El sistema educativo valenciano vuelve a lo público

Artículo publicado el 22 de Febrero de 2016
Artículo publicado el 22 de Febrero de 2016

Tras cuatro años de duros recortes en materia de educación, la Comunidad Valenciana, bajo un nuevo gobierno socialista, vuelve a mirar por el sistema público. El Conseller de Educación, Vicent Marzà, aumenta los fondos para becas universitarias y toma una polémica decisión: Los alumnos de universidades privadas ya no tendrán derecho a beca.

Desde que empezó la crisis economica española en 2007, el sistema educativo público ha sufrido nombrosos reajustes y recortes. En la Comunidad Valenciana, una de las más endeudadas del país, estas medidas tuvieron una gran contestación por parte de los estudiantes y de todo el sistema académico y acabaron desencadenando toda una serie de protestas diarias. Fue la llamada Primavera Valenciana, en febrero de 2012, que surgió como respuesta a los recortes en el sistema educativo público y más tarde contra la subida en el precio de las tasas universitarias. Miles de jóvenes salieron a las calles para protestar contra la llamada "Ley Wert", promovida por el entonces Ministro de Educación José Ignacio Wert.  

En el curso académico 2012-2013 los universitarios españoles sufrieron de media una subida de 540 euros más por matrícula, ya que los alumnos pasaron de pagar el 15% del precio real de matrícula a pagar hasta el 25% en algunas comunidades como Cataluña. Además, los requisitos de rendimiento para recibir una beca de estudio aumentaron, al mismo tiempo que el nivel de renta para poder obtener esta prestación se reducía, por lo que se calcula que entre un 17% y un 32% de los estudiantes que habrían obtenido la beca con los requisitos anteriores perdieron este derecho con la nueva reforma y se vieron, en los peores casos, obligados a abandonar la universidad. 

Las universidades privadas, fuera del nuevo sistema de becas

Tras las elecciones autonómicas de mayo de 2015, la Comunidad Valenciana vuelve a estar regida por la izquierda, tras veinte años de gobierno del Partido Popular. La buena noticia para los estudiantes es que el actual gobierno del Partido Socialista del País Valencià (PSPV), dirigido por Ximo Puig y respaldado por los nacionalistas de Compromís, ha aprobado un aumento del 40% en los fondos destinados a las becas para el curso 2016-2017.

Además, el Conseller de Educación, Vicent Marzà, ha decidido excluir del sistema de becas a los universitarios que hayan decidido cursar sus estudios en uno de los cuatro centros privados que existen en la comunidad. Esta medida ha generado aplausos entre aquellos que consideraban injusto que la administración pública ofreciera ayudas para los que optan por el sistema privado, pero también ha dado paso a las críticas de los sectores más liberales de la economía y también de una parte de la sociedad. 

Carmen, estudiante de 22 años, considera esta medida como algo positivo y cree que la función de la administración pública no ha de ser la de primar la excelencia sino permitir que todos puedan estudiar. Amparo, también de 22 años, no comparte esta opinión y explica que "no todo el mundo que estudia en las universidades privadas lo hace porque tenga mucho dinero, sino porque no les ha llegado la nota media para entrar en las universidades públicas", y con este argumento propone como alternativa que se aumenten las plazas en los centros públicos. 

Anna también lamenta que algunos alumnos de las universidades privadas se puedan ver perjudicados por esta medida, aunque apunta que la solución puede pasar porque los propios centros privados se encarguen de conceder becas propias a los alumnos más defavorecidos. Otros universitarios, como Quico, son más escépticos y dudan de que los alumnos que acceden a la enseñanza privada realmente necesiten una beca para poder seguir con sus estudios. 

Pero hay excepciones. Cabe destacar el caso de los alumnos del Grado de Veterinaria de la universidad privada CEU- Universidad Cardenal Herrera, que sí podrán beneficiarse de esta ayuda, ya que ninguna otra universidad del Sistema Universitario Público Valenciano ofrece plazas en este grado

Las cuatro nuevas modalidades de beca que plantea ahora la Generalitat, y que en palabras del conseller Vicent Marzà van destinadas a "igualar en oportunidades", son la beca Salario que permite a los alumnos con rentas muy bajas estudiar en la universidad con el compromiso de aprobar todos los créditos cada curso; las becas de Formación en Idiomas cofinanciadas por el Fondo Social Europeo; las becas de NO-Abandono para ayudar a los alumnos a sufragar el precio de las asignatura de tercera o sucesiva matrícula hasta 18 créditos, para las cuáles el precio se incrementa notablemente, y las becas de Formación a Distancia.