El modelo Aalborg: los estudios del futuro en Dinamarca

Artículo publicado el 10 de Octubre de 2005
Artículo publicado el 10 de Octubre de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La Universidad de d’Aalborg en Dinamarca se fundó en 1974 para promover un modelo de enseñanza “diferente”. La estrella es el “aprendizaje mediante problema” (APP), en lugar de las tradicionales clases magistrales.

Hoy, Marcus (alemán), Christian (Danés) así como Kazimieras y Gediminas (Letones), están atareados definiendo la problemática del proyecto sobre el que van a trabajar en su clase de Tecnología GPS. Tratan de mejorar la calidad de la localización de las posiciones ofrecida por el sistema de navegación GPS, pero aún no han convenido sobre el campo de aplicación de sus experimentos. El resto de su semestre se consagrará al estudio de esta cuestión.

Al cabo de los dos primeros meses todos los estudiantes de la Universidad de Aalborg, reunidos en grupos de proyecto, trabajan sobre una cuestión de interés científico que ellos mismos eligen casi siempre. Elaboran teorías y, según la materia, soluciones prácticas. Durante el proceso estarán guiados por un profesor que debe ayudarles a estructurar sus reflexiones. Este trabajo por proyectos, basado en la fórmula problem-based learning (aprendizaje por medio de problemas), es el alma del sistema danés.

Trabajo mediante sinergias

La finalidad es lograr que los estudiantes sepan aplicar sus conocimientos teóricos a la realidad desde el primer semestre de clases. Así estarán mejor preparados que otros alumnos de otras universidades para integrarse en el mundo laboral. Maria Fosnaes, estudiante, se muestra convencida: “Obtenemos mejores resultados trabajando en equipo que trabajando cada cual por su lado”. El aprendizaje individual también se vuelve más eficaz: “retenemos mejor lo aprendido durante un trabajo de proyecto que tomando nota en una clase de teoría. Aún recuerdo todas las iniciativas que redacté hace 20 años”, nos cuenta Poul Thøis Madsen, profesor de integración económica europea en la Universidad de Aalborg, en donde cursó estudios.

Entretanto, el grupo de proyecto hace las veces de integración social que permite a los alumnos no sentirse solos frente a sus preocupaciones. Se genera el sentimiento de pertenencia a una comunidad que explica la baja tasa de estudiantes que abandonan sus estudios a mitad de camino. Estos programas de gran envergadura permiten sobre todo resolver problemas concretos en el campo de las ciencias, lo que facilita la estrecha colaboración entre la universidad y las empresas industriales de sus alrededores. Los ingenieros salidos de la Universidad de Aalborg tendrán, pues, más oportunidades en el mercado laboral que los de otras universidades.

Dicho esto, el modelo “Aalborg” también presenta inconvenientes: además de una excesiva especialización, se da el riesgo de desacuerdos en cuanto a los contenidos pedagógicos de los proyectos y de aparición de diferencias en el nivel de conocimientos, susceptibles de complicar la vida de los estudiantes. Poul Thøis Madsen, sin embargo, ve en ello una ventaja: “En cierto modo, les permite enfrentarse a la dureza de la vida real desde el principio”.

Poca difusión a escala europea

Aunque gocen de buena reputación, las universidades que dispensan una enseñanza parecida a la de Aalborg son una excepción en Europa. El aprendizaje por problemas (APP), más conocido en España como método “Mendeberri”, es el eje central de la Universidad de Mondragón, en el País Vasco. Su objetivo es promover un óptimo desarrollo de los estudiantes tanto en el plano profesional como personal. El método de enseñanza de la Universidad de Maastricht también se basa en el famoso aprendizaje por problemas. Como en Aalborg, los estudiantes de la Universidad de Maastricht se consideran mejor preparados para entrar en el mercado del trabajo que los de otras universidades. El centro UNESCO, especializado en la enseñanza por problemas (UCPLB) y creado en 2002 en el seno de la propia Universidad de Aalborg, tiene por objetivo el fomento de la aplicación de metodologías APP en las universidades del mundo entero. Es sobre todo con universidades fuera de las fronteras europeas con las que ha establecido más contactos, como es el caso del Olin College of Engineering de Massachussets y de la Central University of Technology de Sudáfrica.