EL TALENTO DE JÓVENES EMPRENDEDORES ESPAÑOLES LLEGA A  BRUSELAS 

Artículo publicado el 8 de Julio de 2014
Artículo publicado el 8 de Julio de 2014

Jó­ve­nes es­pa­ño­les en­cuen­tran en Bru­se­las una opor­tu­ni­dad a tra­vés de un pro­gra­ma de ace­le­ra­ción de em­pre­sas: el EU Start-up Ac­ce­le­ra­tor. En la ca­pi­tal belga ten­drán la opor­tu­ni­dad de co­no­cer lo que la UE les brin­da: ob­ten­ción de fon­dos, red de con­tac­tos y el apoyo ne­ce­sa­rio para la im­ple­men­ta­ción de sus ne­go­cios.

En el pe­rio­do de cri­sis eco­nó­mi­ca e in­cer­ti­dum­bre que vi­vi­mos, pocos son los jó­ve­nes tra­ba­ja­do­res que con­si­guen rea­li­zar sus sue­ños y tras­la­dar sus ideas a la reali­dad. Las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que en los úl­ti­mos años, en Es­pa­ña, los nue­vos em­pren­de­do­res tie­nen mu­chas di­fi­cul­ta­des para lo­grar fi­nan­cia­ción, lan­zar sus pro­yec­tos y em­pe­zar sus ne­go­cios: según la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res Au­tó­no­mos sólo el 20% de los so­li­ci­tan­tes ob­tie­ne un prés­ta­mo, mien­tras que se de­nie­ga el 53% de so­li­ci­tu­des de ayuda fi­nan­cie­ra a los nue­vos em­pren­de­do­res. Por lo tanto, estos jó­ve­nes, que están al prin­ci­pio de sus ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les y que no tie­nen mucha ex­pe­rien­cia en el mer­ca­do la­bo­ral, se que­dan com­ple­ta­men­te iner­mes ante las ele­va­das cuo­tas de los au­tó­no­mos, el ac­ce­so res­trin­gi­do al cré­di­to ban­ca­rio y la falta de una red co­mer­cial ade­cua­da.

Sin em­bar­go, la es­pe­ran­za es lo úl­ti­mo que se pier­de y a veces se en­cuen­tra una gran oca­sión que po­dría lle­var a un cam­bio, como les ha ocu­rri­do a al­gu­nos chi­cos es­pa­ño­les en Bru­se­las.  Allí, un grupo de jó­ve­nes em­pren­de­do­res es­pa­ño­les con gran ta­len­to han en­con­tra­do una buena opor­tu­ni­dad pro­fe­sio­nal: el pro­gra­ma EU Start-up Ac­ce­le­ra­tor, el pri­mer acele­ra­dor ba­sa­do en la Unión Eu­ro­pea, lan­za­do por la Fun­da­ción Fin­no­va­re­gio y fi­nan­cia­do por el Mi­nis­te­rio de Em­pleo y Se­gu­ri­dad So­cial. 

La fun­da­ción Fin­no­va­re­gio fa­ci­li­ta el desa­rro­llo de ideas in­no­va­do­ras en Bru­se­las en dis­tin­tos sec­to­res (tec­no­lo­gía, tu­ris­mo, me­dioam­bien­te, ener­gía, etc) y, a tra­vés del EU Start-up Ac­ce­le­ra­tor, los jó­ve­nes pue­den for­mar­se sobre cómo ob­te­ner fon­dos eu­ro­peos para sus pro­yec­tos y cuen­tan con la co­la­bo­ra­ción de  un grupo de pro­fe­sio­na­les que les ase­so­ran en la di­fu­sión de sus ini­cia­ti­vas. Ade­más, dis­po­nen de un es­pa­cio de tra­ba­jo en pleno cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo de la ciu­dad donde los nue­vos em­pren­de­do­res pue­den asis­tir a po­nen­cias u or­ga­ni­zar sus reunio­nes.

Ca­fé­ba­bel-Bru­se­las se ha reuni­do con al­gu­nos de los jó­ve­nes que se han be­ne­fi­cia­do del pro­gra­ma para que nos cuen­ten cómo han lle­ga­do hasta aquí, nos pre­sen­ten sus ideas y sus ex­pe­rien­cias como em­pren­de­do­res en Bru­se­las.

An­to­nio J. Parra y Su­sa­na Pas­cual, dos as­tu­ria­nos de Gijón, de 34 y 30 años res­pec­ti­va­men­te han crea­do un vehícu­lo al­ter­na­ti­vo me­dian­te su em­pre­sa Mo­ve­ker. Según nos cuen­tan, han di­se­ña­do un tri­ci­clo im­pul­sa­do con pa­lan­cas y pe­da­les cons­trui­do de ma­ne­ra que todas las per­so­nas, in­de­pen­dien­te­men­te de su edad, gé­ne­ro, es­ta­tu­ra o ca­pa­ci­dad fí­si­ca, pue­dan mo­ver­se li­bre­men­te. Al prin­ci­pio, su ob­je­ti­vo era "crear un mo­vi­mien­to uni­ver­sal". An­to­nio y Su­sa­na nos ex­pli­can que su idea se cen­tra en los va­lo­res de igual­dad, amor por la vida, li­ber­tad de mo­vi­mien­to y be­lle­za. Para ellos "Life is a beau­ti­ful strug­gle -como dice su lema- por­que todos te­ne­mos que dis­fru­tar de esta lucha ma­ra­vi­llo­sa que es la vida". Sobre su ex­pe­rien­cia en Bru­se­las, ambos afir­man que lle­gar a esta ciu­dad les ha pe­mi­ti­do ver que ven­der su pro­duc­to fuera de Es­pa­ña no era tan di­fí­cil como creían: "hemos co­no­ci­do a per­so­nas con una men­ta­li­dad muy abier­ta hacia la in­no­va­ción, el pro­gra­ma de ace­le­ra­ción nos ha ayu­da­do a crear rá­pi­da­men­te una red de con­tac­tos en la ca­pi­tal belga".

Otra ex­pe­rien­cia que hemos po­di­do re­co­ger es la del ma­dri­le­ño Faus­to Es­cri­gas, un joven de 24 años que está aca­ban­do su ca­rre­ra en in­ge­nie­ría in­for­má­ti­ca. Él ha dado vida a Cram­way, una pla­ta­for­ma de apren­di­za­je co­la­bo­ra­ti­vo en línea que em­plea un mo­de­lo de dis­tri­bu­ción de soft­wa­re adap­ta­ble a las ne­ce­si­ta­des de los clien­tes a un coste mo­de­ra­do.  Ade­más, Faus­to nos cuen­ta que "Cram­way nació como un pro­yec­to fin de ca­rre­ra y poco a poco se ha per­fec­cio­na­do hasta lle­gar a ser la pri­me­ra em­pre­sa es­pa­ño­la re­la­cio­na­da con e-lear­ning den­tro del Re­gis­tro Eu­ro­peo de Trans­pa­ren­cia". Gra­cias al EU Start-up Ac­ce­le­ra­tor, Faus­to im­pul­só su em­pre­sa y es­ta­ble­ció re­la­cio­nes co­mer­cia­les con nue­vos clien­tes.

A estas dos em­pre­sas se suma la de una chica con una idea in­no­va­do­ra que com­bi­na moda, es­ti­lo y sos­te­ni­bi­li­dad. Es el pro­yec­to de Lo­re­na Gasco Pérez, de 32 años y pro­ve­nien­te de  Za­ra­go­za, quien tra­ba­ja con su socio Ja­vier Sán­chez. Su em­pre­sa, Ray Musgo, está desa­rro­llan­do una co­lec­ción de za­pa­tos eco-sos­te­ni­bles. Lo­re­na nos ex­pli­ca que sus za­pa­tos "no con­tie­nen ele­men­tos da­ñi­nos para el me­dioam­bien­te e in­cor­po­ran te­ji­dos in­no­va­do­res y com­po­nen­tes sos­te­ni­bles sin ol­vi­dar la ca­li­dad, la co­mo­di­dad y el di­se­ño del pro­duc­to". Ade­más, el com­pro­mi­so de Ray Musgo se ex­tien­de tam­bién a la pro­pia forma de tra­ba­jar: el pro­ce­so de di­se­ño, la fa­bri­ca­ción ar­te­sa­nal, toda la lo­gís­ti­ca y los pro­vee­do­res con los que cuen­tan se con­cen­tran en un radio in­fe­rior a 6 km. Este hecho in­cen­ti­va el desa­rro­llo de la in­dus­tria local del cal­za­do, aún en re­ce­sión en Es­pa­ña. Ja­vier añade a esto su firme creen­cia en que la moda se puede hacer de una forma sos­te­ni­ble "y ade­más con­fia­mos en que en un fu­tu­ro pró­xi­mo esta sea la forma ha­bi­tual de ha­cer­la".

El úl­ti­mo em­pren­de­dor con el que ha­bla­mos tiene una idea am­bi­cio­sa con la que quie­re ayu­dar en el día a día a los jó­ve­nes que lle­gan a Bru­se­las: se trata de la or­ga­ni­za­ción  in­ter­me­dia­ria Eu­ro­pean Help Pack. Me­dian­te una pla­ta­for­ma en línea, pro­por­cio­na ser­vi­cios de aco­mo­da­ción, ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va y ase­so­ra­mien­to a es­tu­dian­tes o be­ca­rios que vie­nen a la ca­pi­tal belga. Íñigo Ba­rrio, un bil­baino de 24 años, está de­trás este pro­yec­to, junto a Laura Hi­dal­go. Iñigo afir­ma que el EU Start-Up Ac­ce­le­ra­tor "ha sido un punto de inicio in­me­jo­ra­ble. Ahora te­ne­mos la  opor­tu­ni­dad de estar en con­tac­to con ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, de pro­mo­cio­nar­nos, de hacer clien­tes y de in­ter­na­cio­na­li­zar nues­tro ne­go­cio".

Y sí, sa­be­mos que la si­tua­ción es com­pli­ca­da y que no es fácil em­pe­zar. Pero es que, en reali­dad, nunca lo ha sido. Al menos, las his­to­rias de Íñigo, Lo­re­na, Antonio, Susanna o Faus­to nos sir­ven como alien­to, como un soplo de es­pe­ran­za, para dar­nos cuen­ta de que, si se bus­can, el sueño del em­pren­de­dor puede ha­cer­se reali­dad, tanto den­tro como fuera de nues­tro país.