El vino en la crisis económica: una mala añada

Artículo publicado el 16 de Diciembre de 2008
Artículo publicado el 16 de Diciembre de 2008
Con las crisis económica internacional, el mercado de lujo se resiente, y el Champán debe dejar paso a los igualmente sabrosos vinos, que son más baratos

MasciarelliHay quienes lloran, y también quienes sonríen en el mundo de los vinos en esta Navidad de crisis. La crisis financiera ha estallado durante la cosecha y, a pesar de la buena añada, pocos brindaremos en 2009. La 148 edición de los vinos de los Hospicios de Beaune, la capital vinícola de la Borgoña francesa, ha registrado una caída de precios de un 26% respecto del año pasado. No es de extrañar que, con la mayor crisis económica desde la Gran Depresión, pocas personas sean capaces de permitirse un Clos de la Roche, Cyrot Chaudron, a 30.000 euros. Un verdadero negocio según algunos expertos.

Se brindará con menos Champán en San Silvestre. Hay lágrimas en los ojos de muchos importadores de Champán. Para Delphine Veissière, autor del libro Quiero Champán- 365 días al año (30 edición, 2007), no hay duda: "El efecto de la crisis financiera sobre el consumo de champán es innegable. Se ha producido un fenómeno de pánico alimentado por los anuncios de los gastos de cada familia. El consumidor ha dejado de salir a cenar fuera, muchas cenas de trabajado se han anulado, los pedidos para regalo de Navidad se han reducido". En definitiva, por primera vez los consumidores de Champán -que generalmente no saben lo que es una crisis– brindarán menos.

Masciarelli

Montepulciano d'Abruzzo en el New York Times

A pesar de los problemas económicos, también hay empresas que podrían sacar provecho de la crisis. El consumidor que ya no puede permitirse algunas botellas, podría a su vez optar por otros productos de calidad alternativos y más baratos. Así lo piensa, Marina Cvetic, productora del vino Montepulciano d'Acruzzo: "En este período los vinos más caros se venden menos, los otros un poco más”. Además, el mismo New York Times recientemente ha introducido el Montepulciano d'Abruzzo, en una lista de los vinos recomendados en tiempos de crisis.

¿Podemos entonces celebrar esta Navidad como es costumbre? El reto para los que producen, para los que venden, y para los que beben es el mismo: hay una creciente necesidad de vinos que no afecten demasiado a las cuentas bancarias, y que mantengan un sabor bueno y agradable en el paladar. Esperemos conseguirlo. ¡Felices fiestas y salud a todos!