El otro lado de los Balcanes

Artículo publicado el 27 de Marzo de 2015
Artículo publicado el 27 de Marzo de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La visión internacional de los Balcanes no es siempre positiva. Stanko Gregech, el creador del blog Vintage Balkans, cree que es necesario resaltar el lado más brillante de la historia de los Balcanes para evitar reducir la imagen de la región a una en la que solo destaque un nacionalismo tenaz y tensiones culturales.

Los padres de Stanko Gregech nacieron en un pueblecito de apenas 3.000 habitantes en la frontera de Hungría y Croacia, la que se convirtió en parte de Yugoslavia en 1945. Sus padres decidieron emigrar a Australia a finales los años 50, decisión por la Gregech nació en la primera etapa de su viaje en 1958 a través de Europa Occidental.

En el momento en que nació, él ya estaba lo suficientemente lejos de los históricos estruendos en los Balcanes, pero después Gregech comenzó a eliminar esta distancia geográfica e histórica.

Empezó a aprender croata y estudió Historia Europea en la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda. No mucho tiempo después, regresó. Tras viajar por la región durante dos meses, finalmente se asentó en la costa adriática de Croacia, en la ciudad de Rovinj.

Documentando 120 años de la vida en los Balcanes

Este profundo interés por sus orígenes finalmente ha culminado con la creación de la página Vintage Balkans (Balcanes Vintage), la que ahora tiene alrededor de 27.500 me gusta en Facebook y que pronto será lanzada como plataforma web independiente. 

A pesar del trauma del pasado, la Península Balcánica tiene muchas cosas positivas que esperan ser compartidas. Este es el propósito de Vintage Balkans, la que revela una nueva perspectiva de los diferentes países y periodos de la vida en los Balcanes durante los últimos 120 años.

Aunque al principio se suponía que el blog estaría dirigido a personas de países anglófonos, este empezó a atraer de forma gradual a personas de los Balcanes, las que ahora representan alrededor de dos tercios de los lectores.

Gregech cuenta que los comentarios que han recibido de algunos habitantes de esta region dicen que no se dan cuenta de las similitudes que hay entre ellos y sus vecinos. Estos tienen una mira muy estrecha de su propia cultura y país. Para Stanko está claro que hay una gran necesidad de esta perspectiva positiva y también de contar la historia de esta zona de forma más equilibrada y respetuosa.

Cuanto mayor es la popularidad de la web, más gente postea por voluntad propia material o links a nuevos recursos. Esta página está principalmente respaldada por Gregech, pero también ha encontrado el apoyo de varios colaboradores, entre los que se incluyen al búlgaro Ivan Vasilev y al británico James Crouchman. Este último está trabajando en un proyecto fotográfico en el noroeste de Bulgaria, una de las regiones más pobres del país, donde está enfocándose en la reinvención de las reservadas tradiciones búlgaras.

Una perspectiva positiva

Para Stanko Gregech no hay duda de que el término Balcanes está asociado a "conflictos y guerras, caos político, y países pequeños y fragmentados con problemas a la hora de vivir unos al lado de otros", conceptos que los conflictos de los años 90 recalcan.

Además, afirma que Vintage Balkans no niega las cosas malas que han pasado en la zona, sino que elige un enfoque diferente para contar la historia de la región.

En palabras de Gregech, está claro que muchas cosas malas han tenido lugar en la región y nadie puede negarlo. Sin embargo, también hay una historia increíblemente rica y positiva que contar en la cultura y las tradiciones de mucha gente de los Balcanes.

Tambié añade que se puede ver todas las influencias que vienen de diferentes direcciones y esto también incluye la influencia de los países ocupados; solo hay que pensar en el goulash húngaro, el schnitzel austriaco y en el café y los kebabs turcos. ¿Qué sería de los Balcanes sin ellos? No importa lo que se piense sobre la  política, la historia de los Balcanes es una fascinante mezcla de todas estas influencias y estas han sido parte de las experiencias y recuerdos de estas personas.

Sin embargo, los posts y las fotos de periodos históricos difíciles, como por ejemplo, el momento en el que el territorio de un país fue objeto de disputa o revisión, normalmente provoca fuertes reacciones de los lectores de Vintage Balkans. Un ejemplo: todo lo relacionado con Macedonia o Kosovo, o con las regiones fronterizas entre Albania y Grecia,  provoca esta clase de comentarios.

"El mundo sería un lugar mucho más pobre sin la herencia cultural de los Balcanes y sus preciosas y diversas gentes y países. Hay mucho que celebrar en ello". Claro que sí. Esta iniciativa es el primer paso para equlibrar la balanza sobre cómo se percibe la Península Balcánica alrededor del mundo.