El vals de los candidatos

Artículo publicado el 24 de Febrero de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 24 de Febrero de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Todavía son unos desconocidos para la mayor parte de la opinión pública y sin embargo serán pronto comisarios europeos... ¿Quiénes son? Los candidatos presentados por los nuevos países miembros.

Todo estaba por fin preparado el 5 de febrero. Cuando se dio a conocer el nombre de los dos últimos candidatos (propuestos respectivamente por Chipre y la República Checa) para ocupar su plaza en la Comisión de la Unión Europea. La lista de los diez nuevos comisarios estaba completa. Pero para algunos países, designar el candidato ideal fue peliagudo.

Las mujeres: ¿privilegio de los países virtuosos?

La Comisión exigía que se presentaran al menos tres mujeres. Sólo los países nórdicos, en el seno de los cuales la emancipación está ya adelantada, no tuvieron ningún problema para responder a esta petición. Lituania designó a su Ministra de las Finanzas, Dalia Grybauskaite; Letonia propuso a su Ministra de los Asuntos Exteriores, Sandra Kalniete.

El asunto fue llevado sin rodeos. Tanto es así que estos países también fueron los primeros en presentar a sus candidatos y demostraron, otra vez, su voluntad de integrar Europa.

En Europa central, la búsqueda de candidatos fue mucho más problemática: estos últimos no debían tener un pasado comunista y debían justificar su legitimidad tanto a escala nacional como a escala europea. Era también preferible que el candidato fuera ministro, y que dominara varias lenguas. Fue tal el rompecabezas que varios países se preguntaron si un candidato que respondiese a todos esos criterios verdaderamente existía.

Este escollo fue evitado sin embargo por Polonia. Este país se había fijado como objetivo posicionarse como un peso pesado de la nueva Europa, con el fin de defender allí sus puntos de vista. Se contaba en efecto con Danuta Hübner, profesora de economía que tenía experiencia en el poder aunque sin pertener a ningún partido.

Danita Hübner tiene una carrera política muy completa. Su comienzos fueron en 1994 en el Ministerio de Economía y Tecnología, donde estaba encargada de la preparación de la entrada del país en la Unión Europea. Un poco más tarde, la encontramos en las negociaciones para la integración de Polonia en la UE, como Ministra de Europa. El año pasado, era miembro de la Convención y fue también coronada como "Personalidad política del año" por la revista European Voice. Sin sorpresas, la Comisión se ha pronunciado positivamente sobre su nombramiento, pero sus buenas relaciones con Bruselas atraen hacia ella feroces críticas en Polonia.

Así, la oposición le reprocha haber negociado a la baja las condiciones de entrada de Polonia a la UE, particularmente en lo que concierne a la agricultura.

Ruido en Eslovaquia, altercado entre los checos

Las Repúblicas Eslovaca y Checa demostraron otra vez su incapacidad para reaccionar y encontrar soluciones rápidas en materia de integración europea. Las disputas políticas internas en cada uno de estos dos países impiden que la elección de un candidato pueda hacerse allí sobre una base racional. En la República Eslovaca, dos candidatos estaban en liza: Jan Figel, democristiano e Ivan Stefanec, candidato de la SDKU (Unión Eslovaca Democrática y Cristiana), partido del Primer ministro Mikulas Dzurinda. Stefanec, director de Coca-Cola, cuya integridad es puesta en duda por la inmensa mayoría de los eslovacos, no pudo imponerse sin embargo frente a Figel. El Primer ministro no pudo sostenerlo mucho tiempo frente a las presiones políticas internas de su coalición. Es pues Jan Figel, ex secretario de Estado de los Asuntos Exteriores, quien ha sido designado. Con experiencia en materia de integración europea, llevó, a ejemplo de su futura colega Danita Hübner, las negociaciones de entrada a la Unión Europea. Era también miembro de la Convención. Está considerado por la población como uno de los políticos más capaces; algunos lo verían incluso como Presidente. Por su parte, la Unión Europea parece también satisfecha de este nombramiento: el portavoz de la Comisión, Jean-Christophe Filori, describió a Figel como una persona de confianza y un experto en políticas públicas europeas.

En la República Checa, la carrera a candidato se transformó rápidamente en una gresca que afectaba el conjunto de las formaciones políticas del país. Después de que el Primer ministro Pidla, de modo totalmente inesperado, hubiera propuesto a Milos Kuzvart, un socialdemócrata no precisamente popular, algunas voces se elevaron en el seno de los círculos laicos.

Apenas el anuncio fue hecho, Kuzvart, que fue sin embargo ministro checo de medio ambiente de 1998 a 2002, fue criticado por los compañeros políticos de los socialdemócratas, en el seno de la coalición en el poder. Estos últimos amenazaron al partido con represalias en forma de votos contrarios. Pero Kuzvart fue mantenido a pesar de todo, sacando provecho de la jefatura de los socialdemócratas en el seno del gobierno. Ciertamente no posee una gran experiencia en materia de política europea, pero está exento de pasado comunista y, en el seno del último gobierno, pertenecía a la tendencia progresista y proeuropea. Hecho sorprendente sin embargo: jamás se presentó a las elecciones europeas, ya que él "prefería la política interior ". En el seno de la Unión Europea, este nombramiento sorprendió a más de uno, porque nadie verdaderamente sabe quién es Kuzvart. Sin embargo, Prodi aceptó sin inmutarse al favorito de Pidlas.

¿Cómo repartirse las tareas?

Nada está todavía decidido. Si Prodi arma caballeros a los candidatos elegidos, deberán luego ser aprobados por la Cumbre de los Ministros de la UE en marzo, y luego finalmente por el Parlamento europeo. Los primeros comisarios salidos de los nuevos países miembros serán elegidos sólo para 6 meses. A continuación incumbirá al nuevo presidente de la Comisión confirmar a los comisarios en su puesto. No obstante es probable que permanezca la composición actual. Los pequeños nuevos deberán pues primero pasar 6 meses - más bien agradables - en la crisálida política de Europa. No sabemos todavía muy bien qué carteras les serán atribuidas después de las elecciones de noviembre, pero es probable que los campos de competencias de los comisarios serán vueltos a definir en esta ocasión.

Queda esperar que los gobiernos, con la elección de sus candidatos, también hayan expresado una cierta concepción de Europa, basada en un sano escepticismo frente a los eurócratas.