El poeta Martín López-Vega: "Se debe escoger entre la cultura y el mercado"

Artículo publicado el 15 de Abril de 2011
Artículo publicado el 15 de Abril de 2011
Con vistas al parque del Retiro, el poeta y traductor español Martín López-Vega desgrana sus inquietudes literarias, europeas y nacionales, y nos ofrece un rápido diagnóstico de la poesía contemporánea. "Creo que no hay otro género literario que pueda dar más satisfacción en menos espacio".

Martín López-Vega (Asturias, 1975) nos recibe en la sede de la editorial hispano-mexicana Vaso Roto, en la que trabaja como editor. Desde los amplios ventanales de su despacho, se contempla una magnífica vista del parque del Retiro. "Me gusta escribir una poesía que sea lo más clara posible, bastante confuso es ya el mundo", dice el poeta. "Además creo que escribir una poesía oscura y hermética resulta mucho más fácil que escribir una clara". Una semana antes de nuestro encuentro, Martín López-Vega presentaba en una librería madrileña su último poemario, titulado Adulto extranjero (DVD ediciones, 2010), que va ya por la segunda edición, algo infrecuente en España. En unos días presentará el libro en Zaragoza y Barcelona.

DVD EdicionesLópez-Vega se ha consolidado en la última década como uno de los nombres más importantes de la generación de poetas españoles nacidos entre los años setenta y ochenta, que ya ofrecen libros con una voz asentada y propia. Reclaman como maestros a poetas diversos en estilo y procedencia: el israelí Yehuda Amijai, el norteamericano de origen serbio Charles Simic, el danés Henrik Nordbrandt, el ruso Joseph Brodsky... Sin negar la gran deuda con los autores de su misma lengua, López-Vega se considera parte de una tradición mucho más amplia que no distingue entre países y continentes. "Si digo que uno de mis poetas favoritos es Joseph Brodsky, ¿estoy hablando de un poeta europeo o norteamericano? Sin su última etapa norteamericana, tampoco Brodsky hubiera sido el que fue, me temo. Mi idea de la tradición poética se parece bastante a la que se puede encontrar en una buena sección de poesía de una librería norteamericana; ellos han traducido casi todo lo que vale la pena. Dicho esto, separar en europeos, norteamericanos o israelíes sería mirar pasaportes, cosa muy aburrida. O sea que sí, creo que existe una tradición poética universal".

El viaje como encuentro

En Adulto extranjero encontramos muchos poemas escritos durante los viajes del autor, en muchas ocasiones a ciudades europeas. López-Vega explica, citando al escritor sueco Kjell Erik Espmark, que los viajes son ocasiones propicias para "darse de baja en el contexto de la vida diaria. En nuestro día a día resulta muy difícil pararse y pensar con claridad en uno mismo y en cuanto te rodea". 

López-Vega es además un activo traductor de francés, portugués, inglés e italiano. ¿Qué opina sobre la importancia de las lenguas como elemento de cohesión de la Unión Europea? "Creo que el idioma no tiene nada que ver en eso, lo que hacen falta son unas instituciones más sólidas. ¿Es Estados Unidos un país más cohesionado que la UE? Si tomas a un neoyorquino y a un granjero de Iowa, no lo creo. En cualquier caso no creo que tenga nada que ver con el idioma. Además la UE tiene un idioma común en la práctica, y es el mismo que el de los Estados Unidos. Al final todos nos entendemos en inglés".

¿Son mercado y cultura compatibles?

"Un buen poema tiene algo de canción y algo de ecuación, y un poco de muchísimas otras cosas", dice el poeta

Hablamos de los hábitos lectores en España, un país que, en comparación con sus vecinos, no cuenta precisamente con altas tasas de lectura. "Probablemente España sea uno de los países europeos en los que menos se lee, por culpa, seguramente, de un sistema educativo lamentable". El poeta, que trabajó durante años en una de las cadenas de librerías más prestigiosas de España, La Central, considera esencial "separar mercado y cultura. Librerías como La Central y algunas otras se conforman con sobrevivir económicamente e influir culturalmente. No pueden pretender ganar tanto dinero como las grandes cadenas cuyo principal objetivo es aumentar los beneficios: amontonan las novedades en mesas y estanterías sin un criterio claro, casi por orden de llegada, y sus escaparates y mesas principales se venden a la editoriales que puedan permitirse pagarlas. Lo mismo podemos decir de las pequeñas editoriales. En la mayoría de los casos han de tener claro si optan por la cultura o por el mercado, lo que no excluye que pueda haber editoriales que tengan éxito en ambos frentes, claro".  Retomando el hilo europeo, López-Vega está a favor de que Bruselas imponga un precio fijo en los libros. "A día de hoy es la única solución para que las pequeñas editoriales y librerías puedan sobrevivir".

Para terminar, le pregunto por qué mucha gente ve la poesía como un género difícil y exigente. "Seguramente leer un poema sea más difícil para quien sólo esté acostumbrado a una novela o un ensayo, porque el sentido está más concentrado y juega mucho más a sugerir que a decir", responde. "Un buen poema tiene algo de canción y algo de ecuación, y un poco de muchísimas otras cosas. Así que podríamos decir que sí, que es más difícil. Pero creo que no hay otro género literario que pueda dar más satisfacción en menos espacio. ¡Merece la pena intentarlo!".

Fotos: Portada: (cc) Dowlesan/Flickr; Martín López-Vega/© Lino González Veiguela;  portada 'Adulto Extranjero/DVD ediciones