climático. Según ella, «compila unas cifras estadísticas todavía desconocidas. Subraya, por ejemplo, que el 70% de los seres humanos viviendo con menos de un dólar al día son mujeres y que éstas mismas representan al 90% de las personas fallecidas como resultado de las catástrofes climáticas, como en las grandes inundaciones de Bangladesh en 1991». Según un estudio de la London School of Economics y del Instituto Max Planck, las mujeres tienen hasta 14 veces más probabilidades que los hombres de morir durante un desastre natural.

Así pues, a nivel mundial, las mujeres son las primeras víctimas de los trastornos climáticos, en particular debido a su actividad económica relacionada con la agricultura. No obstante, éstas son también consideradas como un poderoso motor social en la difusión de buenas prácticas ambientales del día a día. La idea central del informe es llevar a cabo al mismo tiempo la lucha contra las discriminaciones y la lucha contra el cambio climático. El informe solicita la inclusión de una cuota del 40% de las mujeres en las delegaciones europeas y en los organismos de financiación de las políticas climáticas, unas políticas educativas que promuevan el acceso de las mujeres a puestos técnicos y científicos.

En un momento en el que el cambio climático tiende a aumentar las desigualdades económicas y sociales entre hombres y mujeres; es la primera vez que el Parlamento europeo publica un informe al respecto. Las propuestas destacadas han hecho eco entre las asociaciones de defensa de los derechos de la mujer y del medio ambiente.

En Francés