El mundo es un pañuelo

Artículo publicado el 23 de Noviembre de 2005
Artículo publicado el 23 de Noviembre de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El verano pasado, a los pies de la Muralla China, me encontré de repente con mi panadera española. "El mundo es un pañuelo", me dijo una vez se le pasó la sorpresa. Para calificar este tipo de encuentros fortuitos en un país lejano, las variedades europeas son innumerables. Por ejemplo, si usted se encuentra cara a cara con su panadera alemana en las dunas del Sáhara, ella le dirá que el mundo es un pueblo ("Die Welt ist ein Dorf") pensando con melancolia en su Baviera natal. En Eslovaquia, en cambio, el universo se asimila a un botón ("svìt je gombièka"), típico objeto de tamaño pequeño por excelencia. En otros países se limitan a decir que el mundo es pequeño. En Italia "il mondo è proprio piccolo" y en Noruega "verden er liten". Incluso las panaderas francesas nos dirán que "le monde est petit" y las inglesas que "it’s a small world", olvidando sus disparidades y compartiendo opinión.