Elecciones en Alemania: ensalada de colores

Artículo publicado el 22 de Septiembre de 2005
Artículo publicado el 22 de Septiembre de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Alemania vota, pero no decide. Más que hallar una solución para la maltrecha situación política del país, los comicios han provocado una tremenda confusión. Sólo hay algo claro: el nuevo gobierno será débil.

No cabe duda de que los alemanes han manifestado en las urnas su rechazo a Schröder y a su Gobierno. Sin embargo, no han apoyado tampoco a la CDU, y mucho menos a su candidata, Ángela Merkel. En vez de dar un nuevo color al Bundestag, los ciudadanos han acabado sumergidos en una ensalada de colores. El negro que caracteriza a la Unión Democristiana sólo ha alcanzado una ligera ventaja frente al rojo tradicionalmente socialdemócrata. Los vencedores de estas elecciones han sido tanto los liberales de la FDP, representados por el amarillo, que han conseguido un 10% de los sufragios, como los Verdes y el Partido de la Izquierda (rojo oscuro). Estos dos últimos pueden celebrar el haber superado el 8% de los sufragios.

Coalición "semáforo" o coalición "Jamaica": se admiten apuestas

La cuestión es quién se hará ahora con la cancillería alemana. Dado que ni las formaciones burguesas ni la coalición rojiverde han conseguido la mayoría, todos los partidos deben comenzar a negociar, por lo que el debate sobre las inverosímiles combinaciones de colores está servido. Se puede presentar una alianza rojinegra, denominada la "gran coalición", entre los dos grandes partidos mayoritarios, el socialdemócrata SPD y la conservadora CDU, pero también es factible una coalición "semáforo", derivada del rojo del SPD, el amarillo de los liberales del FDP y los Verdes. Y no por el hecho de soñar con una coalición "Jamaica" debe uno entregarse a los vicios de su famosa droga blanda. Esta estaría integrada por los democristianos, los Verdes y los liberales.

Asimismo, el nombre de la persona que se convertirá en canciller sigue siendo un misterio. Ángela Merkel, con un 3% de votos menos de los conseguidos en 2002 por su rival dentro de su propio partido, Edmund Stoiber, es claramente la gran derrotada de la noche del pasado domingo. Por el contrario, si la coalición "semáforo" se alza con el poder, el nuevo canciller será el mismo que hasta ahora: Gerhard Schröder.

Alegría en Ankara

A la vista del escrutinio, son pocos los que pueden alegrarse de los resultados de estas elecciones. Tony Blair veía en un gobierno negro-amarillo un apoyo para su proyecto liberal en Europa. También Nicolas Sarkozy, que puede convertirse en presidente francés en 2007, ha lamentado los resultados de los comicios. Sarkozy deseaba la victoria de Merkel, ya que tanto él como la candidata de la CDU habían pregonado las fisuras de un Estado de corte socialdemócrata. Así las cosas, tan sólo se frotan las manos los turcos, puesto que incluso en el caso de que la Unión Democristiana deba elegir canciller, ésta no podrá llevar a cabo sus ideas políticas en contra de la adhesión de Turquía en la UE.