El maravilloso mundo de Polo and Pan

Artículo publicado el 19 de Junio de 2017
Artículo publicado el 19 de Junio de 2017

Grabado en el turbio periodo que todo el mundo conoce, el primer álbum del dúo de DJ francés Polo & Pan se dio a conocer como un homenaje al amor y al optimismo. ¿En el interior? Un mundo imaginario formado por copas de árboles, playas aisladas y peces voladores. Entrevista a dos grandes niños.

Un niño bajito en la calle agita los brazos. Sin pudor, grita en zig-zag antes de dar vueltas por el suelo a ambos lados de la calle. Algunos lo encontrarían lamentable. “A nosotros nos encanta”, proclama en coro Polo & Pan. “En esta imagen, está la idea de no refrenarse, de no tener miedo de expresarse”. Desde 2013, el dúo de DJs parisino se expresa con la música con despreocupación. A menudo son comparados con los dibujos animados de Walt Disney, los dos músicos reivindican “una defensa de la ingenuidad” que les permite regresar por puro impulso a lo más sencillo. El diecinueve del pasado mayo, Polo & Pan han culminado tres años de trabajo con sus “queridos recuerdos de la infancia” en un álbum titulado Caravelle

“Hoy en día, está mal visto ser optimista”

Con cierta retranca, la promoción del álbum se desarrolla sobre un gran salón de juegos. El bar de moda del décimo distrito Le Fantôme tiene viejas consolas distribuidas por todo el local. Delante una versión anticuada de PacMan, Polo & Pan devuelven una imagen propia de esta Francia capaz de conjuntar un traje con deportivas. Sobre las chaquetas, un pin representa la Caravelle, un navío multicolor que lleva su música a un mundo imaginario mezclado con árboles, arcoíris y narvales. En las semanas que han precedido la salida del álbum, cada tema estaba acompañado de un videoclip muy colorido, evidentemente con un encanto muy infantil.

El sol, muchos colores y una isla. ¿Un mensaje? “Avanzar hasta el optimismo”. “Vamos a buscar la luz allá donde esté, explican. Reivindicamos ideas como la bondad, el amor, la alegría”. Un tríptico romántico que rápido podría encerrar al grupo en un cliché “a propósito”, según los DJ que ya han aceptado la crítica. “Hoy en día, está mal visto ser optimista. Sencillamente porque nos duele asumir nuestra fragilidad. Siempre necesitamos crearnos un caparazón duro, firme. Con todo lo que sucede en este momento, el mundo entero ha entrado en la era del confinamiento y de la protección”. 

Hay que decir que Polo & Pan han grabado en una época extraña donde a priori es difícil diluir a Mickey en los atentados terroristas y el crecimiento del extremismo. Y sin embargo, los dos treintañeros están determinados a ver el vaso medio lleno, hasta encontrar una fuente de inspiración. “Según la leyenda, para ser un artista, habría que poner la lupa sobre la debilidad para tener éxito. Hacemos lo contrario, vamos a buscar nuestros más bonitos recuerdos para componer”.

Un tema de Caravelle es adecuado para el método. Compuesto en noviembre de 2015, "Plage Isolee" (Playa aislada) es una respuesta directa y alegre a los atentados de París. “Nos encerramos en el campo y mejor que decir: ‘tomamos los kalach y jodemos a los terroristas’, apostamos por el amor y el optimismo”. Con “estas miradas que se cruzan” y sus “adorables conchas”, la playa aislada también es un refugio para el grupo. “Es también una manera de huir. Hemos nacido en una generación que nunca ha conocido la guerra. Con nuestros ojos de niños, difícilmente podíamos afrontarlo”, admite.

Mick Jagger y la Space Jungle

Cuando Polo se topa con Pan, precisamente no está viendo el mundo con la mirada de un chiquillo. “Estaba cruzando el valle de la sombra de la muerte”, revela el de cabello rizado y cara de bebé del dúo. Alexandre, apodado “Peter Pan”, en cuanto a él se refiere la reputación de ser como un sol. “Alex tiene esa capacidad de dar alegría con esta forma de mezclar. Formar parte de esta colaboración, era como asistir a terapia”, continúa Polo, cuyo verdadero nombre es Paul. Pan aún se sorprende de la parte sombría de su compañero Polo. “En seguida he sentido a alguien que iba a acogerme en su pequeño mundo onírico, cuenta. Paul trabajaba mucho en proyectos relacionados con lo sagrado, con la hipnosis. Es esta parte de él, a la vez misteriosa y acogedora la que me convenció de no abandonar nunca nuestra colaboración”.

Los dos DJ se conocieron por primera vez en Baron, un club parisino de referencia en el entorno de la noche de la capital y, a su vez, un lugar que recoge muchas fantasías sobre su supuesta petulancia. Pero los dos hombres que se sucedóan por turnos trás los tocadiscos aseguran que en su época era “una entidad al servicio de la fiesta donde Mick Jagger era un cliente como otro cualquiera”. “Era sobre todo nuestro laboratorio, destaca Paul. Hacíamos lo que queríamos. Eso nos permitió arriesgarnos”.

Para construir su Caravelle, Polo & Pan se sentaron y compartieron sus entrañables recuerdos de niños. De aquella conversación reviven El mago de Oz, Rebelión en la Granja o El libro de la selva. Pero la conversación pronto dará lugar al viaje. Caravelle será el transporte y cada canción, un destino. Pero si la idea es viajar, la fuente de inspiración dependerá de la imaginación. “Finalmente encontrarás muy pocos lugares donde ha estado, explica Polo. Para La Canopée por ejemplo, nunca fuimos al bosque ecuatorial. Sin embargo, por los sueños y películas, ya tenemos una idea muy precisa. La música también es una manera de visitar esos deseados paisajes”. “La coherencia de este álbum es el sonido. Había que hacer que este sonido fuera la metáfora del viaje. Una vez que encontrado nuestro secreto, podíamos viajar donde quisiéramos”, retoma Pan. ¿Su secreto? La Space Jungle. Nacido de una broma, el término llegó a ser el medio con el que el grupo definió sus producciones. “Más que un estilo, está relacionado con una manera de hacer música. Siempre intentamos poner dos cosas que parecen opuestas, como una música muy antigua con una producción muy moderna”.

“Una generación sin nombre”

Si somos sinceros, Caravelle flota sobre la bossa nova, la cumbia, el electro, el pop… “No hay un dogma que mande a Polo & Pan. Tenemos muchas fantasías como para limitarnos a un estilo”, aclara Alex. La verdad, es que los dos DJ han hecho un remix de muchas cosas, por lo que hablar de un género parece misión imposible. Por un lado, Polo lastra la Caravelle de su experiencia musical con los Gnawas de Marruecos, descendientes de los antiguos esclavos de África subsahariana. Por otro lado, Pan enriquece las composiciones del dúo por la mediación de su proyecto colectivo Radiooooo.com, un mapa donde se puede descubrir canciones de todos los países del mundo, por época y género. “Al final, pronto te das cuenta de que hace tiempo que no se inventan nuevos géneros musicales, interviene Polo. Tanto como que no se llegará a inventar un nuevo instrumento que pueda hacer nacer un nuevo estilo de música, ya solo nos queda mezclarlo todo”. 

No obstante, la voluntad de Polo & Pan de escapar de todo les ha llevado al mismo camino que cierta escena francesa en plena ebullición. Papooz, L’Impératrice, Jacques o Isaac Delusion han decidido componer un mundo imaginario hecho de pequeños rincones de paraíso y de sincretismo musical. “Ninguno de nosotros hace la misma música, pero sin embargo nos sentimos muy cercanos, afirma Alex. Son géneros que no buscan pertenecer a lo que sea y estamos orgullosos de encontrar amigos de esta generación sin nombre, sin género”. A tal punto que los dos artistas piensan que esta nueva ola acunada por los Bisounours podría conducir a un colectivo. No habrá que sorprenderse si niños grandes corren en la calle agitando los brazos.

---

Escuchar: 'Caravelle' de Polo & Pan (Hamburger records/Ekler'o'shock/2017)