El Nobel de literatura: para Orhan Pamuk

Artículo publicado el 5 de Octubre de 2006
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 5 de Octubre de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El escritor turko que desafió a su propio gobierno gana el premio Nobel de literatura.

ha sido una decisión controvertida pero predecible: la Fundación Nobel galardonó a Ohran Pamuk por su contribución a la literatura mundial, afirmando que "tras la pista del alma melancólica de su ciudad natal, nos ha descubierto nuevos símbolos del choque y la mezcla de culturas". Pahmuk se embolsará por ello 1.1 millones de euros el 10 de diciembre en Estocolmo.

Muy conocido por su novela El libro negro (1990) o por La vida nueva (1995), Pamuk fue el primer intelectual musulmán en defender a Salman Rushdie, rechazando más tarde el título de “artista de Estado” que le quisieron imponer. En 2005 resultó inculpado por “insulto deliberado a la identidad turca” tras manifestar que los turcos habían matado a 300.000 kurdos y 1 millón de armenios.

Orhan Pamuk: “El poder de la escritura proviene de la reflexión”

Orhan Pamuk nació en 1952 en Estanbul, en el seno de una familia burguesa y francófila del barrio Haliç. Tras estudiar arquitectura y periodismo, vive tres años en los Estados Unidos antes de consagrarse a la escritura. Este escritor a quien le gusta observar el mundo desde su ventana y desde sus libros recibe a menudo reproches de falta de experiencias vitales. Para Orhan Pamuk, la novela es el mayor invento de la cultura occidental. Inspirado por la cultura bicéfala turca, a medio camino entre el Oriente lleno de misterios y un Occidente conquistador, encarna la nueva guardia de las letras turcas.

Estos eran los demás favoritos europeos que ahora tendrán que esperar un año más...

Milan Kundera: “La novela debe destruir las certidumbres”

La insoportable levedad del ser le consagró mundialmente en 1984 y su obra tiene un gran éxito de público. Aun así, en su palmarés figuran pocos premios: un premio Médicis por La vida está en otra parte (1973) y un Premio de la Academia francesa por su ensayo sobre El arte romano (1987). Nacido en 1929, Milan Kundera se crió en un ambiente propicio al arte. Empujado por su padre, pianista, debutó con la música antes de lanzarse en los estudios de literatura y de cine en Praga. Publicó sus primeros poemas en 1957. En la Checoslovaquia sometida al poder soviético, Milan Kundera fue un militante comunista sincero hasta 1967. Opuesto a la línea imperante en el Partido, Kundera publicó La Broma, una amarga crítica del sistema estalinista. La invasión de Praga por parte del Ejército Rojo para reprimir las reformas democráticas confirmó su compromiso político disidente. Separado del Partido Comunista y prohibida la publicación de sus libros, en 1975 abandona la capital Checoslovaca y se refugia en Francia, en donde empezó dando clases en la Universidad de Rennes y luego en la Escuela de Estudios Superiores de Ciencias Sociales. Nacionalizado francés en 1981, Milan Kundera encadena un éxito tras otro toda vez que empieza a escribir en la lengua de Molière. La identidad (2000) o La ignorancia (2003) son buenos ejemplos. Rigor intelectual y austeridad estilística son la marca de su literatura.

Antònio Lobo Antunes: “Soy el mayor espeleólogo de la depresión”

Figura mayor de la literatura, el portugués Antònio Lobo Antunes nació en Lisboa en 1942. De padre neurólogo afamado, se decidió por la psiquiatría sin por ello abandonar el gusto por las letras y los clásicos de la literatura francesa. Aunque su primer poemario se publicó en 1955, no se consagra por completo a la literatura hasta principio de los años ochenta, tras el éxito cosechado con su segunda novela El culo del mundo (1985). Durante su servicio militar tuvo que servir como médico en Angola a principios de los años setenta, en plena guerra colonial. Escaldado por la experiencia, publica en 1981 Conocimiento del infierno, las aventuras de un joven médico empleado en un servicio psiquiátrico. Sus obras a menudo pasan revista a la sociedad portuguesa, sus instituciones, al poder y sus mentiras. Un Portugal “ficticio”, a su entender, incluso después de haber crecido bajo la dictadura de Salazar.

Péter Esterhàzy: “La Historia con mayúsculas es muy cercana de la gente corriente”

A menudo comparado con Bulgakov, otras con Kafka, Péter Esterhàzy, nacido en 1950, se ha hecho con un hueco en la escena literaria internacional desde principios de este siglo 2000. En Harmonia Caelestis (2000), relata la historia de su familia, una de las dinastías más conocidas de la aristocracia magyar, desposeída de sus bienes por los comunistas. Dos años más tarde, publicó una “edición corregida” al descubrir tras rebuscar entre apeles de los archivos nacionales, que su padre fue informador de la policía política comunista durante más de 20 años. Una traición digna de una tragedia griega. Tonitronante el primero y emotivo el segundo, ambos libros tratan de comprender cómo la Historia puede hacer añicos la vidas de los individuos. A pocos días de la conmemoración de la sublevación húngara de 1956, este novelista nos recuerda que la hora de la tranquilidad sigue lejos de Europa del Este.