El machismo no es periodismo: fuera la página 3

Artículo publicado el 8 de Abril de 2014
Artículo publicado el 8 de Abril de 2014

The Sun es el pe­rió­di­co más leído de Reino Unido. Desde 1970, ha mos­tra­do mo­de­los en to­pless en la Pá­gi­na 3, una sec­ción que ha sido til­da­da de mi­só­gi­na, des­hu­ma­ni­zan­te y da­ñi­na para la per­cep­ción que los hom­bres tie­nen de las mu­je­res, y vi­ce­ver­sa. La so­cie­dad ha dicho basta y la cam­pa­ña No More Page 3 ha re­co­gi­do 184.000 fir­mas.

Ca­fé­ba­bel ha ha­bla­do con Ceris Aston, fun­da­do­ra de No More Page 3 (NMP3) Edim­bur­go.

Ca­fé­ba­bel: ¿Por qué crees que es im­por­tan­te eli­mi­nar la Pá­gi­na 3?

Ceris Aston: Las ra­zo­nes son pocas, pero jus­tas. Una de las cosas que más me mo­les­ta es que mucha gente se lo toma como algo tri­vial. Me pre­gun­tan, "si eres fe­mi­nis­ta y haces cam­pa­ñas ¿por qué te de­di­cas a esto? ¿No hay cosas más im­por­tan­tes de las que preo­cu­par­se?". El hecho de que la gente se lo tome a la li­ge­ra de­mues­tra lo ge­ne­ra­li­za­do y per­ju­di­cial que es el efec­to. En el pe­rió­di­co más leído de Reino Unido [12,4 mi­llo­nes de per­so­nas leen la edi­ción im­pre­sa todas las se­ma­nas], se re­tra­ta a las mu­je­res como ob­je­tos con pe­chos gran­des; mien­tras que los hom­bres pue­den ac­tuar y cam­biar el mundo, las mu­je­res se li­mi­tan a en­se­ñar las te­tas. El men­sa­je es te­rri­ble. El hecho de que tanta gente con­si­de­re que no es im­por­tan­te me hace que­rer tra­ba­jar en la cam­pa­ña in­clu­so más para hacer en­ten­der que estas cosas sí que im­por­tan. He ha­bla­do con mu­chas mu­je­res que dicen: "me pasé la ado­les­cen­cia sin­tién­do­me in­có­mo­da, por­que los chi­cos me com­pa­ra­ban con las imá­ge­nes de la Pá­gi­na 3, como si fuera nor­mal po­ner­le nota a los pe­chos de una mujer". Real­men­te ha te­ni­do un efec­to muy per­ju­di­cial. Si la Pá­gi­na 3 es un sím­bo­lo del se­xis­mo en la so­cie­dad, en­ton­ces cam­biar­la po­dría ser una señal de que la so­cie­dad tam­bién está evo­lu­cio­nan­do.

Ca­fé­ba­bel: ¿Crees que la Pá­gi­na 3 es una re­li­quia de una época ma­chis­ta en la que el se­xis­mo es­ta­ba más ex­ten­di­do y arrai­ga­do?

Ceris: Sí. Viene de una época en la que es­ta­ba bien visto ser abier­ta­men­te ma­chis­ta. Hoy en día los mi­só­gi­nos dicen que "ahora les ha dado por eso del acoso se­xual, antes se lo to­ma­ban como un cum­pli­do cuan­do les pe­lliz­ca­bas el culo o las lla­ma­bas guapa en el tra­ba­jo".

Ca­fé­ba­bel: ¿Crees que con­tri­bu­ye a crear un ideal de be­lle­za fe­me­ni­na que no es rea­lis­ta, que pre­sio­na a las mu­je­res, sobre todo a las jó­ve­nes? ¿Se po­dría re­la­cio­nar con la pro­li­fe­ra­ción de los tras­tor­nos ali­men­ti­cios que se dan hoy en día en la so­cie­dad?

Ceris: Creo que sí. Uno de los ar­gu­men­tos en los que se apoya The Sun para de­fen­der la Pá­gi­na 3 es que "se trata de una ce­le­bra­ción de la be­lle­za fe­me­ni­na", aun­que no lo es. Se trata de la ce­le­bra­ción de un sec­tor muy re­du­ci­do de mu­je­res, creo que de los 18 a los 22 años, con el pecho gran­de, blan­cas en su ma­yo­ría y con un cuer­po que la ma­yo­ría de las mu­je­res no tiene. En mi opi­nión es un daño muy grave para la au­to­es­ti­ma. Así que para mu­chas mu­je­res en edad de cre­ci­mien­to hay unas ex­pec­ta­ti­vas por parte de la so­cie­dad que hacen pen­sar que ese es el as­pec­to y el papel que de­be­ría tener la mu­jer: ser atrac­ti­va y se­xual­men­te dis­po­ni­ble. Esa es la ima­gen que da la Pá­gi­na 3, y es muy des­hu­ma­ni­za­do­ra. Nin­gu­na de las ra­zo­nes que apor­ta The Sun para con­ser­var­la es vá­li­da -"un poco de di­ver­sión con des­ca­ro"- por­que no tiene nada de di­ver­ti­do. The Sun es un pe­rió­di­co fa­mi­liar, es algo con lo que la gente crece. Lo com­pren los pa­dres o no, sigue ahí. Creo que el ar­gu­men­to de "si no te gusta no lo com­pres" no se sos­tie­ne.

Ca­fé­ba­bel: ¿Hay al­gu­na prue­ba de que los edi­to­res y pro­pie­ta­rios de The Sun os hayan hecho caso?

Ceris: Cuan­do un se­gui­dor pu­bli­có un tweet di­cien­do que "la Pá­gi­na 3 es cosa del pa­sa­do", Ru­pert Mur­doch res­pon­dió: "Qui­zás ten­gas ra­zón, es­ta­mos pen­san­do en crear un es­pa­cio gla­mu­ro­so de­di­ca­do a la moda". Bueno... su­pon­go que están ha­cien­do caso a la cam­pa­ña. No estoy se­gu­ra de que eso sea lo que real­men­te te­ne­mos pen­sa­do como so­lu­ción, pero nos están es­cu­chan­do. The Sun está di­ri­gien­do la cam­pa­ña Check’em Tues­days en aso­cia­ción con la Cam­pa­ña Cop­pa­feel para con­cien­ciar a las chi­cas jó­ve­nes de la im­por­tan­cia de exa­mi­nar­se los pe­chos para de­tec­tar sín­to­mas pre­co­ces de cán­cer de mama. Se ha es­pe­cu­la­do que la ver­da­de­ra razón que ha lle­va­do a The Sun a co­la­bo­rar en la cam­pa­ña es la ne­ce­si­dad de lavar la ima­gen de la Pá­gi­na 3, que está re­ci­bien­do una pu­bli­ci­dad tan ne­ga­ti­va. Cop­pa­feel es una gran cam­pa­ña. Sin em­bar­go, me pa­re­ce tris­te que la única ma­ne­ra que The Sun tenga de con­cien­ciar sobre el cán­cer de mama y su de­tec­ción tem­pra­na sea uti­li­zar a una ado­les­cen­te se­mi­des­nu­da en una pose se­xual. Es una ce­le­bra­ción de los pe­chos que las en­fer­mas de cán­cer de mama no ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen. Igua­la el atrac­ti­vo y la fe­mi­ni­dad con la idea de unos pe­chos "per­fec­tos".

Ca­fé­ba­bel: ¿Cómo está yendo la cam­pa­ña en cuan­to a ci­fras y éxi­tos?

Ceris: Hemos re­co­gi­do fir­mas de unos 100 miem­bros del Par­la­men­to, del Par­la­men­to es­co­cés, de la Asam­blea de Gales y va­rias ce­le­bri­da­des, hasta Rus­sell Brand nos ha mos­tra­do su apoyo. No More Page 3 ha pa­tro­ci­na­do el equi­po de fút­bol fe­me­nino Chel­ten­ham Women, que co­la­bo­ra para crear con­cien­cia para la cam­pa­ña y el de­por­te fe­me­nino, que no re­ci­ben la aten­ción ade­cua­da.

Ca­fé­ba­bel: ¿Apar­te de la Pá­gi­na 3, cual crees que es la ma­ni­fes­ta­ción más in­si­dio­sa de ma­chis­mo?

Ceris: Lla­mar la aten­ción sobre el sexo de al­guien por­que re­sul­ta sor­pren­den­te. Sobre todo en los de­por­tes, cuan­do es­cu­chas: "lo ha con­se­gui­do una mujer, es in­creí­ble". Hace poco vi la lista de miem­bros del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de una gran or­ga­ni­za­ción, y re­sal­ta­ba entre pa­rén­te­sis el hecho de que uno de ellos es una mujer,  aun­que sea irre­le­van­te. Muy a me­nu­do el gé­ne­ro no im­por­ta, pero la gente lo des­ta­ca como si fuera algo sor­pren­den­te. Si to­da­vía es cho­can­te que una mujer tenga poder, en­ton­ces to­da­vía queda ca­mino por re­co­rrer.

No More Page 3, un poema de Sab­rina Mah­fouz.

Ca­fé­ba­bel: Lucy-An­ne Hol­mes dijo que em­pe­zó la cam­pa­ña por ca­sua­li­dad usan­do chan­ge.​org. Sen­ci­lla­men­te de­ci­dió lan­zar una pe­ti­ción y luego se sor­pren­dió cuan­do em­pe­zó a lla­mar la aten­ción. ¿Crees que In­ter­net ha ju­ga­do un papel im­por­tan­te al ca­pa­ci­tar a la so­cie­dad para cam­biar las cosas y en­fren­tar­se a ins­ti­tu­cio­nes con­so­li­da­das, de­mos­tran­do que las cosas no siem­pre tie­nen por qué ser como han sido?

Ceris: Tiene gra­cia lo de In­ter­net, por­que puede dar­nos poder y la vez qui­tár­nos­lo. Es una fuer­za de­mo­crá­ti­ca por­que en Twit­ter por ejem­plo, no im­por­ta quién seas, sólo im­por­ta que se te es­cu­che, cosa que es po­si­ble. In­ter­net es una he­rra­mien­ta con mucho po­ten­cial. Es un modo de re­unir a la gente a la que le im­por­tan los mis­mos pro­ble­mas. No sé cómo ha­bría cre­ci­do la cam­pa­ña sin las redes so­cia­les. Pero, por su­pues­to, ¡tam­bién te arries­gas a dis­traer­te con un mon­tón de fotos de gatos!

Ca­fé­ba­bel: Pa­re­ce que la web de No More Page 3 da a la gente la po­si­bi­li­dad de con­tar su his­to­ria y ver que otros han pa­sa­do por las mis­mas si­tua­cio­nes. La gente no se guar­da sus ex­pe­rien­cias.

Ceris: Sí, la cam­pa­ña da voz a los que se han sen­ti­do in­có­mo­dos con la si­tua­ción du­ran­te mucho  tiem­po, pero que no pen­sa­ban "puedo cam­biar­lo", por­que la po­si­bi­li­dad ni se les pa­sa­ba por la ca­be­za. Pero en­ton­ces al­guien se plan­ta y dice: "esto no puede tener ca­bi­da en la pren­sa, no es ac­tua­li­dad, es una chica en­se­ñan­do las tetas para ex­ci­tar a los hom­bres- no una no­ti­cia" y de re­pen­te todo el mundo está de acuer­do. "Tie­nes razón, me ha afec­ta­do du­ran­te mucho tiem­po, ha afec­ta­do a la ma­ne­ra en que me veo, cómo me ven los hom­bres, y no me gusta". Cuan­do algo así su­ce­de, es in­creí­ble.

Firma la pe­ti­ción.

Únete a No More Page 3 Edim­bur­go.