El mito de las hordas del Este

Artículo publicado el 21 de Mayo de 2004
Artículo publicado el 21 de Mayo de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Europa teme que las riadas de gente del Este vayan a acaparar los pocos trabajos que el Oeste tiene para ofrecer. Paranoia, dice la Nueva Europa.

¿Es la migración laboral del Este una amenaza para la Europa del Oeste? ¡No sean tan ingenuos! En lo que se refiere a la República Checa, hay algunas personas que no quieren quedarse. Les gustaría trabajar en el extranjero, no sólo porque hay mejores posibilidades de trabajo con mejores sueldos que en casa, sino también porque quieren experimentar algo nuevo en un país nuevo. Pero no debería olvidarse que el idioma es siempre una barrera, como también lo es, por supuesto, la fuerza de los lazos familiares. Por ello, es particularmente la gente joven la que encontraría más sencillo beneficiarse de las posibilidades que ofrece el extranjero.

Algunos se pueden preguntar por qué la gente está tan encantada si no hay nada nuevo. La gente de los nuevos Estados miembros ya podía trabajar en el extranjero con anterioridad. Cierto, pero trabajando en condiciones que son ahora un 100% mejores. Antes de la entrada en la UE, necesitábamos permisos de trabajo. Esto ya no es necesario. O al menos...

Múltiples restricciones

...para ser exactos, un permiso de trabajo no es necesario en Reino Unido, Irlanda, Suecia (en tanto en cuanto tanto empleo como alojamiento hayan sido preparados de ante mano) y posiblemente Grecia. En Dinamarca sólo hay pequeñas restricciones.

Pero la mayoría de los “viejos” Estados miembros quieren restringir el movimiento de trabajadores de los nuevos Estados miembros durante dos y hasta siete años. Por ejemplo, en Alemania y Austria la restricción tendrá validez durante siete años, y en Francia, Italia, España, y Finlandia no se exigirá permiso de trabajo en dos años. Cuando pasen dos años, la Comisión Europea consultará a todos los Estados miembros si desean continuar o no con las restricciones. Si algún Estado decide continuar, se le consultará de nuevo tres años más tarde. Dos años después, no tendrán la posibilidad de elegir, y todas las restricciones respecto a los trabajadores de los nuevos Estados miembros tendrán que levantarse. Durante este período los nuevos Estados miembros pueden hacer uso de la “norma de precedencia” que significa que los ciudadanos de la UE (viejos y nuevos) tienen preferencia para solicitar un empleo dentro de un Estado miembro.

Mejores condiciones

Los trabajadores de la República Checa ahora tienen los mismos derechos que los de otros Estados miembros. Hay igualdad total en lo que se refiere a las solicitudes de trabajo, igualdad de sexos incluida. Como se expone en el Tratado de Ámsterdam, hombres y mujeres deben recibir el mismo sueldo por el mismo trabajo o trabajo del mismo valor. De todas maneras, los desempleados ahora pueden recibir una prestación social durante tres meses en todos los Estados miembros donde se encuentren buscando trabajo. Sin embargo, hay algunas restricciones en cuanto a la residencia permanente.

La visión de los Estados miembros respecto a la migración laboral es innecesariamente exagerada. Temen que ríos de gente empiecen a solicitar empleo en sus países. Quizás con el tiempo se darán cuenta que una UE más grande no representa un “mayor peligro” sino una “mayor oportunidad” para impulsar un mejor entendimiento e integración entre la gente.