El Museo de las relaciones rotas: “Las historias de ruptura son universales”

Artículo publicado el 15 de Febrero de 2012
Artículo publicado el 15 de Febrero de 2012
En plena resaca de San Valetín, visitamos el que aún no sabemos si es precisamente el Museo del Amor. Olinka Vištica, de 42 años, y su ex novio, Dražen Grubišić, celebran ahora el poder de la ruptura.
Guardaron los recuerdos de su relación en un museo en Zagreb, junto con otros objetos donados por antiguos amantes en 2007, llevaron la exposición por toda Europa y ganaron el Premio del Mejor Museo Europeo de 2011 en la categoría del Concepto más innovador.

cafebabel.com: Implantes de pecho de silicona procedentes de Serbia, un mechón de pelo desde Skopie o un hacha que viene de Berlín. ¿Cómo se os ocurrió exponer objetos que fuesen símbolos de las relaciones terminadas?

Olinka Vištica: Pues ocurrió en aquella conversación que uno tiene cuando lo deja con alguien, sobre todo en términos amistosos. Fue duro tanto para Drazen como para mí. Estas situaciones de estrés y malestar, por otra parte, estimulan la creatividad. La gente simplemente quiere seguir y ocuparse de cosas nuevas, así que pensamos: ¿Y qué pasa con la parte de nuestras vidas que simplemente se ha terminado? ¿Cómo cambiarla o cómo enfrentarse a ella? Pensamos que sería genial que hubiese un lugar donde se puede almacenar todo esto algo así como un museo.La idea estaba esperando en mi ordenador desde hace bastante tiempo. Dražen me llamó hace un par de años, después de una exposición de grupo en Zagreb, y nos aceptaron. Dos semanas para prepararlo todo, enviar correos electrónicos a los amigos, que los reenviaron a los suyos...

cafebabel.com: ¿Cómo seleccionáis los objetos?

Olinka Vištica: Era difícil seleccionar las muestras, así que las clasificamos por categorías. Había muchísimas donaciones. Parte de ellos están en mi casa (a veces pienso que es una especie de maldición).El espacio expositivo está dividido en ocho salas. Queremos guiar de alguna manera al visitante, dándoles indicaciones. Se trata de pasar por los diferentes estadios emocionales. La primera habitación que se trata de promesas y de proximidad que es el principio del amor y la lujuria. A continuación vienen la lujuria y el deseo, la rabia y la furia, bodas y rituales, etc. El concepto de tiempo fue interesante, tuvimos muchos relojes de pared y de mano en nuestra colección. Una vez una mujer se acercó y preguntó por nosotros en la oficina de turismo; ella había huido con sus hijas de un marido peligroso de Inglaterra a Irlanda en un barco. Fue muy conmovedor. Conocer a los donantes es emocionante. Suena cursi, pero es como donar un órgano, una parte de ti mismo.

cafebabel.com: El museo ha tenido su sede en Zagreb desde 2009, pero habéis llevado la exposición a muchos lugares.

Olinka Vištica: Sí, sobrepasó nuestra experiencia personal. Zagreb tiene muchas cosas que ofrecer, pero todo está muy desorganizado. Después de que el primer proyecto había terminado, ¿qué podíamos hacer con todo eso? Tirarlo? Intentamos establecernos aquí de forma permanente y recibimos más peticiones. Dependemos también en los organizadores locales, incluyendo a la comunidad local; es lo más importante. Normalmente nos encontramos con una colección de objetos y el organizador local gestiona el proceso de donación en su país. Así las exposiciones siempre tienen un toque local.

cafebabel.com: Los críticos dicen que el museo es puramente comercial, sin ningún tipo de enfoque estético. ¿Cómo reaccionáis a este tipo de crítica?

Olinka Vištica: Nadie realmente vive del proyecto, solo llega para pagar el alquiler. Nuestro proyecto está algo en el límite, pero no me importa si la gente piensa que es un espacio expositivo comercial. Todo lo que transforma su experiencia interior en algo más puede considerarse arte. Se trata dar a conocer tus pensamientos y opiniones a través de unos medios de comunicación determinados. Cuando cuentas una historia, hay un momento de creación que viene con el objeto. Las rupturas conectan a la gente. Dondequiera que vayamos, los artistas se unen al proyecto. Tenemos un valor documental y emocional.

cafebabel.com: ¿Hay un trasfondo histórico croata detrás de vuestra exposición?

Olinka Vištica: Las historias tienen que ver con el patrimonio cultural o la identidad. Algunas historias de Zagreb o, poniéndolo de manera más amplia, "de esta parte del mundo, como Eslovenia, Serbia, están muy unidas y son mis preferidas. Es algo que sabíamos desde el principio. Las historias de ruptura son universales desde las Filipinas a Croacia, todo el mundo reacciona de la misma manera. Sin embargo, a través de sus historias íntimas se pueden ver las mentalidades y la cultura, incluso los acontecimientos históricos.

Tal vez la gente que vino a vernos en Singapur nunca han oído hablar de nuestra guerra y las historias croatas eran en parte sobre la guerra. Recorrimos los países del ex-bloque yugoslavo, con un proyecto llamado Corazones rotos en los territorios rotos. Todavía compartimos los mismos referentes culturales, a pesar de lo que ha ocurrido. Recibimos una carta conmovedora de un niño de 12 años, de Sarajevo. Cuando tuvo que abandonar la ciudad con sus padres, él se enamoró de una chica en un coche que pasaba al lado.

cafebabel.com: El Museo de las relaciones rotas de alguna manera os acercó a Dražen. y a ti ¿Cómo te sientes al respecto?

Olinka Vištica: No estaríamos en contacto si no fuera por este proyecto. Esto demuestra que las relaciones pueden cambiar, nada es una tragedia, siempre hay algo que une a estas personas. Tengo mucho respeto por Drazen, hemos pasado juntos por todo esto. Es muy bonito y se aprende mucho. Quizá hablo solo por mí, pero una ruptura no tiene que ser tan dolorosa.

cafebabel.com: ¿La gente te pide consejo sobre cómo terminar una relación?

Olinka Vištica: Sí, pero yo no soy psicóloga. Incluso es posible que sepa menos que ellos. Puede que tenga un enfoque algo distante, pero la vida siempre ha sido un misterio. Uno sigue cometiendo los mismos errores. Pero, ¿qué es un error, de hecho? Es tan relativo que le sucede a todos en todo el mundo.Si eres feliz no tienes la necesidad de comunicar tu felicidad. También sabemos que no pasa nada si uno está solo. También sabemos que en nuestro mundo globalizado hay que ser en pareja, porque las entradas al cine son más baratas para dos. Pero tal vez la soledad puede ser también enriquecedora y se puede aprender de ella.

Acércate a la exhibición en el Centro Nacional  de Artesaína & Diseño entre el 8 de enero y el 15 de baril de 2012 en Sleaford, Lincolnshire

Fotos: © brokenships.com; Olinka ©KK