El tupper cumple 60 años

Artículo publicado el 7 de Diciembre de 2007
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 7 de Diciembre de 2007

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Llegamos hambrientos a la hora del almuerzo y recordamos que nuestra salvación viene servida en una fiambrera. Eso sí, pocos saben que en 2007 el revolucionario recipiente hermético que ideó el norteamericano Earl Silas Tupper cumple 60 años. En 1947 su inventor creó algo más que una empresa: ideó una nueva forma de vender. Reclutó a centenares de amas de casa para vender las excelencias de esos botes a vecinas y amigas. Un peculiar sistema que sigue vigente hoy en día, por lo que la marca casi no se comercializa en tiendas. Lo curioso es que tiene tanto éxito en Europa y Asia como en Estados Unidos, donde sólo vende el 20% de su producción.

En seis décadas le han salido competidores. Diversas empresas de plásticos venden fiambreras similares, como las europeas Valira o Ta-Tay. La mayoría de clientes ya no se mueve por la marca. El tupper se ha puesto de moda no por su patente, sino porque cada vez más personas se apuntan al “club del tupper”, una manera informal de referirse a “comer en el trabajo”. Según un estudio de la Universidad española de Navarra en 2007, en las grandes ciudades occidentales el 20% se ve obligado a hacerlo 5 días a la semana. Si a eso le sumamos que una tercera parte de los europeos -según Eurostat- dice no tener tiempo para cocinar, el resultado es un almuerzo fugaz y, en muchas ocasiones, poco saludable.

Hoy me he levantado con un hambre enorme: ¡creo que me voy a comer a todos mis empleados!" (Ilustración, Alberto de Francisco).

Contra eso, no vale reaprovechar las sobras de la noche anterior, sino planificar bien lo que comemos dentro y fuera de casa: una opción mucho más sana que los precocinados o los restaurantes. Y más económica: ahorraremos un tercio del dinero destinado a comer fuera.

Pasta con berenjenas

Ingredientes: 1 berenjena, aceite de oliva, sal, 150 gramos de espaguetis, salsa pesto y queso parmesano.

Preparación: Escalibar una berenjena en el horno y majarla hasta que se convierta en una masa, cocer los espaguetis en agua con una pizca de sal y una cucharada de aceite de oliva. Mezclar ambos y añadirle la salsa pesto y el queso parmesano al gusto del comensal.