Elecciones en Albania: ¿la hora de los jóvenes?

Artículo publicado el 26 de Junio de 2009
Artículo publicado el 26 de Junio de 2009
Una vez que ya se ha apartado el foco informativo de las elecciones europeas, es hora de apuntarlo hacia Albania, país recién incorporado a la lista de aspirantes al ingreso en la Unión: el domingo 28 de junio los albaneses están llamados a elegir a su nuevo Parlamento y a sus nuevos (o viejos) gobernantes

Han pasado cuatro años desde las elecciones que dieron la victoria en 2005 a Sali Berisha y es él (Presidente también entre 1992 y 1997) de nuevo el candidato del Partido Democrático. Desde las filas del Partido Socialista (PS), su oponente es en esta ocasión Edi Rama, un antiguo pintor y profesor de la Academia de Bellas Artes y actualmente alcalde de Tirana (en su tercer mandato). Rama se hizo con las riendas del PS en 2005, tras la derrota de su viejo líder Fatos Nano.

La OTAN y, a continuación, Europa…

En este caluroso junio en Tirana “la tensión preelectoral ha alcanzado su punto álgido”, dice Albert Zholi, periodista y novelista, “tanto Berisha como Rama han declarado que dimitirán en caso de resultar derrotados”. El alcalde critica con insistencia la corrupción galopante del Gobierno actual, que llegó al poder precisamente en nombre de la lucha contra esta plaga que aflige al país, mientras que Berisha hace gala de los éxitos logrados (la construcción de la autopista que une Albania con Kosovo y el ingreso del país en la OTAN). “Pero Albania participa desde hace años en las misiones de la OTAN, por ejemplo en Afganistán e Irak”, interviene Dashamir Shehi, ex vice Primer Ministro y después fundador del pequeño partido LZHK, “el ingreso oficial no ha sido más que una consecuencia natural”. Seguida por la solicitud de adhesión a la UE. “La respuesta europea se basará en los resultados obtenidos en la lucha contra el paro, la corrupción, la inmigración ilegal y el tráfico de seres humanos, además que en la reforma de la justicia”, subraya Zholi, “todos los albaneses tienen claro que son estos los deberes para casa”. “Son objetivos fundamentales que hay que alcanzar, sobre todo por nuestro propio bien”, añade Shehi, sugiriendo que en Albania es necesario hoy un debate público sobre lo que implica ingresar en Europa. Da la impresión de que a menudo solo se tiene en cuenta el tema de la libre circulación en el interior de la UE, una posibilidad que ahora está condicionada por el anhelado visado, muy difícil de obtener para la gran mayoría de la población.

¿Y cuál es el problema? ¡Las mujeres!

(Foto: Alwynt/Flickr)Pero por el momento, con la campaña electoral en curso, la atención se ha desviado a otros temas. La pésima ley electoral, por ejemplo, que según Shehi “es letal para los pequeños partidos porque impone unos umbrales de barrera electoral altísimos”. Además, las listas cerradas dejan todo el poder en manos de los partidos, lo que perjudica a la representatividad de los candidatos. Luego ha surgido también la cuestión de las cuotas femeninas: muchísimas listas de todo el país han sido rechazadas para que los partidos las corrigiesen al no incluir al 30% de mujeres que impone la nueva ley. Y entonces se ha producido el enfrentamiento. Muchos sostienen que aquí la política se considera una profesión eminentemente masculina, a tenor del alto grado de ofensas, insultos e incendiarias discusiones que la caracterizan. “La sociedad albanesa es todavía machista” explica Zholi, “esta mentalidad está cambiando en Tirana, pero la situación en los pueblos es muy distinta”, por consiguiente “la opción de las cuotas femeninas puede dar más seguridad a las mujeres, empujarlas a participar en la vida pública, especialmente en los ámbitos más cerrados lejanos de la capital”, concluye Shehi.

Los jóvenes al poder

Parece que algo similar está ocurriendo también con los jóvenes. El nuevo partido G99 se basa completamente en la implicación de estudiantes y recién licenciados, algunos de los cuales han elegido regresar a su país para apoyar al fundador Erion Veliaj, nacido en 1979. También el nuevo PS de Edi Rama acoge a muchos jóvenes, atraídos por la idea de que toda Albania pueda proseguir el camino de modernización iniciado por Tirana, pero Shehi se pregunta “¿cómo van a marcar una verdadera diferencia si los partidos, sin los cuales nunca habrían sido elegidos, los tienen en jaque?”, mientras que Zholi destaca que “el terreno todavía no está abonado para que dé frutos el pensamiento progresista del que los jóvenes son portadores. Todo el mundo sabe que en Albania los jefes de los partidos y sus lugartenientes son los mismos que crearon dichos partidos en 1991, hace 19 años”.

Pero los nombres de las dos mayores coaliciones que se han creado hasta ahora, “Alianza por el cambio” y “Unión por el cambio” simbolizan el deseo de todos los albaneses: el 28 de junio llegará la hora de que la transición post comunista que se inició hace veinte años termine y se emprenda la senda europea.