El tratado de la COP21 en París: ¿Final feliz?

Artículo publicado el 14 de Diciembre de 2015
Artículo publicado el 14 de Diciembre de 2015

Tras la Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU en París, 196 estados han acordado tratar de limitar el calentamiento global a 1,5 grados. Algunos comentaristas celebran el acuerdo como un hito, mientras otros critican que los representantes de la industria no se sentaran a la mesa de negociaciones, por lo que el compromiso carece de cualquier responsabilidad.

La magia de París reside en su carácter voluntario - Die Welt, Alemania

El compromiso alcanzado en París se debe al arte contemporáneo de la negociación, según el diario conservador Die Welt: "Innovar para mejorar las condiciones de vida ha sido siempre el motor de la humanidad. Esto se aplica a la ciencia y, por supuesto, al capitalismo, ese gran habilitador. Todos los catastrofistas que advierten de la fatalidad, consideran que la mitad de las medidas por esta 'buena causa' son casi totalitarias. Pero el pensamiento moderado, para evitar males mayores, es más potente; al fin y al cabo han surgido de una voluntad general, una voluntad común. Esa es la magia de París: Se promueve el principio de voluntariedad, y en lugar de regular nuevas sanciones, ahora nadie se opone a la autorregulación. No es un signo de debilidad, sino de madurez". (14.12.2015

La aldea global nos mantiene unidos - La Tribune de Genève, Suiza

El acuerdo de París tiene un gran carisma, escribe el periódico regional La Tribune de Genève: "El hecho de que se trate de un marco ambicioso es de agradecer, aunque sea insuficiente en algunas zonas, como por ejemplo en términos de instrumentos, incluyendo algunas medidas en el transporte. El hecho de que muchas no se vayan a materializar en medidas concretas y teniendo en cuenta la rápida respuesta de 13 fabricantes de automóviles con respecto a las emisiones de carbono, evidencian que existe un problema real de conocimiento. En vista de la amenaza global del pseudo-Estado Islámico, la señal de una alianza universal, tiene un efecto aún más fuerte: Afianzar la idea de que vivimos en una aldea global, que todos estamos conectados y tenemos la necesidad de vivir - o al menos sobrevivir - juntos". (13.12.2015

Sólo un aparente éxito diplomático - Die Presse, Austria

El acuerdo sobre el clima carece de sustancia, se queja el periódico liberal conservador Die Presse: "Por primera vez tanto los países ricos como los pobres se han comprometido a luchar contra el cambio climático. Suena bien, muy bien. Incluso cuesta un poco admitirlo. En París, aunque todos los estados firmaron, fue un ejercicio particularmente difícil. Sin embargo, el acuerdo de París no tiene la suficiente sustancia para alcanzar su propia meta de limitar el calentamiento global a menos de dos grados por encima de los niveles preindustriales. La brecha entre las expectativas y la realidad es enorme, si bien no puede haber ninguna duda acerca de la obligación de todos ellos de proteger del clima. Aunque esto no parece ser vinculante, pues cada negociador parece contar con un aparente éxito diplomático de antemano. Desde la conferencia sobre el clima en Copenhague, está claro que a partir de ahora cada país debe decidir por sí mismo cuándo y cuánto se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero". (14.12.2015

¿Quién debe hacer los sacrificios? Aún no está claro - La Stampa, Italia

En la mesa de negociaciones faltaban los socios más importantes, lamenta el periódico liberal La Stampa: "La ronda de negociaciones en París fue improductiva. Por un lado estaban los representantes de los gobiernos, pero quienes deberían sentarse al otro lado son las empresas económicas, los fabricantes específicos de la industria y las organizaciones de trabajadores, [...] aunque, por desgracia, sólo los gobiernos estaban presentes con su séquito burocrático. Pero para asegurar que las perspectivas a corto plazo se cumplen, no se ha previsto que con la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero provocará un descenso en el crecimiento. [...] Y por eso estarán  completamente perdidos aquellos que deberán asumir el coste de un crecimiento más verde. Y sobre este punto nada definido se dijo en París". (13.12.2015

Ya nadie niega el cambio climático - Sme, Eslovaquia

¿Qué es lo que ha cambiado desde la conferencia del clima que fracasó en Copenhague? Todo, según explica el periódico liberal Sme: "Un total de 195 estados llegaron a un acuerdo, que expresa su intención de reducir el calentamiento global, no sólo por debajo del umbral de los dos grados centígrados para finales de siglo, sino incluso a sólo 1,5 grados. Y más de 180 países presentaron sus propios objetivos climáticos a nivel nacional. [...] Pero el punto más importante es que el problema del calentamiento global ha sido reconocido como tal. [...] En comparación con Copenhague en 2009, muchas cosas han cambiado. Las energías renovables no son simples juguetes tecnológicos, sino un sector competitivo. El concepto 'ecológico' ya no se opone a 'económicamente viable', y la actitud de la mayoría de la gente y de los políticos sobre el clima ha cambiado. Falta saber si seremos capaces de reaccionar con la suficiente rapidez a los cambios climáticos". (14.12.2015

---

30 países, 300 medios europeos, 1 revista. La revista euro|topics presenta los temas que afectan a Europa y refleja la diversidad de opiniones, de ideas y estados de ánimo del continente.