El oso pardo en Eslovenia: “Pero sigo siendo el rey”

Artículo publicado el 22 de Julio de 2011
Artículo publicado el 22 de Julio de 2011
Dos millones de ciudadanos y hasta 700 osos pardos co-habitan la tercera tierra más forestada en la Unión Europea después de Finlandia y Suecia.
Los Ursos Arctos de Eslovenia son algunos de sus más famosos y protegidos residentes según políticas de estado y europeas, lo que significa que los osos eslovenos son exportados para repoblar las montañas de lugares como los Pirineos franceses o los Alpes italianos. Uno de ellos hasta se metió en los despachos de Wikileaks. Cafebabel.com se desplaza a tierras salvajes.

Son carroñeros y omnívoros, pero los osos del sur de Eslovenia son conocidos por ser criaturas circunspectas, temerosas de los humanos. Cuando un cachorro de cinco meses supuestamente extraviado llegó a una casa en Podyrh, sumidero de Poljanska, en el noroeste de Eslovenia, en abril, la familia Logar ignoró una orden escrita de retornar la especie protegida europea apodada Srecko ( suerte, felicidad) a su ambiente natural. “En las primeras cinco semanas, se alimentó con leche de vacas de la granja , jugó feliz y durmió despreocupado con otros animales de la granja. Hasta trepó a un cerezo y comió cerezas”,  escribió Matevž Logar en una petición por el retorno de Srečko.

Alimento para la prensa sensacionalista

Entre 500 y 700 osos viven en el sudeste de este país europeo donde dos tercios de la tierra son bosques. Los eslovenos aman la naturaleza y están lejos de la histeria fomentada en los medios finlandeses acerca de tener cuidado con los osos que deambulan en los lugares silvestres. “Los osos son un hecho innegable en Eslovenia”, subraya el profesor en ecología Luka Omladovic.  “Como depredadores, están en el más alto nivel de la cadena alimentaria. Un bosque sin osos es como un bosque sin pinos”. La capital de Eslovenia difícilmente esté bajo amenaza de convertirse en un biotopo. Un oso que se metió accidentalmente en la capital en 2009 encontró a su amo rápidamente. Ljubljančani mayoritariamente menospreció el cuento del oso Srečko y su Grizzly Adams-esque protector; ellos “no ven televisión”. “No es un chihuahua, también puede morir”,  ladra Luka.

 La historia de la familia Logar acerca de "domesticar" un oso creó un circo mediático. Nacidos alrededor de principios de año, los cachorros salen de la hibernación en abril pesando cerca de cinco kilos; necesitan ganar alrededor de cuarenta dentro del año para sobrevivir, y Srečko estaba haciéndose grande muy rápidamente. “Este país es a veces tan primitivo”, dice Nina, de 27 años, quien viene de la región de osos de Koceveje,65 km al sur de Ljubljana. “La policía arrestó al hombre por una vieja multa de tránsito y puso al oso en un refugio para animales en Muta. Estúpido”. El mimado de los medios de prensa fue extraditado a Rumanía. “Me siento triste por la naturaleza cuando la gente se apodera de los osos”,  dice Miran Bartol, quien, como "jefe de sección" en el servicio forestal de Eslovenia (Zavod za gozdove Slovenije), es el intermediario entre los cazadores y las autoridades medioambientales para los animales grandes. Él es escéptico acerca de cómo el pequeño oso llegó a Podvrh cuando la mayoría de ellos son de su zona, que incluye los pueblos de Ribnica, Kočevje, Postojna, Lož y Črnomelj. “Alimentar un oso es el principio del fin porque se vuelve dependiente”. Miran llama a la petición de los Logar para presionar al primer ministro, Borut Pahor, y al ministro de medio ambiente Roku Žarnić para recuperar su "osito de peluche", “mala propaganda” para los osos: “ellos son juguetes hasta que se convierten en osos”.

 Franci y Mirjam, del restaurante Gostisce Tusek, han tenido osos cerca de ellos durante años

El yugo del pasado

Cuando Miran encontró por primera vez un oso en el bosque que suele recorrer cada día a las 6 de la mañana, estaba en su entorno potencialmente más peligroso –sentado con su madre- a la misma distancia que nos sentamos frente a otro en la mesa en el bar Tabu en Zapotok. “Sentí miedo, pero no fue agresivo. Empecé a correr hacia atrás, pero caí de espaldas”, recuerda, sosteniendo sus llaves y gesticulando en el sol detrás de sus anteojos con cristales ahumados. El trabajo de Miran consiste en esencialmente “controlar el conflicto entre humanos y osos”. Si un oso ha tocado a una persona o ha sido denunciado como una molestia, se dispondrá su muerte a cargo de Miran y por cuenta de la ley. De vuelta en Liubliana, Luka Omladavic señala irónicamente que el número anual de muertes causadas por osos es igual a las muertes causadas por hongos venenosos. “Eslovenia tiene reglas de caza semi-centralizadas”, explica Luka Omladovic en Ljubljana. “Las sociedades de caza local necesitan más osos muertos para ganar dinero”. Él propone que el sistema sea completamente centralizado para los funcionarios del estado, que sólo maten para cumplir con el cupo.

Uno o dos días antes de la luna llena, cuando la luz es la mejor, los encargados de hacer el recuento sacan sus listas y siguen a los osos entre las 6pm y las 6 am

Las especies de osos estaban más protegidas cuando Eslovenia era todavía parte de Yugoslavia, antes de 1991. Para la entrada de Eslovenia en la Unión Europea en 2004, los criterios de ampliación hacían hincapié en que los estados miembro tenían que asegurar el “favorable estatus de conservación del hábitat natural y las especies salvajes”. Las directivas de la UE han determinado el incremento de la población de osos en un 100%. Sin embargo, Eslovenia se jacta de tener un instituto oficial estatal para los osos y usa e implementa sensores de cuello para los conteos tres veces al año, así como también licencias de caza. Miran siente respeto por los animales. El antiguo activista estudiantil ahora enseña a cazar. De los 20.000 cazadores registrados en su región, estima que un 80% son profesionales y alrededor de un 10% son mujeres. El número de cazadores fluctuó ligeramente a través de los años, aunque son “igualmente experimentados”, ya que son entrenados al mismo tiempo.

Turismo de osos vs asado de oso

¿Podría el "turismo safari de osos" fomentar la economía eslovena? En un país de bajos salarios (alrededor de 1.000 euros netos) internamente el turismo es alto. Desde el corazón de la Meca del oso, Miran está en contra de ello. “Estamos orgullosos de nuestros osos, pero no queremos turismo masivo”.  Lo más cercano a encontrar un hueco en el mercado está en el taller de la familia Kobola en Koveceje. Dos generaciones, el dúo de padre e hijo ( Matija y Emil) han evolucionado de cazar osos a apoyar iniciativas educacionales locales. Emil Kobala ha continuado el oficio de su padre Matija de tallar osos y otras estatuillas y platos en madera en un negocio familiar tan viejo como la misma Eslovenia, como así también llevar escolares en visitas guiadas hacia los osos en los bosques como un hobby. “No tenemos problemas con ellos”, dice. “El viento sopla en tu dirección o en la de ellos, por lo tanto nos olemos unos a otros antes que podamos vernos; por lo general ellos huelen como carne podrida”.

Hacer un oso lleva cuatro horas y cuesta cuatro euros. La talla media ronda los 35 euros

También se olía a carne podrida en los vecinos Alpes italianos recientemente, donde potenciales votantes de extrema derecha fueron alentados a asar osos de Eslovenia en lugar de aprender cómo vivir con una especie en peligro. El 5 de julio el partido de la Liga Norteña ( una coalición aliada de Berlusconi) llevó a cabo un "banquete de oso" en Trentino, el mismo lugar desde donde ‘Bruno, el oso problema’ de Alemania, objeto de un despacho diplomático estadounidense filtrado por Wikileaks en 2010, se convirtió en el primero en 170 años en deambular por Bavaria. La policía bloqueó el"festín de protesta" ante la repoblación de osos pardos en los Alpes italianos como parte del programa Life Ursus de la Unión Europea en Austria, Italia y Eslovenia. 50 kilos de carne de oso importados legalmente de Eslovenia fueron confiscados por la policía ante dudas en la certificación. “Los países de la Unión Europea mataron grandes animales y perdieron su contacto y sentimiento con los animales”, finaliza Miran, antes de salir a buscar miel de abejas y cantar en el coro de la iglesia para una boda más tarde. “Nosotros nunca lo hicimos. Sólo se volvió un problema cuando los animales se fueron”. Mientras los diplomáticos estadounidenses hablaban pomposamente allá en casa, los europeos modernos “todavía necesitan tiempo para relacionarse con la naturaleza virgen”, pero Eslovenia parece estar en paz.

Muchas gracias a Mojca Finc, Miha Mohoric y Dominik Osvald. Leer el blog oficial de cafebabel.com Liubliana

 La galería de imágenes es parte de Green Europe 2010-2011, una serie de reportajes realizados por cafebabel.com sobre el desarrollo sostenible. Para conocer mejor el proyecto, Green Europe on the Ground.

Fotos: portada Camera on autopilot/Flickr/ekke.si/; texto: © Nabeelah Shabbir