El Tour… ¿de Francia?

Artículo publicado el 4 de Julio de 2008
Artículo publicado el 4 de Julio de 2008
Del 5 al 27 de julio se celebra la 95ª edición del Tour de Francia, con 21 etapas previstas, dos de ellas fuera del país. Tras Londres, en 2008 le toca el turno a la provincia italiana de Cuneo. El Tour no es tan francés como parece.

El Tour de Francia no es cien por cien francés. Desde sus inicios, la prueba reina del ciclismo mundial realiza pequeñas escapadas a los países vecinos: desde la Alsacia alemana hasta los Alpes italianos, pasando por el centro de Londres. El Tour toma una dimensión continental, no solo por los ciclistas extranjeros que participan, sino por los coqueteos europeos en su recorrido. 

Este año, empieza en Brest, Bretaña, para realizar un itinerario de 3.500 km. El año pasado sin embargo se inició en Londres, lo que no es cualquier cosa: el Tour de Francia es el tercer acontecimiento deportivo mundial (tras los Juegos Olímpicos y el mundial de fútbol) y concentra cada año la atención de los medios de comunicación mundiales sobre su recorrido. Las cifras así lo confirman: 260 cámaras para 92 cadenas de televisión, 240 fotógrafos de 40 agencias distinas de todo el mundo y más de 350 periodistas acreditados. Estos difunden a nivel global bonitas postales turísticas de montañas, verdes paisajes y playas apetitosas atravesadas por veloces ciclistas. Por tanto, la competición entre los candidatos a acoger el Tour es feroz, y ahí entran también las ciudades extranjeras.

Un ‘regalo’ para los vecinos

Los organizadores del Tour, por tanto, ponen en marcha un difícil proceso de selección cada año entre las solicitudes de los municipios candidatos, intentando buscar el mejor recorrido posible en lo deportivo y también un equilibrio entre las distintas regiones del hexágono francés. En Francia, todos los departamentos, excepto los de Córcega, han recibido al Tour al menos una vez. Fuera de ella, todos los países vecinos lo han recibido en más de una ocasión: la primera etapa disputada completamente en el extranjero (Bruselas-Luxemburgo) en 1947, su primera visita a Italia y España en 1949, la primera salida del Tour desde el extranjero en Ámsterdam en 1954 o su paso por Inglaterra en 1974. Y la lista continúa. 

(guano/Flickr)También, el Tour pierde parte de su entidad gala si hacemos un repaso a los vencedores de la competición. Fue en 1985 cuando el último francés logró coronarse como vencedor. Desde entonces, la competición ha estado dominada por españoles (con ocho victorias, destacando el pentacampeón Miguel Induráin), los estadounidenses (con diez victorias, siete de ellas de Armstrong), los italianos (vencedores en 1987 y 1998), el alemán Jan Ulrich en 1997 y el Irlandés Stephen Roche en 1987.

Franceses, ¡os recibimos con alegría!

Este año, las afortunadas seleccionadas para acoger el Tour en sus etapas en el extranjero son la ciudad italiana de Cuneo y el vecino pueblo de Pratonevoso, una zona que vive eminentemente del esquí en los Alpes italianos. El 20 de julio, el municipio acogerá la decimoquinta etapa del Tour 2008, que el día siguiente se detendrá en Cuneo, durante la primera jornada de descanso en el extranjero de su historia, donde se quedará el Tour hasta el día 22.

Los dos municipios, junto con la Cámara de Comercio local, han constituido un Comité organizador, Granda Tour 2008, con el que han presentado las dos etapas en Roma y en Italia. "El aspecto más importante es la repercusiones que este evento deportivo tendrá en nuestro territorio. Nos verá todo el mundo", dice Fiorenza Barbero, secretaria del comité. La mujer subraya orgullosa cómo los comisarios han comparado la plaza Galimberti, en Cuneo, con la parisina plaza Vendôme. Gracias a las montañas que la enmarcan, este entorno de postal natural ha sido decisivo para la elección definitiva. Un adorno bucólico para el Tour y una plataforma publicitaria excepcional para el montañoso municipio italiano.

Un faro luminoso y publicitario franco-italiano

La región, que apuesta por potenciar el turismo, ve en el Tour de Francia una ocasión de desarrollo y publicidad. "En Cuneo", continúa la organizadora, "hemos preparado, encima de la fuente de la plaza de la Estación, un faro que creará juegos de luz con los colores de Francia, de Italia y del Tour". Además, se han previsto iniciativas para divertir a espectadores y turistas: zancos, abanderados y saltimbanquis animarán la jornada, y una ‘noche amarilla’ de espectáculos, la víspera de la llegada de los ciclistas. ¡Una operación de márquetin como el Tour manda!

(Wikipedia)

¿Por qué salir al extranjero? "¿Por qué no?", replican desde la oficina de prensa de la Annuary Sport Organisation (A.S.O.), la empresa organizadora oficial del Tour. "Es el tercer evento deportivo del mundo, seguido por televisión en más de ochenta países; es natural que se pidan etapas en otros países. En Londres, sede de la primera etapa del Tour 2007, había miles de personas". Lo sentimos, por tanto, por aquellos románticos europeos que vean en estas visitas de cortesía ciclistas un síntoma del fin de las fronteras continentales: no habría ningún motivo ajeno a la lógica del negocio del deporte. 

La primera ruta en el extranjero se remonta a 1905, durante la tercera edición del Tour. El destino escogido fue Alsacia, en aquel momento alemana desde hacía treinta y cinco años, pero francesa desde la época de Luis XIV. En este caso, quizás la elección extranjera no fue tan casual… Como sea, el Tour siempre acaba en los Campos Elíseos de París: ¡francés francés!