El significado político del bigote turco

Artículo publicado el 29 de Noviembre de 2015
Artículo publicado el 29 de Noviembre de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

En Turquía hay algo que parece que pasará de moda: el vello facial masculino. Sin embargo, tener bigote no simplemente está relacionado con la moda. Un estilo concreto de bigote entraña mucho más de lo que cualquier extranjero podría pensar. Mediante el bigote, los hombres pueden expresar sus preferencias políticas, un curioso fenómeno que merece ser estudiado. 

El poder del bigote 

Mientras que en los países occidentales el vello facial se ha puesto de moda durante los últimos años (como el fenómeno hipster), en Turquía, el bigote lleva de moda desde hace décadas. En las grandes ciudades se pueden ver más hombres con la cara afeitada, pero en el campo tener algo de pelo debajo la nariz sigue siendo muy importante. En Turquía se dice que los hombres tienen bigote para parecer más fuertes y poner de manifiesto su virilidad. Parece tratarse de un fenómeno natural, como ocurre en el reino animal, donde existen prácticas similares: los animales que quieren parecer más fuertes exhiben sus plumas o su pelaje, mientras que el bigote representa poder y honor, o lo que es más importante, ¡tiene un significado político! Hasta cierto punto, la forma del bigote de un hombre puede dar a entender si estás tratando con un nacionalista o bien con alguien de izqueirdas. ¿Pero desde cuándo la forma del bigote expresa una ideología política? ¿Y qué es lo que representan exactamente los diferentes estilos? 

El nacimiento de una tradición 

En Turquía, el significado político del bigote se remonta al siglo xix. El periodo en la que el imperio otomano trató de modernizar Turquía, también conocido como la Tanzimat, puede ser considerado como el inicio de esta tradición. Los partidarios y detractores de estas reformas se afeitaban el bigote de una forma u otra para mostrar a qué bando pertenecían. Los simpatizantes se dejaban crecer la barba y el bigote, mientras que los opositores se afeitaban la cara. Así es cómo surgió esta tradición. 

Ülkücü

El bigote del MHP, el Partido de Acción Nacionalista, llamado ülkücü en turco, lo suelen llevar los nacionalistas y este crece hacia abajo en forma de herradura. Según dicen, su nombre significa milliyetçi (nationalista), ya que la forma del bigote es parecida a la de la letra «m». Para otros, tiene forma de una luna creciente, motivo por el que este tipo de bigote está relacionado con el nacionalismo turco. A pesar de todo, los nacionalistas llevan pintada una parte de la bandera turca en la cara. Además, en la década de los setenta, los asesinos se fijaban en la forma del bigote para identificar a sus víctimas. entre 1976 y 1980, el país vivó un periodo de caos y de violencia policial, en el que los hombres que llevaban el bigote al estilo ülkücü solían pertenecer a la organización nacionalista «Los lobos grises»; un grupo fascista muy vinculado al MHP. Los miembros de esta organización participaban en asesinatos callejeros, en los que mataban a intelectuales de izquierdas y activistas liebrales. Era fácil reconocer a sus víctimas, ya que siempre eran hombres que no llevaban este tipo de bigote.   

El estilo de izquierdas 

Los hombres de izquierda suelen preferir los bigotes espesos, como el de las morsas, que solo cubre el labio superior. Un estilo inspirado en el líder comunista de la antigua Unión Soviética, Stalin. Este estilo de bigote es sobre todo popular entre los curdos.  

Bigote en forma de almendra  

Existe también otro estilo, utilizado por los conservadores y religiosos, en el que el bigote se lleva recortado y este no cubre el labio superior ni crece a ambos lados de la boca. En turco este estilo se llama badem bıyık (bigote en forma de almendra). El actual presidente Erdoğan tiene este tipo de bigote, al igual que el anterior presidente, Abdullah Gül. Por otra parte, el hecho de afeitarse la barba y no tener vello facial no representa ninguna ideología política en especial. Motivo por el que se requería a los hombres que se afeitasen la cara en muchos actos públicos. Al no tener barba o bigote, es imposible mostrar una ideología política y se tiene una apariencia neutral. Sin embargo, a día de hoy, los hombres pueden dejarse crecer el bigote, las patillas o la barba. 

El gran negocio del bigote 

Como ya se ha mencionado antes, en oriente medio, el bigote representa poder y honor. Por lo tanto, no es de sorprender que los hombres del mundo árabe, donde los bigotes están considerados como una muestra de sabiduría y madurez, acudan a Estambul para comprar bigotes postizos. En la conocida ciudad turca existen más de 250 cirujanos especializados en implantes de bigotes postizos y la cifra continúa creciendo. Las empresas están respondiendo ante dicha demanda de forma inteligente. Por ejemplo, se puede comprar un «paquete turístico» con el que el hombre de la familia obtiene el bigote de sus sueños mientras el resto de la familia disfruta del sol en Turquía. El negocio del bigote va viento en popa.

Tradicionalmente, un bigote muy elegante era un signo de pertenencia a la burguesía, aunque el bigote siguió sin perder su popularidad en la mayoría de los países árabes.  

Solo se aceptan barbas hipster

Sin embargo, en Turquía el bigote está perdiendo cada vez más popularidad. En la época del imperio otomano y durante las primeras décadas o durante la República turca, el vello facial era una forma de definir tus alianzas con el Estado. No obstante, a día de hoy son más bien los adultos de entre cuarenta y cincuenta años los que llevan bigote. En cuanto a los jóvenes, el bigote está cayendo en desuso gradualmente. Los jóvenes turcos consideran el bigote anticuado, quizá porque les recuerde al imperio otomano. Para ellos, lo otomano es sinónimo de viejo. Quieren manifestar que son occidentales y modernos, por lo que tener bigote no ayuda. Así que, por ahora, lo único aceptado es la barba hípster.